Una escalada de tensión en la región del Donbás evocó el espectro de un conflicto abierto, que sumergiría a la población de ambos lados en una pesadilla de derramamiento de sangre una vez más. Aunque las tropas se han retirado ahora de la frontera, ¿por qué ocurrió esta amenaza? ¿Y quién puede beneficiarse de los continuos conflictos en la región?

Los planes para crear una exclusiva Superliga Europea de Fútbol han sido derrotados gracias a las protestas masivas de los aficionados al fútbol de toda Inglaterra. Esta es una gran victoria para los aficionados. Pero la lucha para detener la especulación y el saqueo del “deporte del pueblo” continúa.

El príncipe Felipe, marido la reina Isabel II, ha muerto. Como era de esperar, el establishment ha aprovechado la oportunidad para volcarse en alabanzas hacia este fanático infame, y promover el ondear patriótico de banderas. Nosotros decimos: ¡Abolir la monarquía! ¡Derribemos esta podrida reliquia reaccionaria!

El escandaloso anuncio por parte de los principales clubes de fútbol de una nueva “Superliga Europea de Fútbol (ESL)” es la conclusión lógica de que los beneficios penetran en el mundo del deporte. Para salvar este “hermoso deporte”, debemos echar al capitalismo del fútbol.

La primera huelga nacional de trabajadores de Amazon en Italia tuvo lugar el lunes 22 de marzo, después de que la gerencia de Amazon se retirara de la mesa de negociación. Aunque es difícil medir el nivel exacto de participación, la huelga fue un éxito rotundo.

En la última semana, Irlanda del Norte ha vivido sus peores disturbios en años, aparentemente por el Protocolo de Irlanda del Norte firmado por el gobierno de Westminster con la UE.[1] La amenaza de violencia de grupos lealistas[2] ha estado en el aire durante meses, ya que las tensiones han aumentado desde que el Protocolo entró en vigencia en enero.

Una nueva ley propuesta por los conservadores, que otorgaría a la policía poderes represivos sin precedentes, ha provocado una ola de ira y manifestaciones. En Bristol, el fin de semana pasado, la policía convirtió una protesta pacífica de 5.000 personas en un furioso caos.