Pagina principal Internacional América Latina Mexico La lucha de clases en México y la necesidad urgente de una dirección coordinada

La lucha de clases en México y la necesidad urgente de una dirección coordinada

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Por un frente unido para derrocar a Peña Nieto

El inicio del 2017 se está convirtiendo, también, en el inicio de un nuevo periodo de la lucha de clases en México. El gobierno, con su estupidez habitual, había prometido en los años anteriores que los aumentos a la gasolina terminarían con la Reforma Energética. Pero a finales de diciembre del año pasado Hacienda dijo que habría un incremento a la gasolina del 20%. El pueblo lo ha sentido como una burla y un ataque más. El gasolinazo está siendo el accidente que la necesidad esperaba para hacer brotar la lucha.

Un ambiente de lucha revolucionario

mexico3Desde finales del año las redes comenzaron a invitar a manifestarse, el primer y segundo día parecía que no iba a pasar de una simple protesta, el gobierno estaba esperando que simplemente el tiempo diluyera cualquier amago de lucha. Pero la sorpresa ha sido grande, cientos de miles a lo largo y ancho del país han salido a tomar carreteras, tomar pipas y regalar a la gente la gasolina, montar barricadas alrededor de gasolineras, en avenidas, tomar casetas de peaje, etc.

En estado como Durango y Michoacán la toma de carreteras prácticamente a paralizado la entrada y salida de la gente. En la Ciudad de México la Central de Autobuses del Norte ha cesado el servicio por miedo a que incendien sus camiones y por los bloqueos carreteros, en Zacatecas se tomó el municipio por gente de a pie, sin ningún tipo de organización.

Estos son sólo los ejemplos más emblemáticos, pero en todas partes la lucha está aumentando. El gasolinazo es la gota que está a punto de derramar toda la frustración y rabia contenida por la juventud, los trabajadores, las mujeres, sus familias. Llevamos 30 años de ataques ininterrumpidos a los niveles de vida, el aumento de los precios es imparable, los salarios son miserables, el ambiente de descomposición social, de guerra civil, la inseguridad, la corrupción. Es todo esto lo que está detrás de las movilizaciones.

Particularmente el gobierno de EPN ha resultado desastroso a todos los niveles, el nivel de corrupción es insostenible, el cinismo y torpeza de cómo trata los problemas del país, las desapariciones y muertes de mujeres, los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, su avión presidencial, sus viajes con familiares y amigos. Todo esto se siente como una burla permanente al pueblo trabajador.

Las reformas que ha impulsado, todas, han significado una transferencia de riqueza del pueblo al estado (impuestos, gasolinazos, disminución al gasto en educación, salud, vivienda) y del Estado a la empresa privada nacional y extranjera (privatización de empresas públicas como PEMEX o CFE, liberación de precios, saqueo de la tierra por parte de mineras, petroleras o empresas turísticas, etc.). Este es el verdadero sentido de su gobierno, terminar con todo lo nuestro para regalarlo a empresas trasnacionales y a la burguesía local. Todo a costa de nuestro sufrimiento.

El gobierno pensó que esto lo podría seguir haciendo por siempre, que “el pueblo es agachón” y si había movilizaciones sólo tendrían que soportar unas marchas y ya. Se ha equivocado. El ambiente, desde hace tiempo atrás, era, aún lo es, de un terrible enojo, frustración, desconsuelo, frustración. Pero esto no podía durar así por mucho tiempo, esas fuerzas y sentimientos contenidos tenían que buscar una salida. Mientras que no hubiera una alternativa de lucha se estaba manifestando en linchamientos, asesinatos a asaltantes, pequeñas insurrecciones de pueblos, luchas aisladas, etc. La estupidez de este gobierno al implementar el aumento a la gasolina ha dado una bandera de lucha a nivel nacional.

Siempre los comienzos son duros y caóticos, no puede ser de otra forma. La gente está enojada sabe lo que no quiere, pero aún le cuesta trabajo saber con exactitud lo que quiere y cómo conseguirlo. No entiende de tácticas de lucha, se mueve bajo instintos –lo que ha visto, lo que sabe alguno en la asamblea, etc.- ¿cómo podría ser de otra manera? La gente que hoy se manifiesta no ha estudiado de lucha revolucionaria, muchos no han tenido la posibilidad de ir a la universidad y aprender de los libros, están aprendiendo al calor de los acontecimientos. Por eso hay confusión, desorganización, muchas iniciativas pero poca contundencia.

