Pagina principal Internacional América Latina Centroamérica Honduras: Contra la represión la movilización conjunta, por una Huelga General para terminar con la dictadura

Honduras: Contra la represión la movilización conjunta, por una Huelga General para terminar con la dictadura

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

La lucha magisterial sin duda se fortalece con cada día de lucha, en las calles. Al paso, se unen más estudiantes y padres de familias a la defensa de la educación pública; la única herencia del pueblo para sus hijos e hijas. Juan Barahona, sub coordinador del FNRP, en un reciente comunicado convoca a todas las agrupaciones sociales aglutinadas en el Frente Nacional de Resistencia Popular, el llamado, es a fortalecer la lucha junto a los maestros y maestras.

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.
(M. Niemöller)

La lucha magisterial sin duda se fortalece con cada día de lucha, en las calles. Al paso, se unen más estudiantes y padres de familias a la defensa de la educación pública; la única herencia del pueblo para sus hijos e hijas. Juan Barahona, sub coordinador del FNRP, en un reciente comunicado convoca a todas las agrupaciones sociales aglutinadas en el Frente Nacional de Resistencia Popular, el llamado, es a fortalecer la lucha junto a los maestros y maestras.

Las semanas anteriores han sido muy duras para el pueblo hondureño alzado en pié de lucha, la dictadura violadora de los Derechos Humanos del asesino Lobo Sosa, reprime brutalmente, a diario y hasta dos veces al día en diferentes puntos del país, las manifestaciones del gremio magisterial, jóvenes estudiantes, padres de familia y varios sectores de la clase trabajadora; el pueblo en general.

Como una media urgente ante la problemática, y la visible incapacidad de Lobo Sosa de resolver el conflicto mediante el diálogo, se manifiesta imperiosa la necesidad de ejercer más presión llamando a un Paro Cívico Nacional para el día 30 de marzo. La acción popular fue brutalmente reprimida, mucho más de lo que se pudo lograr a imaginar. Inició en el norte del país, violentando la autonomía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras del Valle de Sula – UNAH-VS –

Reprimiendo desmedidamente y a bala viva. Es evidente que la orden era tirar a matar. El resultado es insultante para las aspiraciones de nuestro pueblo; persecuciones, presos políticos, muerte y hostigamiento.

Los ataques a los profesores

La andanada que ha lanzado la dictadura es parte integral de un ataque aun mayor a todos los intereses de los trabajadores y las trabajadoras, cuando la burguesía oligárquica nacional e internacional apoyaron el Golpe de Estado no solo era para imponer a un gobierno militar y terminar con la “democracia”, al final, a la burguesía no le importa mucho pasar de un estado democrático a uno abiertamente represivo, siempre y cuando mantenga sus intereses fundamentales (léase ganancias) aseguradas.

En medio de una crisis económica sin precedente, la burguesía de todos los países ha planificado grandes ataques para “salir” del bache. No solo es en los países de América Latina, en toda Europa hemos visto movilizaciones de masas de los trabajadores, y trabajadoras, y sindicatos en defensa de sus derechos como la edad de jubilaciones, contratos colectivos, gasto social, contra la contención salarial, etc. Si esto es el plan anti crisis de los gobiernos desarrollados, en los países de nuestra América es aun peor.

La burguesía quiere salvaguardar sus ganancias a costa de la miseria de nuestros pueblos. Esta es la verdadera causa por la que se echó de la presidencia a Manuel Zelaya Rosales y se aseguró un golpista férreo defensor de los intereses oligárquicos.

El ataque contra el gremio magisterial es solo parte de esta próxima etapa de la lucha del pueblo hondureño, después seguirán diferentes sectores, no importando cuan justa sea la lucha del pueblo la dictadura tiene que justificar su eficiencia arrancando todos nuestros derechos.

La única respuesta a la lucha es la represión

Como lo esperábamos la única respuesta ha sido la represión desmesurada, las imágenes en los noticiarios e internet son angustiosos, cientos de policías y militares han violentado la autonomía de la Universidad Nacional, han gaseado a niños y niñas, e incluso bebés, se ha asesinado a una compañera maestra y a otro compañero que ahora se desconoce el nombre, hasta el 30 de marzo eran 18 los presos políticos, ése día los detenidos y detenidas sumaron alrededor de 25, solamente en la zona norte del país. La policía amenazó y agredió a defensores y defensoras de derechos humanos que llegaron a gestionar su libertad, se les acusaba de sedición.

¿Podríamos esperar un diálogo honesto con los representantes de la oligarquía y esperar a convencerlos con nuestros argumentos? Por supuesto que no. No les interesa sentarse a dialogar porque son irreconciliables los intereses, para ellos nosotros solo somos unos “vagos delincuentes” privilegiados que no nos interesa nuestra juventud.

