Este artículo fue escrito antes de las medidas sociales anunciadas por Pedro Sánchez en el debate del estado de la nación. A falta de comprobar el impacto y la aplicación real de dichas medidas, cierto es que tal anuncio tuvo lugar tras el escepticismo constatado en las familias obreras hacia la gestión del gobierno “progresista” tras incontables anuncios de medidas sociales similares realizados en estos años. He aquí nuestras conclusiones.

El compañero Juan Glop, portavoz de la plataforma vecinal Barrios Hartos y miembro de Lucha de Clases, fue detenido la tarde de ayer durante una protesta vecinal contra la subida de la luz y los apagones en algunos barrios obreros de Sevilla. La detención fue violenta y completamente desproporcionada al final de una manifestación que se desarrolló de manera tranquila y pacífica.

El 8 de julio comenzará en Madrid el llamado “proceso de escucha” de Yolanda Díaz, que consistirá en una especie de gira por el Estado Español durante 6 meses, en la que la vicepresidenta se reunirá con colectivos de cada territorio.

En la madrugada del viernes 24 de junio se produjo un intento multitudinario de saltar la valla de Melilla y cruzar al otro lado de la frontera por parte de varios cientos de migrantes, que resultó en la muerte de 37 personas confirmadas hasta ahora, según una ONG local, y 76 heridos, 13 de ellos graves. Este hecho se produce apenas unos meses después de la ratificación de las nuevas relaciones entre el gobierno español y la dictadura marroquí.

Tras permanecer 15 horas detenido, pasando la noche en una celda policial junto a presos comunes, finalmente el compañero Juan Glop fue liberado este mediodía tras prestar declaración ante el juez. La agresión y detención policial del compañero provocó un gran movimiento de solidaridad, sin el cual esta injusticia no habría adquirido el impacto social que ha generado en todo el Estado.

Con una baja participación similar a la de las autonómicas de 2018 (un 58% del censo andaluz, un 56% si incluimos a los censados en el extranjero), las elecciones andaluzas del 19 de junio dejan la primera mayoría absoluta del PP en la historia de la autonomía y el mayor desastre para la izquierda en la historia andaluza. Vox, pese a aumentar levemente en votos y escaños respecto a 2018, pierde cuatrocientos mil votos respecto a las generales de 2019, y ha quedado reducido a la impotencia; mientras que Ciudadanos ha desaparecido del mapa político andaluz.