Crisis total en Egipto

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Una vez más Egipto está al borde de un importante punto de inflexión. Tres años después de que Abdel Fatah al-Sisi llegara al poder, su régimen está sumiéndose en una crisis a todos los niveles.

al sisi rtAbdel Fatah Al-Sisi llegó al poder en Egipto después de que millones de personas salieran a las calles para protestar por la caída del nivel de vida y la inestabilidad creciente, y por la naturaleza cada vez más autoritaria del gobierno de los Hermanos Musulmanes de Mohamed Morsi. Llegó al poder prometiendo estabilidad política y elevando el nivel de vida. Pero lejos de resolver nada, Egipto bajo Sisi ha entrado en su crisis más profunda en décadas.

Rasguños en la superficie

La fachada de Sisi como comandante militar fuerte e inteligente, ha sido destrozada una y otra vez, ya que ha fracasado irremediablemente en abordar incluso el más simple de los problemas. Sus violentas medidas represivas contra las protestas para terminar con el ambiente revolucionario sólo ha conseguido enfurecer aún más a las masas. La tortura aleatoria, el arresto y la desaparición de miles de jóvenes con el pretexto de combatir a los Hermanos Musulmanes ha servido en parte para dar nueva vida a la organización islamista.

En la Península del Sinaí, unos pocos cientos de islamistas conectados al ISIS y casi sin apoyo popular, han estado extendiendo el terror y matando a decenas de civiles y personal armado. El poderoso ejército egipcio ha fracasado patéticamente en hacer algo al respecto. De hecho, el ejército está matando más civiles que terroristas con su bombardeo indiscriminado. Esta es una táctica completamente contraproducente que sólo ha llevado más ira contra el ejército.

Junto con el auge del ISIS y de los grupos fundamentalistas islámicos en Libia, esta insurgencia se está convirtiendo en un factor seriamente desestabilizador en Egipto. La ilusión de que un ejército poderoso podía garantizar la seguridad del pueblo y actuar como una fuerza estabilizadora ha sido totalmente socavada y es evidente que los generales están ahora preocupados por la moral dentro del propio ejército.

Meteduras de pata

En cuanto a la política exterior Sisi no ha tenido más suerte. La relación con su antiguo aliado estadounidense se debilitó debido a las fuertes críticas de Barack Obama a la llegada de Sisi al poder. Sin embargo, Arabia Saudita y otros estados del Golfo llenaron el vacío que dejaron los Estados Unidos al intervenir con 31.000 millones de dólares de ayuda en los últimos tres años. Esta fue la clave para estabilizar inicialmente al régimen de Sisi. Sin embargo, cuando se trataba de pagar a los saudíes, Sisi no podía ofrecer mucho. Primero, tuvo que echarse atrás precipitadamente en sus tempranas promesas de apoyo al reino sobre su guerra en Yemen. Además de considerar a los Hutis como un buen amortiguador contra Al-Qaeda y otras organizaciones fundamentalistas islámicas, la élite gobernante egipcia sabía que el conflicto era imposible de ganar en Yemen -donde Egipto ya había perdido una costosa guerra en los tiempos modernos- y sólo conduciría a una mayor inestabilidad. Las masas egipcias no tienen el deseo de enviar a sus hijos a luchar y morir en nombre de la odiada monarquía saudita.

Luego, en abril, durante una visita del rey saudita Salman, Sisi hizo el sorpresivo anuncio de entregar las islas del Mar Rojo de Tiran y Sanafir a Arabia Saudita. Este humillante acto de sumisión a la familia Al-Saud causó gran alboroto en todo Egipto. Pequeñas protestas se multiplicaron por todo el país, llevando a cientos de arrestos y comenzó una guerra de discursos entre los periodistas y presentadores de televisión egipcios y saudíes. Al final, sintiendo las tensiones crecientes, la clase dominante tuvo que dar marcha atrás y un tribunal revocó la decisión. Huelga decir que el rey Salman no estaba contento. La autoridad del régimen sufrió un golpe por este asunto que también reveló serias fisuras dentro de la clase dominante.