¿Qué proponen las organizaciones de izquierda?

Es por eso que en esto momento una dirección, que sí sepa de tácticas y estrategias de lucha es necesaria. No digamos necesaria, es definitiva. Si la gente que ahora está en la calle no le ve sentido a sus manifestaciones, es decir, que la lucha no le funciona, regresará a su casa a pensar que ha hecho mal, como puede mejorar, algunos se frustrarán y dirán: la lucha no sirve.

Si esta movilización espontánea no encuentra un punto aglutinador que pueda dar coherencia a las demandas y objetivos claros por los qué luchar, bajarán los ánimos y por un tiempo se volverá a la “normalidad”. Por eso es fundamental la coordinación estatal y nacional, un Frente Único de lucha contra la carestía de la vida y el gasolinazo.

Pero hay un pequeño problema, las grandes organizaciones de izquierda no pueden o no quieren asumir la dirección. La CNTE, que ha dado una lucha brutal contra la reforma educativa, está desgastada y tratando de negociar por separado la instrumentación de la reforma en cada estado.

En los estados donde la CNTE es dirección general se han dado comunicados de que se suman a la lucha, la desobediencia civil, pero no llaman a nada en concreto, es decir se suman a la desorganización. Otras organizaciones sindicales no tiene la fuerza para hacer ese llamado.

Por el lado de Morena -cuando hablamos de Morena tenemos que hacer una diferenciación muy clara entre la base: gente que vive en las colonias populares y que está en lucha, hombro a hombro con el pueblo, cerrando carreteras y tomando gasolineras; y la dirección, la cual está interesada sólo en ganar elecciones- no ha habido un llamado serio a la lucha.

AMLO ha dejado muy claro que para él, el único camino es ganar las elecciones en el 2018, a eso está supeditando todo, incluso estas movilizaciones. En su comunicado propone mandar a la base de Morena a las plazas publicas para que la gente firme que en el 2018 se votará de forma pacífica por un cambio para el país. A este tipo de política Lenin le llamó cretinismo parlamentario, someter la movilización de la gente en aras de que se pueda conseguir un cambio por vías parlamentarias, cuando las elecciones, las camaradas de diputados y senadores –lo hemos visto y constatado todos- son formas e instituciones “democráticas” con que la burguesía mantiene su poder.

Le cierra los ojos a las experiencias que hemos tenido en los últimos 12 años, donde hemos visto cómo se comportan las leyes, las instituciones para cerrarle el camino, para mantener el poder de la oligarquía. AMLO cambia luchar por un plato de lentejas por imaginar un exquisito manjar de carnes exóticas.

Por otra parte, el EZLN y el CNI que están impulsando una candidatura indígena tampoco han tratado de canalizar u orientar las movilizaciones, parece ser -aunque habrá que esperar cómo se define esta candidatura- que tendrá un carácter simbólico y no parece existir una intención seria de asumirse como un gobierno alternativo más allá de los municipios autónomas que ya están bajo influencia zapatista. Sin embargo, tanto Morena como el comandante Galeano -antes Marcos- se han manifestado en contra de los gasolinazos por lo que no debería haber impedimentos para establecer acciones conjuntas respetando nuestras diversas formas de pensar y sin anular el debate.

Así que si la idea es ir adelante, tenemos que hacer un frente único de organizaciones políticas, estudiantiles, sindicales y hacerle un llamado a la base de morena, a la CNTE, a la Nueva Central de Trabajadores, para formar una gran coordinadora de lucha lo antes posible, en esto reside la continuación o un posible triunfo de la lucha, o su derrota.

La bolita caliente

Los partidos de la burguesía PRI, PAN, PRD y demás partidos insignificantes no hayan cómo deshacerse de la bolita caliente, que representa el gasolinazo. Todos estos partidos se organizaron en el Pacto por México –saqueo a México-   y votaron la reforma energética. Ahora nadie quiere asumir el costo. EPN ha dicho que no es por la reforma sino por los precios internacionales de la gasolina, pero vemos que en EEUU se compra el litro a 0.55 de dólar, en México el litro se compra a 0.79 dólares. La gasolina es más barata en EEUU. Antes del gasolinazo, la gasolina en nuestro país era 22% más cara, ahora es 40% más cara que en EEUU.