La noche del 30 de marzo, el presidente del congreso nacional, Juan Orlando Hernández, hace un llamado al magisterio para sentarse a dialogar. El diálogo de poco puede servir, en realidad aquí de lo que se trata es de una correlación de fuerzas, solo bajo la lógica de que pueden perderlo todo se sentarán a negociar e incluso dar concesiones, mientras esto no suceda simplemente abra más represión, se podrán llenar las cárceles de compañeros presos políticos e incluso abra más muertes y no solucionaremos nada.

La lucha es para derribar la dictadura con una movilización unificada

La tarea que debemos de tener bien clara es que mientras el asesino Lobo Sosa permanezca en el poder, o cualquier otro fiel sirviente de los interés imperialistas y de la oligarquía nacional, los ataques seguirán, nuestro objetivo pasa de ser entonces una defensa de la educación pública, gratuita y laica, al de derribar la dictadura del capital, cada lucha aislada y defensiva no tiene futuro porque simplemente no hay salida dentro del sistema capitalista.

Necesariamente tenemos que agendar una estrategia revolucionaria encaminada a sumar a todos los sectores bajo un mismo objetivo, terminar con la dictadura, por una constituyente revolucionaria que transforme las condiciones de las masas hondureñas y eso se puede lograr nacionalizando las grandes empresas, la banca, los medios de comunicación, los latifundios y que estos sean administrados por un gobierno del pueblo, con representantes elegidos democráticamente por las masas.

Pero tú no puedes agitar de forma abstracta por estos objetivos, se tiene que involucrar a todos los sectores en una sola lucha planificando un pliego petitorio único, como lo dice el camarada Tomás Andino:

“Si hay algo que permite que la dictadura se salga con la suya, es la falta de contundencia de la respuesta del movimiento popular debido a su dispersión. Si no véanse los siguientes ejemplos: Mientras los maestros y maestras luchan por las demandas en educación, los trabajadores de la salud lo hacen por las suyas propias (las reformas al INJUPEMP), las centrales obreras negocian con la empresa privada un minúsculo salario mínimo, los campesinos luchan por la aprobación de un decreto legislativo que les permita retener las tierras que ganaron con el decreto 18-2008 y, por otro lado, los taxistas luchan por la rebaja de los precios de los combustibles. Esa es la debilidad de nuestro movimiento. Por separado lo único que tenemos asegurada es la derrota.”

La tarea del Frente Nacional de Resistencia Popular es aglutinar bajo una sola bandera todas las luchas y enfocarlas a un solo punto de ataque: el derrocamiento de la dictadura.

La necesidad de una Huelga General

La forma más nítida de la unidad en la lucha es una huelga general. El 30 de marzo se convocó un Paro Cívico Nacional, éste, sin duda, es un buen comienzo, la juventud ha respondido de forma ejemplar tomando universidades y enfrentando directamente a las fuerzas represivas, pero necesitamos más para lograr nuestro objetivo. Una huelga general se tiene que preparar con la participación democrática de todos los sectores en lucha, en los sindicatos, escuelas, barrios se tendrían que convocar asambleas para que todo mundo defienda su punto de vista con respecto a la Huelga, cómo organizar los comités de huelga y defenderse de la represión.

Así mismo todo mundo tiene que saber ¿Por qué la Huelga General?, ¿Qué queremos conseguir? y ¿Cómo movilizar nuestras fuerzas para realizarlo? El FNRP debería de movilizar a sus mejores organizadores y agitadores a las puertas de fábrica, escuelas y colonias para explicar que es lo que queremos.

Seguramente que una huelga de 24 horas o un paro general no resolvería de forma inmediata nuestros problemas pero podría ser el primer paso para planificar una de 48 o 64 horas e incuso una huelga indefinida como lo hicieron nuestros compañeros bolivianos en el 2005.

Hay quienes argumentan que no hay condiciones para una Huelga General porque solo un porcentaje muy reducido de los trabajadores está sindicalizado y que la mayoría son precarios y no están organizados, sin embargo la historia nos demuestra como en la gran mayoría de las ocasiones los trabajadores nunca están bien preparados para la lucha y sin embargo su participación es fundamental.

Cuando estalla la huelga general en mayo del 68 en Francia sol el 4% del total de la clase trabajadora está sindicalizada no obstante la huelga alcanzo una participación de 10 millones de rajadores. No digamos en Rusia en 1905, la oleada de huelgas revolucionaria más impresionante arrastro a más de 6 millones de obreros a las huelgas y apenas existían algunos sindicatos policiacos que fueron creados para mantener controlados a los trabajadores.