Desde entonces, la crisis saudí-egipcia ha aumentado. La gota final llegó durante el verano, cuando Egipto comenzó un proceso de acercamiento con Rusia. Viendo el relativo declive del papel de los Estados Unidos en la región y el ascenso de Rusia, el régimen de Sisi quiere utilizar el renovado conflicto ruso-estadounidense a su favor utilizando a Rusia como un medio para obtener más concesiones de Estados Unidos. De ahí que la marina de guerra egipcia llevara a cabo su primer ejercicio naval con la marina de guerra rusa en septiembre, seguido por otros ejercicios en octubre. El régimen egipcio también ha hecho varias compras de armas a Rusia, y también ha discutido una posible estrategia conjunta en Libia. Todo esto fue superado por Egipto cuando votó con Rusia contra las propuestas sauditas/francesas en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU de octubre que discutió la situación en Alepo, Siria.

Como se explicó anteriormente, la guerra en Siria y el surgimiento del ISIS y de grupos fundamentalistas islámicos plantean una amenaza concreta a la estabilidad en Egipto, y los generales están ansiosos por poner fin a la crisis lo antes posible. Esto los pone en desacuerdo con un régimen saudita que respalda a varios grupos islamistas en Siria, uno de los cuales es el propio ISIS. Para los saudíes, la derrota en Siria plantea una seria amenaza para el futuro del propio reino. Los saudíes exigen plena lealtad con una devolución mínima de su ayuda financiera, pero para Sisi las solicitudes de los al-Saud podrían tener consecuencias domésticas explosivas. La "traición" egipcia en la ONU llevó a Arabia Saudita, de repente y sin dar una razón oficial, a detener el suministro vital de petróleo refinado -una parte de un paquete de ayuda de 23.000 millones de dólares- a Egipto en octubre.

 Una tormenta perfecta

La conmoción económica que proviene del corte repentino de la ayuda de Arabia Saudita tendrá un efecto devastador en la crisis económica egipcia. Esto a su vez profundizará significativamente la crisis general del régimen. El declive de la economía mundial junto con la inestabilidad política de Egipto ha llevado a su economía a un agujero negro. Sólo se mantuvo a flote a duras penas por los miles de millones de dólares que fluyen cada año del Golfo.

En 2015, las inversiones ($ 14.5 mil millones) fueron la mitad de su nivel de 2008 ($ 28.5 mil millones). Las inversiones extranjeras han colapsado de $ 13,5 mil millones a $ 6,5 mil millones en el mismo período. Debido a la crisis, se estima que el estado estará escaso de fondos por alrededor de $ 15 mil millones cada año en los próximos años. Durante el período 2011-2015, Egipto ha registrado un déficit presupuestario anual medio de casi el 12% del PIB. En 2015 la deuda pública alcanzó más del 88% del PIB, y se proyecta que alcance 94% este año.

El gobierno ha intentado establecer muchos proyectos espectaculares para encontrar una salida a la crisis. Esperaba una ampliación por valor de $ 8.200 millones del canal de Suez duplicaría los ingresos anuales del canal a $ 13.2 mil millones al año, pero en el contexto de la disminución del comercio mundial esto es imposible. Después de bloquear los informes públicos de los ingresos del canal durante un período, los informes de agosto y septiembre mostraron una disminución del 10% (!) en los ingresos del canal. De ahí que la factura de la ampliación se agregará a la deuda del Estado que lo dejará cerca de la quiebra. Este fracaso no impide al gobierno iniciar el proyecto faraónico de construir una nueva capital fuera de El Cairo, cuya primera fase costará más de 45.000 millones de dólares. Tengan la seguridad de que los trabajadores y los pobres de El Cairo no serán los principales beneficiarios de los nuevos desarrollos.

