El gobierno conservador de Gran bretaña ha demostrado una vez más su servilismo a los intereses del imperialismo estadounidense, aprobando la extradición del denunciante de WikiLeaks, Julian Assange. Sólo la lucha de clases masas puede defender nuestros derechos y libertades.

El gran paro nacional convocado por la CONAIE y otras organizaciones campesinas - indígenas terminó el 30 de junio, después de 18 días de lucha, con la firma de un acta que contiene importantes concesiones por parte del gobierno. Es importante analizar este extraordinario movimiento que se enfrentó a la brutal represión policial y sacar las lecciones necesarias para seguir avanzando.

Estamos entrando en la tercera semana de paro nacional en Ecuador. Se está llegando a un punto crucial para el futuro del movimiento. La cuestión de quién manda se ha planteado pero no se ha resuelto. El impasse puede provocar cansancio y desmovilización. La policía reprime violentamente las movilizaciones, defendidas por los jóvenes en la primera línea, incluso con el uso de armas letales. Desde que inició el paro nacional ya son cinco muertos, ocho desaparecidos y 127 detenidos por lo menos.

La oleada de huelgas de los miembros del sindicato RMT en los ferrocarriles ha envalentonado a todo el movimiento sindical. Desde los carteros y abogados hasta el personal de los aeropuertos: los trabajadores de todas partes están movilizándose hacia la acción y nosotros decimos: ¡Hay que unir las luchas! ¡Abajo los Tories!

La Corte Suprema de los Estados Unidos  revocó su decisión en el caso de Roe contra Wade, que desde 1973 protegía constitucionalmente el derecho de la mujer a abortar. Se espera que docenas de estados anuncien una serie de prohibiciones y restricciones del aborto en los próximos días y semanas.

El 22 de junio fue el día 10 del paro nacional de Ecuador convocado por la CONAIE contra las políticas del presidente banquero Lasso. La brutal represión policial que ha dejado 2 muertos y decenas de heridos no ha detenido el movimiento.