Esto nos muestra que si hay un fermento en la sociedad un llamado audaz por parte del FNRP y una preparación meticulosa de la huelga esta podría desarrollarse de forma impresionante.

El ejemplo de los países árabes

Otra de las tareas es mostrar a nuestro pueblo la forma en que en los diferentes países los explotados dan la lucha por su emancipación, la más impresionante movilización que hemos presenciado ha sido la de los países árabes, las masas han salido prácticamente sin ningún plan preconcebido y sin dirección, el impulso a sido tan tremendo que han barrido dictaduras que se habían mantenido por más de 30 años.

En concreto, en Egipto, pudimos ver cómo a pesar de que el gobierno contaba con un aparato represor gigante cuando las masas se han echado a la calle y se han sumado las organizaciones obreras y se fueron a la huelga, el gobierno no tuvo otra opción más que renunciar. Estas maravillosas movilizaciones nos marcan el camino a seguir, no tenemos otra opción.

La conformación de comités de defensa en las manifestaciones tiene que ser efectiva, destinar a los mas enérgicos y dispuestos a defender la integridad de los compañeros tiene que ser un componente necesario. Nosotros no queremos violencia sin embargo la única forma de defendernos de ella es estar listos para la batalla. Como decía Lenin: si quieres paz prepárate para la guerra.

No podemos permitir que nos sigan apabullando. Con la lucha de masas, con comités de defensa y con una agitación en las bases del ejército, haciendo llamados enérgicos a la desobediencia, explicándoles que son utilizados por nuestros enemigos y tendiéndoles una mano pero siendo firmes en decirles que si nos atacan el movimiento responderá, esa es la única forma de seguir avanzando.

Vamos sumando victorias

Sin duda, el Paro Cívico Nacional resultó ser un buen ensayo, puesto que nos ha permitido medir, como pueblo, nuestra capacidad combativa cuando entre los sectores organizados hacemos una sola fuerza, un solo puño. Éste ha sido el más exitoso de los dos anteriores intentos de paro cívico a finales de 2010.

La noche del 30 de marzo, después de seis días de espera, atrasos injustificados en las audiencias, un juez dictó auto de prisión contra 18 maestros, cinco mujeres y 13 hombres, que fueron acusados de sedición y manifestaciones ilícitas por el Ministerio Público. Desde el 24 de marzo guardan prisión en las celdas policiales y después de la Audiencia de Imputado en la Penitenciaría Nacional y Cárcel de Mujeres. Hoy, 1 de abril, según publicación oficial en diario La Gaceta, nos devolvieron el Estatuto del Docente. Conquista magisterial adquirida desde hace doce años, que también ha costó sangre, sudor y lágrimas.

La liberación de los y las presas políticas, y la derogación de la ley que eliminaba el Estatuto del Docente, son victorias que resultan de la presión popular, de la lucha fraterna, de la permanencia en las calles, del empoderamiento en la defensa de nuestros derechos.

Pero aquí no termina la lucha, no. El diálogo entre el magisterio y Juan Orlando Hernández fracasó en pocas horas la noche de ayer, era evidente que así sería. A éstas alturas de la lucha no estamos para perder el tiempo sentándonos a dialogar con terceros cuando hay tanta sangre derramada de por medio, no estamos para permitir que se nos impongan condiciones sobre la mesa, el diálogo debe ser directo con el golpista violador de Derechos Humanos Lobo Sosa, como lo plantea el magisterio. Además, ayer mismo, el congreso aprobó la Ley de Municipalidades, encaminada a la privatización de la educación disfrazada de una propuesta de participación ciudadana.

Así pues, la lucha por la defensa de la educación pública continúa. El reto está ahora en mantener ésa llama interna que fraternamente nos ha mantenido en pié de lucha como una sola fuerza que avanza con paso firme. El discurso entonces, debe radicalizarse. Se debe llamar a una permanente Insurrección Popular encaminada a la Huelga General. El momento es ahora.

El llamado sigue siendo el mismo a todos los sectores organizados y no organizados a permanecer firmes, en las calles. A la comunidad internacional para que permanezca atenta a lo que aquí acontece. A las organizaciones internacionales de Derechos Humanos a permanecer vigilantes del estado de indefensión al que nos somete a diario la dictadura asesina de turno para garantizar el cumplimiento de los convenios internacionales en materia de defensa de los derechos humanos y para que cese la represión. A los gobiernos amigos de la Resistencia Hondureña a pronunciarse beligerantemente en contra de la dictadura.

  • ¡Ahora ó Nunca!
  • ¡VENCEREMOS!

Fuente: Militante (México)