Declive del nivel de vida

La situación de las masas se está deteriorando muy rápidamente. La inflación oficial ha estado flotando en el 15% este año, pero subirá más alto después de la reciente devaluación de la moneda. Los niveles oficiales de desempleo se mantienen en torno al 13%, frente al 11% en 2011, sin embargo, al igual que entonces, la cifra real ahora es ciertamente más alta. Sólo para permanecer en estos niveles, la economía debe crecer un 5-6 por ciento al año, sin embargo, desde la revolución de 2011 el crecimiento anual ha sido de sólo el 2%, con la excepción de un crecimiento del 4% en 2015. Las tasas oficiales de pobreza también han estado aumentando constantemente Hasta el 27,8% en 2015 - la tasa más alta en 15 años y 2,5 por ciento más que en 2010/2011. Este año se espera que la pobreza crezca a un ritmo mucho más alto.

Un nuevo paquete de "ayuda" del FMI, con muchas restricciones, por un valor de más de 12.000 millones de dólares, sólo empeorará las condiciones. El FMI está presionando para una liberalización en masa de la economía y el recorte de los pocos beneficios sociales que las masas egipcias tenían. En agosto, los precios de la electricidad se incrementaron en un 20-40% bajo un programa de cinco años que verá los subsidios de energía gradualmente eliminados. El recorte de los subsidios a la gasolina son los siguientes en la agenda.

Una "reforma" de la administración pública también atacará las condiciones de los seis millones de personas empleadas por el Estado y de los 20 millones que dependen del empleo en el servicio público como fuente de ingresos. Sisi era el hombre del aparato estatal con sus hombres de las fuerzas armadas y su ejército de burócratas, que representa a todos aquellos que sintieron robado su poder por la revolución y amenazados por el gobierno de la Hermandad Musulmana que quería quedarse con su parte de esta red gigantesca de clientela. Es entre estas capas que se encuentra el apoyo más fuerte de Sisi, y una presión constante para reducir su tamaño e imponer la austeridad dejará una marca seria en el régimen. El debate sobre estas "reformas" en el parlamento ha revelado graves divisiones dentro del régimen. Mientras que una capa está presionando por la liberalización de la economía y los ataques a los niveles de vida, otra capa entiende que estos ataques podrían dar lugar a una severa reacción. Sin embargo, dentro de los confines del capitalismo egipcio, no hay otra solución.

Ya el régimen ha tratado de mantener la estabilidad mediante el gasto de vastas reservas de divisas para mantener alta la libra egipcia en relación con el dólar. En el contexto de una disminución de la economía real, los costes necesarios para mantener la libra se han vuelto aún mayores, lo que ha provocado una aguda crisis de divisas. A finales de octubre, el azúcar comenzó a agotarse. Si bien las autoridades culparon a la mala gestión, es evidente que la crisis del azúcar estuvo vinculada a las bajas reservas en dólares. Los precios del azúcar subieron un 100%. El temor a la extensión de la crisis llevó a la subida de los precios de los productos básicos, mientras que muchos productos menos cruciales desaparecieron por completo de las tiendas. Esto era claramente insostenible. Empujado por el FMI, el gobierno tuvo que dejar que la moneda flotara libremente en los mercados el 3 de noviembre. Inmediatamente, esto dio lugar a una devaluación del 50% de la libra egipcia. En cuestión de horas, los precios de los combustibles subieron un 50% y se espera que suban los demás precios.

Ira y desesperación

Un estado de ánimo de rabia y malestar está ahora presente entre las masas. En octubre, un taxista de 30 años llamado Ashraf Mohammed Shahín, furioso con el gobierno y el aumento de los precios, se prendió fuego frente a una oficina del ejército en Alejandría. La noticia se difundió rápidamente en las redes sociales con la etiqueta (en árabe) de #Bouazizi_Egipto, refiriéndose al vendedor ambulante cuyo suicidio provocó la revolución tunecina.

