Pagina principal Internacional América Latina Bolivia Bolivia: Nosotros hagamos y seamos la nueva Agenda por el Socialismo

Bolivia: Nosotros hagamos y seamos la nueva Agenda por el Socialismo

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Publicamos a continuación el texto de una resolución que fue aprobada en un Congreso de Juventudes del MAS en Santa Cruz de la Sierra y que los militantes de la Corriente Marxista Internacional están presentando en diferentes reuniones de la organización juvenil del Movimiento al Socialismo.

CMI_Bolivia_El_Militante_14Nosotros, trabajadores, jóvenes, campesinos, indígenas y militantes revolucionarios del MAS y de las organizaciones sociales, ratificamos nuestro apoyo y lealtad al compañero y hermano Presidente Evo Morales porque somos leales a una revolución que es nuestra, que es de nuestras luchas y a la cual no renunciaremos. La oposición de los privilegiados, de la derecha, del imperialismo quiere confundirnos y logra confundir al pueblo necesitado y desorganizado. En el nombre mismo del proceso y de una democracia de la que se hicieron la burla cuando se trataba de privatizar, relocalizar, marginalizar y acumular riqueza a nuestras espaldas, quieren hacernos volver atrás, anulando nuestras conquistas parciales. No lo permitiremos.

Mientras en el mundo sacudido por la crisis estructural del capitalismo se aumenta la edad mínima para jubilarse, aquí se ha bajado. Mientras por doquier se recortan los gastos sociales aquí implementamos políticas de contraste a la pobreza y extensión de los derechos. Mientras el mundo vive atrapado en los efectos de la podredumbre senil del capitalismo, aquí queremos edificar la alternativa socialista para la humanidad. Es cierto, esto son logros todavía pequeños e  insuficientes a eliminar las desigualdades, la miseria y la explotación. Y son sobre todo inestables, porque como demuestran los últimos hechos, ninguna conquista social es para siempre hasta cuando la derecha y el imperialismo sigan en acecho aprovechando su enorme e intacto poderío económico. Por esto hay que seguir, romper con el capitalismo y completar nuestra revolución.

Hay errores, muchos. Cuando con un gobierno que se reivindica al socialismo los bancos privados multiplican por 30 sus ganancias especulando sobre la inflación que provoca pérdidas adquisitivas en el poder salarial y al mismo tiempo se dice que no hay plata para los salarios: es un error. Cuando el pueblo debe descubrir con un gasolinazo que las multinacionales siguen en el país determinando nuestra política en materia de hidrocarburos: es un error. Cuando el latifundio que sabotea la economía provocando desabastecimiento es premiado permitiéndole ampliarse, seguir con el chaqueo mientras estallan nuevos conflictos por la tierra entre pequeños campesinos e indígenas: es un error. Cuando se le permite a las multinacionales mineras de seguir saqueando al país: es un error. Esto son los errores que decepcionan y confunden al pueblo.

El MAS-IPSP quiere representar el espacio concreto de participación desde las bases y con la unidad de todos los explotados y los oprimidos a la construcción del socialismo. Se convirtió en una máquina electoral y un centro de empleo, atravesado por los mismos fenómenos de corrupción que combatimos. No faltan ni faltarán ministros o dirigentes que culpen de aquello a las bases. Pero ¿acaso esto no es consecuencia del hecho que a lo contrario que revolucionar al Estado estos dirigentes han invitado a acomodarse en el Estado, a ocuparlo alimentando buscapeguismo? Y el vacío ideológico ¿no es acaso consecuencia del hecho que la militancia de base no tenemos ningún poder concreto ni posibilidad de influir en las decisiones? ¿Cómo queremos que el pueblo confíe en el MAS si la dirección del MAS no confía en el pueblo ni en su propia militancia?

El compañero Presidente Evo Morales ha convocado a una Cumbre Social para definir una nueva Agenda. Hay que impedir que esta Cumbre se traduzca en un desfile de dirigentes pugnando por ministerios y donde unos cuantos asuman las decisiones finales. Queremos que se abra una fase nueva, de verdadera participación y fortalecimiento del poder popular. Saludamos en este sentido las conclusiones del XXXI Congreso de los mineros sindicalizados bolivianos, que en su documento final reconoce que no es suficiente el apoyo, más bien que del apoyo debe pasarse “a la participación efectiva, orgánica y militante para avanzar hacia un proceso socialista”.

Convocamos a los trabajadores, a los mineros, a los campesinos, los indígenas y la juventud revolucionaria a ser parte del proceso de construcción de esta nueva Agenda, desde las bases y con la más amplia participación democrática de las bases. Por esto pedimos

  • Que cada central sindical y célula de base del MAS sean los centros articuladores de Comités y Asambleas obrero-populares que vayan construyendo la nueva Agenda;
  • Que desde los sindicatos, las federaciones y los distritos del MAS se convoquen a las bases y a todo el pueblo explotado a reuniones y ampliados abiertos, para participar de este camino democrático;
  • Que se elijan democráticamente en cada uno de estos Comités y Asambleas los delegados para la Cumbre Social.

La nueva Agenda debe superar la fase de la parcial redistribución de la riqueza y basarse en cambio en la definitiva apropiación de la riqueza por parte de trabajadores, campesinos, indígenas y pueblo pobre y en beneficio de las mayorías. Solo cuando trabajadores, campesinos, indígenas y el pueblo pobre seremos quienes administren directamente y sin mediaciones de la democracia representativa nuestros recursos y nuestro futuro, se acabará con la explotación, la corrupción y las pugnas por el poder que tergiversan al proceso.