Análisis Político
Typography

centros cívicos vitoriaNuevos recortes en el sector social por parte del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, en manos del PP, llevan a la huelga a los oficiales de control de los Centros Cívicos. Lo que empezara hace unos meses con los recortes en el “010” (teléfono de atención ciudadana) que amenazaban el trabajo de 40 trabajadoras, o los recortes en el plan de ocio juvenil “Gauekoak”, que ha demostrado ser sinónimo de eficiencia durante años… no hacen más que demostrar cuáles son las prioridades del alcalde Javier Maroto.

centros cívicos vitoriaSi bien los efectos más duros de la crisis han tardado en llegar, en Vitoria-Gasteiz se empiezan a notar. Gracias a las competencias en materia fiscal con las que cuentan las Diputaciones Forales, y los trasvases de estas a los ayuntamientos la situación económica y social se ha podido mantener dentro de unos niveles “aceptables”. Si a esto le añadimos la gran base industrial de la ciudad, asentada durante muchos años y aún con sus “altibajos” bastante estable es posible decir que una política de impuestos municipales, aún dentro del contexto actual, sería posible, y que por ello estos recortes son injustificables.

Esta vez ha sido el turno de los Centros Cívicos, que juegan un papel muy importante en la cultura y el ocio de los vitorianos y que ante todo es un servicio integrador y accesible a toda la sociedad ya que incluyen desde ludotecas infantiles, hasta bibliotecas y polideportivos- Detrás del nuevo plan de ordenación de atención ciudadana tan sólo yace la intención de hacer primar los intereses de unos pocos. Este plan basado en la precarización de las condiciones de trabajo del personal de atención ciudadana ha puesto en pie de guerra a los oficiales de control de los Centros Cívicos que convocaron una huelga indefinida.

Ya que para la apertura de estos centros es necesaria la presencia de un oficial de control su huelga ha supuesto el cierre masivo de estos centros. Sin embargo, la presencia de la policía local permitió la apertura de unos pocos de ellos (9 de un total de 24) aún sin contar con oficiales de control. El comité ya ha denunciado ante el juzgado estas acciones contrarias al derecho a huelga. Los ciudadanos por lo general se han posicionado con los trabajadores contra el alcalde en un nuevo ataque gratuito contra el “bienestar social”.