Un video de un conductor de un taxi Tuk Tuk (vehículo de tres ruedas) se extendió como reguero de pólvora y se convirtió en el tema de discusiones en todo el país. En el video (que vale la pena ver en su totalidad abajo) El conductor enfadado resume la situación muy agudamente:

"¿Cómo puede terminar así un estado que cuenta con un parlamento, instituciones militares y de seguridad, ministerio de interior y asuntos exteriores, y otros 20 ministerios?" Usted ve a Egipto en la televisión y es como Viena; pero usted va por la calle y es como Somalia. Antes de las elecciones presidenciales, teníamos suficiente azúcar y exportamos arroz ¿Qué pasó? Los de arriba gastaron 25 millones de libras en celebraciones, mientras que los pobres no pueden encontrar un kilo de arroz (...) El gobierno sigue diciendo que Egipto está presenciando un renacimiento, y recauda dinero para proyectos nacionales sin valor mientras nuestra educación se está deteriorando como nunca antes", agregó.

Cuando el periodista le pregunta dónde se graduó responde: "Soy graduado de un Tuk Tuk".

Luego prosigue:

"¿Cómo es que se construyen grandes proyectos nacionales mientras tenemos seres humanos hambrientos, sin educación, cuya salud se está deteriorando? Hay tres maneras de desarrollar el país, y son la educación, la salud y la agricultura. ¿Es este Egipto el que le otorgó préstamos a Gran Bretaña en el pasado, el segundo país del mundo en construir ferrocarriles y cuyas reservas en efectivo fueron las más grandes del mundo? ¿Cómo hemos podido terminar así? Chad, Sudán y Arabia Saudita formaban parte de Egipto, y ahora un grupo de países del Golfo se burlan de nosotros. Esos traficantes han engañado a la gente bajo consignas de patriotismo, libertad y justicia social. Sus promesas están lo más alejadas posible de la democracia y la justicia. Basta ya”

 

El video fue rápidamente eliminado de las páginas web de Al Hayat y el medio de comunicación incluso comenzó a restringir los videos de Youtube de la entrevista cargados de forma independiente. En los medios de comunicación se produjo una avalancha de acusaciones contra el conductor de Tuk Tuk, vinculándolo con los Hermanos Musulmanes. Pero esto sólo enfureció aún más a la gente con miles de personas que fueron en defensa del hombre. Una mujer subió un fuerte video desafiante diciendo: "Oh presidente de la República Árabe de Egipto, ¿nos tienes tanto miedo? (...) porque el chico salió y dijo 'Quiero comer y quiero beber?!' ".

Otro hombre pobre del Alto Egipto rural publicó un video diciendo:

"Este presidente es un empleado como cualquier otro... estamos cansados ​​... hemos perdido el aliento... si quieres irte pacíficamente vete, si no vamos a obligarte. (...) Iremos el 11/11 listos para morir (...) Nuestra revolución exigió justicia, libertad y pan y no tenemos nada de eso".

Después de años de movilizaciones y luchas casi ininterrumpidas, el movimiento revolucionario ha  ido con flujos y reflujos en los últimos dos años. Cansados de la falta de cambio y desorientados por el ascenso del régimen de Sisi, se arrastró un cierto cansancio. Sin embargo, las presiones sobre el nivel de vida están empujando, una vez más, a las masas de nuevo a la arena de la lucha. En la ciudad de Port Said, el 18 de octubre, miles de personas salieron a las calles para protestar contra el aumento del alquiler, gritando consignas como "vivienda o mátennos" y "queremos nuestros derechos" (ver vídeo debajo).

