Fred Weston, editor de marxist.com, explica cómo la izquierda italiana se destrozó en las rocas de la "política del mal menor", a partir de la década de 1970. Con el voto anticipado  para las elecciones estadounidenses en marcha, y una enorme presión en la izquierda para votar a Joe Biden con el fin de expulsar a Donald Trump, hay valiosas lecciones que aprender de la experiencia italiana.

Desde Lucha de Clases anunciamos a nuestros lectores que el fin de semana 24 y 25 de octubre organizaremos una Escuela marxista abierta, a través de internet. Los temas son apasionantes y de rabiosa actualidad: las perspectivas para la revolución mundial, el marxismo y la cuestión nacional, y la Transición y la lucha por la república. Inscríbete aquí: https://forms.gle/Ai3QtncNQ2r7dVaY6

Michel Foucault fue un destacado filósofo francés del llamado posestructuralismo. Ha tenido gran influencia dentro de la corriente posmoderna de izquierdas, entre la izquierda académica y entre los activistas de diversos movimientos como el feminismo, anarquismo y neozapatismo. Muchos activistas lo ven como un complemento e incluso alternativa al marxismo.

El capitalismo se enfrenta a una de las peores crisis de la historia. La pandemia del coronavirus ha traído consecuencias inesperadas y ha incidido negativamente en la economía mundial ante el asombro de las élites económicas y la gran burguesía. Sin embargo, la raíz de la situación en la que nos encontramos no reside en el virus, sino en que las contradicciones que el capitalismo alberga en su seno se han intensificado.

Un artículo de nuestros camaradas británicos en Socialist Appeal titulado Relatos, "guerras culturales" y la izquierda ha provocado la ira del periodista ‘izquierdista’ Paul Mason. Dijo que nuestra organización "en descomposición" debe abandonar su cosmovisión obsoleta. Alan Woods explica que la pobre papilla del posmodernismo de Mason no es un sustituto de la ciencia del marxismo.

David Harvey es profesor de universidad y geógrafo que se define como marxista. Su serie de vídeos sobre El Capital han sido vistos por cientos de miles de jóvenes pertenecientes a una generación que se interesó por el marxismo a raíz de la crisis de 2008. Por esta razón sus recientes declaraciones contra el derrocamiento revolucionario del capitalismo han generado un importante revuelo.