Pagina principal Internacional América Latina Bolivia La lucha por el salario y la bonanza económica

La lucha por el salario y la bonanza económica

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

La cuestión del salario es uno de los temas importantes de la Cumbre Social convocada por Evo Morales. Divulgamos a continuación uno de los dos artículos dedicados a este tema que aparecieron publicados en el ultimo número del periódico El Militante - Bolivia.

Bolivia_mineroelalto1thA pesar de que Evo Morales ha garantizado que el aumento salarial del próximo año seguirá siendo superior a la inflación, el Ministro Arce sigue mostrando las cifras negativas de las finanzas nacionales y convoca a la COB a consensuar una política de contención del aumento salarial para 2012. El legítimo reclamo salarial de los trabajadores no puede traducirse en una guerra entre pobres. Debe ser parte, en cambio, de un más vasto programa socialista de ruptura con la camisa de fuerza impuesta por el capitalismo.

¿Qué es el salario?

Bajo el capitalismo el trabajo es una mercancía que se compra y se vende como cualquier otra en base al tiempo de trabajo socialmente necesario a producirla. El valor de un pan por ejemplo es determinado en base al tiempo necesario a fabricarlo, más el tiempo necesario a producir la harina y todos los demás insumos. El precio al que compramos pan al mercado no es más que una oscilación por encima o debajo de su valor, definida en base a la demanda y la oferta.

Asimismo el valor del salario en el capitalismo se determina calculando las necesidades para que un trabajador pueda alimentarse, cobijarse, descansar volviendo “sano y productivo” al día siguiente. Lo que los patrones pagan realmente puede estar por encima o por debajo de este valor dependiendo de la demanda y de la oferta de trabajo. Es por esta razón que al capitalismo siempre le conviene que haya desocupados, mano de obra barata que reduce el costo del trabajo.

Salario e inflación

Sin embargo el trabajo es la única “mercancía” que produce riqueza. Los aumentos salariales por encima de la inflación no sirven realmente a reequilibrar la distribución de la riqueza producida por los trabajadores. Por ejemplo, como se ve en el cuadro, entre 2005 y 2011 hemos tenido un 27,49% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir la riqueza producida por los trabajadores.

Salario, Pib e inflación en una elaboración del CEDLA en base a datos oficiales

Sin embargo el aumento real del salario, al neto de la inflación, fue solo del 9,11%. Es decir que mientras bancos, multinacionales y empresarios se han beneficiado de la bonanza económica y el crecimiento del PIB con millonadas de dólares, un trabajador que en 2005 ganaba 2000 bolivianos, hoy tiene un salario real que es de solo 182 bolivianos más que en ese entonces.  

¡Democracia real y salario digno!

Economistas burgueses afirman que el déficit del Tesoro General de la Nación lamentado por el Ministro Arce sería culpa de los bonos, o de que cooperativistas y cocaleros no pagan impuestos o de las subvenciones al precio de los combustibles. En este escenario el llamado de Arce a la COB para que pueda consensuar con el gobierno la política salarial de 2012 es un típico ejemplo de democracia capitalista; se convocan a los trabajadores a aceptar las cosas como son o a emprender una guerra entre pobres con los beneficiados de bonos y el pueblo, mientras los ricos siguen enriqueciéndose. La democracia en el capitalismo es; ¿aceptas un gasolinazo o aumentos salariales míseros?

Los trabajadores saben que la jornada laboral se ha ampliado y que hoy producen más que antes, particularmente en minería, hidrocarburos y construcción. No es su tarea decir de donde tenga que salir la plata para aumentos salariales. Pero en el momento que se introduce este debate debe decirse que la plata para un salario y un empleo dignos para todos los bolivianos está en las ganancias de los bancos privados, de las multinacionales, de los agroindustriales y especuladores.

La COB debe convocar al pueblo a unirse en un programa que partiendo del salario, reafirme el derecho de trabajadores, campesinos y pueblo pobre, a administrar y beneficiarse realmente de la riqueza producida en Bolivia.