No quieren que las consecuencias de desmantelar PEMEX, de privatizar el petróleo y la electricidad les pasen factura en las siguientes elecciones. Los sinvergüenzas del PRD hasta han llamado a conformar un frente de lucha. Estos tipos son nefastos, han traicionado una vez tras otra a sus votantes, diciéndose de izquierda pero están comiendo de la mano de EPN. Por su parte el PAN ha dicho que ellos están en contra del aumento del precio de la gasolina, pero en los hechos la reforma energética fue idea de ellos y del PRI. Son lo mismo.

 ¿Cómo hacer avanzar la lucha?

 Lo primero es confiar en nuestras propias fuerzas. En las redes sociales se ha lanzado una campaña -no sólo desde la derecha- denostando las movilizaciones, poniendo cualquier pretexto para no apoyar las manifestaciones de rabia, para confundir. Esta lucha es legítima porque el pueblo no aguanta más, no puede esperar tranquilamente, a ver cómo la familia se muere de hambre al 2018, no puede esperar a ver cómo asesinan o desaparecen a miembros de su familia.

Hay mucha rabia y esta se puede transformar en una acción decidida a la lucha, pero también, si no existe una dirección política correcta, a cometer errores graves. Hay una campaña muy clara por parte del gobierno federal y en el Estado de México por mandar infiltrados provocadores para saquear tiendas de autoservicio. los objetivos son dos, por un lado causar miedo y temor a la gente para que no salga a luchar, por el otro justificar la militarización de las colonias más pobres de extracción obrera.

Las asambleas se tiene que volver el centro de la discusión y toma de decisiones, en estas asambleas se tienen que discutir los pasas a seguir, formar comisiones para enlazar las asambleas en una gran asamblea nacional o estatal, informar en los barrios aledaños las acciones a seguir e invitar a toda la gente a participar, formar comités de seguridad para evitar infiltrados y detener los robos, etc.

Se tiene que organizar una dirección única de la lucha bajo un pliego petitorio general que puedan englobar a los diferentes sectores en lucha, podría ser los siguientes puntos:

1- Derogación del gasolinazo

2- Control de los precios de las mercancías de canasta básica, los precios deben ser subsidiados para estar al alcance de la gente más necesitada

3- Aumento de emergencia del Salario mínimo a 8 mil pesos mensuales. Escala móvil precios-salarios.

4- Contra la reforma educativa que intenta privatizar la educción.

5- Derogación de la reforma energética

6- Contra la privatización del sector salud y el agua

7- Desmilitarización del país, que el ejército regrese a los cuarteles y que la seguridad sea retomada por comités de autodefensa barrial

Con estos puntos podemos invitar a la lucha a todos los sectores que en el último periodo se han movilizado, si EPN no responde, hay que incluir eso también FUERA PEÑA NIETO de la presidencia.

Organízate con nosotros para luchar por el socialismo

Los que nos agrupamos en torno al periódico La Izquierda Socialista, somos parte de una organización internacional, La Corriente Marxista Internacional. En más de 40 países luchar por terminar con este sistema capitalista que no es capaz de brindar nada bueno para la juventud, la clase obrera y sus familias.

Las reformas estructurales en nuestro país están en sintonía con los ataques a ha lanzado al burguesía a nivel internacional en contra de todos los derechos de los trabajadores. En todas las partes del mundo nuestra clase, la clase obrera, lucha contra el imperialismo. Lo que sucede en México está en la órbita de la crisis mundial del capitalismo.

Nosotros pensamos que dentro del capitalismo no se puede conseguir un bienestar para nuestra clase, los gobiernos “progresistas” de América Latina han demostrado esto. Si tu aceptas las reglas del capitalismo aceptas también administrar sus crisis. Pensamos que nuestra tarea no es ser los salvadores de una sociedad enferma, sino sus enterradores. Organízate y lucha con nosotros para luchar por una sociedad socialista.