EDITORIAL DE LUCHA DE CLASES Nº 65 - Nos enfrentamos a una situación dramática donde los trabajadores sólo están recibiendo migajas, cuando necesitamos cambios urgentes. El gobierno tiene miedo a la voz de orden de los empresarios. Los trabajadores deben tomar la iniciativa para impedir que sus condiciones de vida se degraden más, con la organización y la lucha.

Ya es un hecho: el sistema capitalista está colapsando a escala mundial, con análisis que prevén caídas del PIB casi sin precedentes en muchos países. Si a esta situación le sumamos la experiencia previa acumulada desde la crisis financiera del 2008, podemos afirmar que estamos entrando en una nueva etapa histórica, de grandes estallidos sociales, luchas, y ataques contra las condiciones de los trabajadores y la juventud.

Editorial del nº 59 de Lucha de Clases - En pocas semanas el gobierno de Pedro Sánchez será investido por el Congreso de los Diputados. Probablemente será un gobierno monocolor con algunas personalidades “independientes”. Quedaría así descartada la pretensión de los dirigentes de Unidos Podemos (UP) de formar un gobierno de coalición con el PSOE, quien a lo sumo les ofrece un “gobierno de cooperación”, sin ministros propios pero con cargos en la Administración.

Editorial del Nº64 de Lucha de Clases - Cuando se anunció el acuerdo de gobierno PSOE-UP nos opusimos a que UP se comprometiera con políticas timoratas que dejaran sin resolver los problemas sociales y democráticos fundamentales. No obstante, conscientes de las expectativas y del apoyo popular al nuevo gobierno, planteamos que fueran los hechos quienes hablaran antes que adelantar pronósticos.

Las elecciones del 28 de abril tienen una enorme transcendencia. Existe una gran preocupación por la posibilidad del retorno de la derecha al gobierno, reforzado por la ultraderecha de Vox, y es la obligación de los militantes y votantes de izquierdas poner todo de nuestra parte para impedirlo.

EDITORIAL LUCHA DE CLASES Nº 61 - Las elecciones del 10 de noviembre serán las cuartas celebradas en 4 años. Esto refleja  la enorme inestabilidad social y debilidad que atraviesa el capitalismo español. La falta de autoridad de todos los partidos lo expresa la fragmentación del electorado.

El adelanto electoral del 28 de abril, decidido por el gobierno de Pedro Sánchez, es la muestra de una impotencia política: querer mantener las expectativas populares hacia un cambio real, sin poder concretarlo. El asunto es que los dirigentes socialistas no quieren indisponerse con los grandes empresarios y banqueros y su aparato de Estado neofranquista de generalotes, mandos policiales, altos tribunales y jerarcas eclesiásticos. Pero, ¿cómo  hacer un cambio real a favor de las familias obreras sin desafiar fuertemente los intereses de los ricos y privilegiados?