Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los sindicatos UGT, CCOO y SAT convocaron una huelga los días 23, 24, 26 y 28 de diciembre en el sector del manipulado agrícola en Almería, que engloba fundamentalmente al sector del envasado, ante la falta de un convenio colectivo pendiente de renovar desde 2018 que afecta a más de 25.000 trabajadores. Pero la lucha continúa.

Los trabajadores denuncian haber recibido presiones y amenazas por parte de las empresas y piden acabar con la tremenda temporalidad que afecta al sector, ya que un 96% de los trabajadores son eventuales.

Durante la huelga, según CCOO, cerraron el Grupo Única y Vicasol 1. Además, otros centros no tuvieron actividad como Agroiris, Ejidoluz, Natur Choice, Dunamar y Lomanoryas. En centros como Vicosol 2, Mugiverde o Agroponiente acudieron a trabajar muy pocos trabajadores. Los trabajadores organizaron piquetes en las puertas de algunas cooperativas. De hecho, hubo un par de atropellos a trabajadores que estaban en el piquete.

La situación del sector agrario es cada vez más insostenible. La pandemia provocada por la Covid-19 ha recrudecido la explotación y precariedad a la que son sometidos miles de jornaleros, en su mayoría, inmigrantes, y los trabajadores del sector auxiliar hortofrutícola. Por un lado, los jornaleros trabajan en muchas ocasiones de forma irregular, con jornadas extenuantes, sin seguridad laboral y con salarios que no llegan ni al SMI. Por otro lado, los trabajadores del manipulado han visto cómo el coste de la crisis generada por la pandemia cargaba sobre sus hombros, con un empeoramiento de sus condiciones laborales y ataques continuos a sus derechos. Mientras tanto, las grandes empresas relacionadas con el sector como los semilleros, las empresas de agroquímicos y bancos no paran de acrecentar sus beneficios.

Desde Lucha de Clases mostramos nuestro apoyo a la huelga del sector del manipulado hortofrutícola almeriense y toda la solidaridad con los trabajadores en lucha. Entendemos que la huelga es el mejor instrumento que tiene la clase trabajadora para luchar por lo que les pertenece y hacer valer sus reivindicaciones ante los esfuerzos de la patronal agraria por empeorar las condiciones de vida de nuestra clase. La patronal utilizará todos los mecanismos a su disposición para no perder ni un solo euro del inmenso beneficio que obtienen con el trabajo ajeno.

Tanto los trabajadores del manipulado, como los jornaleros han experimentado los ataques, por parte de los capitalistas, a sus condiciones de vida y a sus derechos laborales de forma similar. Por eso insistimos en que la lucha de los trabajadores del sector agrario será más efectiva si se unen y trabajan conjuntamente en su lucha por empleos dignos con salarios dignos, y en un convenio que favorezca a los trabajadores y no a los grandes empresarios agrícolas. Los pequeños agricultores no deben ver a los trabajadores como sus enemigos, sino como sus aliados. Ellos también están a merced de los bancos, que les imponen intereses abusivos y de las grandes empresas distribuidoras, que pagan una miseria por los productos adueñándose de la gran parte del beneficio y llevando a la ruina a las familias agricultoras. Por ello, deben sumar sus reivindicaciones y su lucha a la de los trabajadores y jornaleros y denunciar la actitud de los señoritos y los terratenientes, como ASAJA, que sólo buscan hacer prevalecer sus intereses frente a los de la mayoría de los trabajadores.

Ahora bien, las condiciones del sector en Almería no difieren del resto de Andalucía en zonas hortofrutícolas como Huelva, Granada o Málaga, ni de Murcia; por lo que debería extenderse la lucha a estas zonas para hacer más fuerza. La crisis del campo necesita medidas revolucionarias que eliminen los privilegios de los grandes capitalistas, los monopolios y los terratenientes del sector agrícola. Desde Lucha de Clases proponemos:

  • Nacionalización de las grandes empresas y monopolios del sector sin indemnización, salvo a pequeños accionistas.

  • Nacionalización de la banca.

  • Regularización de todos los trabajadores y jornaleros, inmigrantes o no.

  • Contratos fijos a todos los trabajadores.

  • Salarios dignos.

  • Jornada laboral de 35 horas semanales.

  • Ley de precios justos para los agricultores.

  • Planes públicos de asistencia social y conciliación familiar mediante la creación de parques de vivienda y guarderías para las familias trabajadoras.

  • Plan de residuos público que garantice la sostenibilidad medioambiental.

 

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí