Pagina principal Internacional Europa Ucrania Ucrania: Apoyo mutuo y solidaridad entre la izquierda post-soviética

Ucrania: Apoyo mutuo y solidaridad entre la izquierda post-soviética

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

La conferencia “Apoyo mutuo y solidaridad entre la izquierda post-soviética en condiciones de conflicto internacional e interestatal” tuvo lugar los días 7 y 8 de junio en Minsk, donde militantes de partidos comunistas y obreros de Bielorrusia, Ucrania y Rusia se congregaron.

El principal objetivo de la convocatoria era el de clarificar los acontecimientos recientes en Ucrania y discutir el trabajo de la militancia de izquierdas en un contexto de hegemonía derechista. A pesar de las dificultades, vinculadas a cuestiones de seguridad; la conferencia fue organizada por los compañeros bielorrusos de la revista online “Prasvet”, y se desarrolló en un buen ambiente constructivo. Al final de la conferencia, los delegados adoptaron una resolución que se habría de publicar en los medios de izquierdas y comunistas.

En este artículo, me gustaría explicar algunos de los debates más interesantes de la conferencia bielorrusa.

Taras Salamnyuk

El primer ponente fue Taras Salamnyuk, representante de la revista ucraniana de crítica social “Spilne”. Su charla se titulaba: “Después de Maidán: lecciones para los grupos de izquierda en Lviv, Zhytomyr, Dniprpetrovsk y Jarkiv en condiciones de hegemonía derechista”.

Como él mismo dijo, frente a la preponderancia de la derecha en el Euromaidán, la izquierda ucraniana tuvo que elegir entre dos posibles tácticas: retirarse a la clandestinidad o adaptarse a la nueva realidad. El ponente defendía la segunda opción.

Por regla general, estos grupos ignoraron la primera fase de las protestas del Euromaidán, pero se unieron a las manifestaciones cuando éstas adoptaron, como ellos dicen, un “carácter anti-autoritario”.  

Según Taras Salamnyuk este cambio se vio justificado por tres razones:

  1. La necesidad de formar parte del movimiento;
  2. “Narodnichestvo”, es decir, la necesidad de estar con las masas;
  3. Actitudes anti-autoritarias.

Cabe mencionar también la simpatía de estos grupos por la “auto-organización de las masas” que vieron en Maidán. Para el AST de Jarkiv, el apoyo de las “clases medias” fue muy importante.

Entre las organizaciones que optaron por participar en Maidán, las únicas con cierta posibilidad de hacerlo eran los grupos anarquistas del oeste y el centro de Ucrania, AST en Jarkiv y el Opir Autónomo en Lviv. En Kiev, esta táctica no podía ser exitosa debido a las acciones violentas del “Sector derecho”, pero en las provincias donde la extrema derecha es más débil, estos grupos fueron capaces de presentarse como fuerzas organizadas.

En base a su participación en este “movimiento nacional de liberación”, los grupos de izquierdas que intervinieron en el Maidán extrajeron los siguientes resultados positivos de sus acciones:

  1. Conocimiento sobre la auto-organización;
  2. Crecimiento de su visibilidad en estas ciudades;
  3. Mejora de su situación económica y adquisición de equipo gracias a donaciones. Por ejemplo, los fondos del AST crecieron hasta 10.000 hryven (600€) durante las protestas del Maidán.

Entre los aspectos negativos de su participación enumeraron:

  1. El papel de las masas en las acciones derechistas (sobre todo en Dnipropetrovsk);
  2. La desaparición de las reivindicaciones sociales en Maidán tras el comienzo de la guerra civil.

Un ejemplo de la situación contradictoria en la que las izquierdas se vieron sumidas tras su integración en el Maidán fue descrito por el ponente cuando comentó la situación en Zhytomyr, donde los anarquistas decidieron convocar una manifestación el primero de mayo. Los nacionalistas se movilizaron contra ellos y sólo la intervención de última hora de los “Patriotas de Ucrania” y de los liberales permitió que los anarquistas llevaran a cabo sus concentraciones. Sin embargo, se les obligó a marchar bajo banderas azules y amarillas y con consignas “rusianismo”.

Sergei Odarich

Sergei Odarich en su charla: “los errores de las ‘izquierdas’, o por qué las subculturas intelectuales y la acción política no son la misma cosa”, explicó las razones por las cuales la izquierda ucraniana es tan débil:

Entre otros motivos, comentó:

  1. La adhesión a cualquier movimiento de protesta;
  2. Una identidad difusa, ¿quién es “de izquierdas”?;
  3. La adhesión a programas positivos;
  4. Una fe ingenua en la “auto-organización”;
  5. Falta de teoría;
  6. Sadomasoquismo.

En la opinión de Odarich, hay evidencias sustanciales del empeoramiento de la posición de la izquierda y de las organizaciones comunistas en Ucrania tras el Maidán. Algunas de sus observaciones para sustanciar este argumento:

  1. Incapacidad de llevar a cabo ciertas acciones que antaño se consideraban como dadas (por ejemplo las manifestaciones del primero de mayo);
  2. Legitimar a grupos de ultra-derecha;
  3. La creciente popularidad del partido “Svoboda”;
  4. El lenguaje de la extrema derecha, un lenguaje de odio, se ha normalizado en el discurso político;
  5. La acción social colectiva dirigida hacia la derecha. Incluso si se habla de reivindicaciones sociales en Maidán, los participantes muchas veces matizaban “no somos pobres, somos de clase media, estamos llevando a cabo esencialmente una revolución nacional”.

En sus conclusiones señaló que en Ucrania hay una tendencia creciente hacia la creación de un régimen autoritario del corte del de Putin. Como Putin, Poroshenko llegó al poder bajo las consignas de la lucha por la “familia”, la lucha contra el “terrorismo” y la restauración del “orden”. Estas son las razones del derramamiento de sangre y de la violación de los derechos más fundamentales.

Debate sobre la situación actual en Ucrania

Tras las charlas, tuvimos un debate sobre la situación presente en Ucrania.

Se apuntó que, de las organizaciones de izquierdas, la que representó el mayor obstáculo en el Maidán fue la AST en Jarkiv. Esta organización estatista siente la necesidad de unirse a la intelectualidad urbana y liberal del Maidán, que lucha “por Europa, por Ucrania” en una ciudad con una numerosa clase obrera.

Los compañeros ucranianos indicaron que sucesos parecidos a los de Ucrania podrían darse en Rusia y Bielorrusia. Como señalaron, una gran parte de los “activistas ciudadanos” y “pro-derechos humanos” claman contra contra los “enemigos de Ucrania”, abogados y “defensores de los derechos de las fuerzas armadas” denuncian a los desertores y a sus familias a las autoridades. Todo esto juega un papel en la desmoralización de una izquierda que durante años trabajó con la intelectualidad liberal.

Actualmente, las mayores esperanzas de los comunistas ucranianos yacen en el aumento de nuestro apoyo popular en Jarkiv, Odesa y otras grandes ciudades, donde la mayor parte de la población está en contra del régimen, debido a la represión masiva y a los arrestos de decenas de activistas.

Denis Denisov de Sebastopol habló sobre la situación en Crimea, donde, según sus propias palabras, la mayor parte de la población apoyó la unificación con Rusia.

El seguimiento del Medjli tártaro no es especialmente masivo, dado el gran número de escándalos de corrupción en los que se le involucra – por ejemplo, la construcción de un casino y de oficinas en un espacio designado para el asentamiento de tártaros. Parte de la población pro-ucraniana ha abandonado la península y el resto está bajo la vigilancia de los servicios secretos rusos. Podrían surgirle problemas a las autoridades rusas porque Crimea ha pasado mucho tiempo sumergida en la cultura política ucraniana. Existen problemas adicionales que incluyen la influencia de Turquía, la migración, las acciones de nacionalistas ucranianos, un bloqueo por parte de Ucrania etc. etc. Las esperanzas de los comunistas de Crimea están vinculados a los planes de inversión rusos en los sectores navales y de reparación de barcos, que pueden fortalecer a la clase trabajadora.

En el debate sobre las resoluciones para el documento, se efectuaron correcciones por parte de los miembros de “Spilne” y del RSM. En su opinión, se debía de señalar que la principal responsabilidad de la violencia recae sobre los rebeldes del este. Por lo tanto, creyeron necesario retocar el texto para hacerlo más atractivo para los liberales (esta fue la petición de RSM) y para tratar de evitar la acusación de ser “pro-rusos” en Ucrania. Sin embargo, los cambios no alteraron la idea general del documento ni sus objetivos.

 

Banner