La clase dominante tiene miedo

Un soplón de la agencia de inteligencia habló con Middle East Eye sobre una seria preocupación entre la clase dominante de una situación explosiva en desarrollo. El sitio web escribe:

"Una persona de alto rango dentro de Al-Mujabarat al-Amma (Servicio de Inteligencia General), el principal servicio de seguridad del país, dijo a Middle East Eye que los informes enviados a la presidencia a fines del mes pasado destacaron una fuerte disminución en la popularidad del liderazgo y del apoyo público al Estado.”

(...)

"Se teme una situación explosiva en lugares donde no hay conciencia de los esfuerzos económicos que el país está haciendo y donde los servicios básicos son cero", dijo. Añadió que la disidencia, en forma de pequeñas reuniones de indignados, también podría surgir repentinamente si los beneficios prometidos por el gobierno cesan abruptamente.

"Mire, por ejemplo, lo que pasó en Port Said el mes pasado o en las sucursales de distribución de leche maternizada, en agosto", dijo.

"En octubre, miles de residentes de Port Said salieron a las calles, condenando un repentino aumento de los costos de la vivienda. El mes anterior, decenas de familias se reunieron frente a las compañías farmacéuticas estatales para protestar contra la escasez de leche para bebés subsidiada. El funcionario sugirió que estos manifestantes fueron impulsados ​​no por motivos políticos sino por el repentino fin de los beneficios que habían disfrutado".

Como suele suceder, la burguesía, debido a su visión general sobre la sociedad, llega a conclusiones similares a las de los marxistas, aunque desde un ángulo de clase diferente. Se está desarrollando una situación explosiva entre las masas que podría estallar en una nueva etapa de lucha abierta contra el régimen. Sisi llegó al poder presentándose como el defensor de la revolución. Prometió resolver la crisis económica, traer estabilidad y representar a las masas. Pero a cada vuelta, ha fracasado miserablemente. Lejos de eso, ahora está dirigiendo el ataque más violento, en la historia moderna egipcia, contra las condiciones de vida. La raíz de sus problemas es la crisis del capitalismo, que a su vez se ve exacerbada por la naturaleza parasitaria de la clase dominante egipcia. Con el declive de la economía cualquier intento por mantener los niveles de vida a flote conducirá a una mayor deuda y a una mayor reacción en el futuro. El paquete del FMI promueve una cura del "resfriado" para deshacerse de la deuda mediante la reducción drástica de los subsidios y del empleo público. Pero esto sólo afectará la demanda, arrastrando así más abajo al mercado y más lejos cualquier fin del círculo vicioso de la deuda.

La clase dominante no está ciega a las consecuencias de esto. El estado de ánimo de ira y  desesperación en la población ha alarmado seriamente a las autoridades. El régimen de Sisi es un régimen contrarrevolucionario, pero debido a su debilidad sólo pudo llegar al poder pretendiendo representar a las masas revolucionarias. El cansancio y la relativa desmoralización entre las masas dieron a Sisi un poco más de espacio para maniobrar. Sin embargo, nunca ha podido infligir una derrota decisiva a las masas revolucionarias. De hecho, la primera administración del gobierno de Sisi, liderada por Hazem Al-Beblawi, se derrumbó bajo la presión de una ola de huelgas que involucró a cientos de miles de trabajadores. La camarilla gobernante está muy dispuesta a aplastar cualquier movimiento de masas que perturbe el equilibrio político y económico. Sin embargo, no han sido lo suficientemente fuertes como para dar un paso tan decisivo. De hecho, la base del propio régimen ha estado vacilando.

El capitalismo egipcio está en una profunda crisis. La clase dominante se tambalea de un desastre a otro. Ha perdido mucha autoridad, incluso entre sus tradicionales partidarios. Empujadas por los ataques a sus condiciones de vida, las masas se ven obligadas a tomar de nuevo el camino de la lucha. Sin embargo, el principal problema sigue siendo la falta de una dirección revolucionaria para galvanizar el movimiento y llevarlo a su conclusión lógica: el derrocamiento del sistema capitalista.