Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Con el Jubileo de Platino de la Reina de este fin de semana, el establishment británico y sus portavoces de los medios de comunicación han entrado en un frenesí patriótico. Nuestra posición es: ¡Abolir la monarquía! ¡No a esta maldita reliquia reaccionaria! ¡Luchar por una república socialista!

A menos que te hayas estado escondiendo bajo una roca, es posible que hayas oído recientemente que el país se está preparando para una celebración masiva. "¿Para celebrar qué exactamente?", podría responder un ermitaño. "¿Están bajando las facturas de luz?"

"¡Mejor que eso!", gritan los medios de comunicación británicos. "¡Porque esta celebración es para conmemorar los 70 años de estar gobernados por una señora feudal decrépita!"

Cuando se expresa así, la situación puede parecer un poco absurda; surrealista, incluso. Y sin embargo, la monarquía ha sido vista durante mucho tiempo como una institución apreciada en este país, aislada de la mirada pública por su supuesta neutralidad política, pompa y ceremonia.

Eso fue, por supuesto, hasta hace muy poco.

Escándalos y hedor

En los últimos años, la monarquía ha sido sacudida hasta la médula por una serie de escándalos, que casi se han convertido en parte del ciclo de noticias semanal.

Desafortunadamente para los Realistas, estas travesuras no han pasado desapercibidas. Esto ha dado lugar a un cambio negativo en la actitud pública hacia la monarquía, en particular entre los jóvenes. Los datos de YouGov de 2021, por ejemplo, muestran que solo el 31% de los jóvenes de 18 a 24 años desean que la monarquía continúe (en comparación con el 46% en 2019).

No es de extrañar. Desde acusaciones de pedofilia y racismo; hasta transacciones dudosas en el extranjero y dinero por títulos honoríficos: difícilmente hay una dirección en la que "the firm" pueda girar sin revelar algún lado más turbio e inquietante de sí misma.

A pesar del hedor que emana del castillo de Windsor, nos aseguran de que la monarquía es en última instancia una institución reformable. Por lo tanto, el jubileo debería ser un momento para dar un paso atrás y olvidarnos de nuestras luchas diarias, y en su lugar reflexionar sobre nuestra Reina y nuestro país.

Más que un montaje

Pero la monarquía no es simplemente un anacronismo caro. Desempeña una función importante como arma de reserva de la clase dominante.

La Reina supuestamente benigna tiene importantes poderes latentes que pueden ser usados en tiempos de "crisis nacional". Y aunque podría ser tentador descartar esta afirmación como conspiración chiflada, basta con echar un vistazo a nuestra historia muy reciente en busca de pruebas verificables.

En agosto de 2019, por ejemplo, cuando Boris Johnson estaba maniobrando para que se aprobaran sus planes para el Brexit, resolvió su dilema simplemente pidiéndole a la Reina que suspendiera el Parlamento.

La indignación del establishment que siguió, sin embargo, fue dirigida exclusivamente al Primer Ministro por atreverse a "poner a la Reina en una posición difícil". Poco o nada se dijo del hecho de que constitucionalmente ella podía alterar los procedimientos democráticos de un plumazo.

Tal es la discusión (o la falta de ella) de los poderes de la Reina. Claro, técnicamente podría suspender el Parlamento por su sola voluntad, pero no nunca lo va a hacer, se nos dice.

Esto, por supuesto, plantea la pregunta: ¿Por qué, entonces, tiene esos poderes?

¿Un golpe muy británico?

Sólo tenemos que mirar a Australia como un ejemplo. En 1975, el gobierno laborista de Gough Whitlam fue destituido por el Gobernador General, utilizando los poderes de reserva de la prerrogativa real.

Este fue un golpe descarado, llevado a cabo por la Reina, contra un gobierno elegido democráticamente – ¡en otro país!

Uno sólo puede imaginar lo que podría haber sucedido a un gobierno de Corbyn con la intención de llevar a cabo un programa socialista. Después de todo, en última instancia habría sido el "Gobierno de Su Majestad". También tenemos el Servicio Civil de Su Majestad y, de manera crucial, las Fuerzas Armadas de Su Majestad.

Esto crea la base constitucional para un golpe legal. Y esto no tiene que ser tratado como mera fantasía.

En 1968, miembros de la clase dominante contemplaron planes para lanzar un golpe contra el gobierno laborista de Harold Wilson. Lord Mountbatten, tío del príncipe Felipe, marido de la reina, fue propuesto como sustituto del primer ministro al que pretendían deponer.

El complot fracasó, sin embargo, debido a la renuencia de la Reina a usar sus poderes de reserva en ese momento.

República Socialista

El punto en el que se utilizaría esta arma de reserva es de suma importancia para la clase dominante. La monarquía debe contar con la lealtad de una gran parte de la sociedad en el momento de actuar, o de lo contrario corre el riesgo de ser ineficaz, o incluso contraproducente.

La monarquía permanece, en última instancia, para que pueda ser utilizada como una defensa de última hora por la clase dominante británica, a medida que la lucha de clases alcanza el punto culminante.

Pero años de escándalos y crisis han dañado de manera incalculable a este pilar del establishment, que una vez era percibido como algo situado por encima de la refriega política.

"Long to reign over us” (“Anhela reinar sobre nosotros”), dice el famoso verso del himno nacional. Bueno, el anhelo lo tiene. Y francamente, ya es suficiente.

El fin de semana del jubileo se perfila como una causa de preocupación en Gran Bretaña. Por un lado, la clase trabajadora está sintiendo cada vez más el pellizco, tambaleándose por la crisis del coste de la vida. Por otro lado, la gente común puede ver la riqueza obscena y los privilegios del que alardean estos parásitos reales.

Ya es hora de consignar esta podrida reliquia al basurero de la historia. Esto significa luchar por abolir la monarquía y luchar por una república socialista.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí