Pagina principal Internacional América del Norte Los marxistas estadounidenses se preparan para la lucha contra Trump

Los marxistas estadounidenses se preparan para la lucha contra Trump

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Cerca de setenta compañeros y contactos convergieron en el Centro Nacional de la sección estadounidense de la Corriente Marxista Internacional en Brooklyn, Nueva York, para asistir a la Escuela Marxista Regional del Noreste de 2016. Se celebró apenas unos días después de la sorprendente victoria electoral de Donald Trump sobre Hillary Clinton; asistieron camaradas de Nueva York, Nueva Jersey, Boston, Filadelfia, Pittsburgh, Louisville, KY, y camaradas canadienses de Toronto, Montreal, y un par de camaradas de Londres. Resultó ser un fin de semana de apasionada discusión política. Además, más de 3.700 personas repartidas por todo el mundo pudieron escuchar en directo las cuatro sesiones a través de Facebook. https://www.facebook.com/pg/imtusa/videos/

NE School 2016 Socialist Appeal USA

El camarada Steve Iverson, de Boston, introdujo una discusión en la sesión del sábado por la tarde sobre "El papel de los individuos en la historia". Ésta es sin duda una de las cuestiones teóricas más complejas a las que se enfrentan los marxistas. El tema ha adquirido un significado añadido en Estados Unidos este año, ya que dos individuos inmensamente poco probables, Bernie Sanders y Donald Trump, ejercieron una influencia decisiva en las elecciones presidenciales de 2016.

Basándose en las ideas teóricas de Marx, Plejánov y Trotsky, Steve explicó cómo "el materialismo histórico nos da las herramientas para analizar" la forma en que los individuos pueden ser impulsados ​​por las fuerzas contradictorias que se desatan en el curso de la lucha de clases.

Contrariamente a las aseveraciones comunes de los críticos burgueses del marxismo, no vemos la historia como el mero despliegue de las fuerzas materiales impersonales. Los marxistas han comprendido desde hace mucho tiempo que pueden surgir personalidades particulares, a veces inverosímiles, como expresiones accidentales de la necesidad histórica. Si las revueltas de la Revolución Francesa y  de la Revolución rusa elevaron a dos abogados de provincias -Robespierre y Lenin- a posiciones de importancia histórica decisiva, del mismo modo también la problemática gestión del capitalismo estadounidense ha erigido al estafador y playboy Donald Trump en presidente electo. 

Las contribuciones de la mano de los asistentes profundizaron aún más la discusión, repleta de ejemplos históricos y análisis que abarcaron desde la importancia de Lenin y Trotsky en la Revolución de Octubre hasta el papel que jugó el líder laborista del ala de derechas, John L. Lewis, en obstaculizar el surgimiento de un partido laborista de masas en Estados Unidos durante la década de 1940.

NE School 2016 3 Socialist Appeal USALa sesión del sábado continuó con la intervención del compañero John Peterson, editor de Socialist Appeal (CMI-EEUU), sobre cómo combatir la presidencia de Trump. Originalmente, se había preparado una introducción sobre la Revolución Mexicana, pero el peso de los acontecimientos hizo reconsiderar el tema de debate. Esta sesión resultó ser la más ardiente de todas, y no sorprende que fuera también la más vista en Internet con más de 1.700 seguidores. Una compañera de Suiza que estaba viendo el debate en línea comentó que la energía en la sala era tan contagiosa que quiso aplaudir al concluir la discusión. Así comenzó John Peterson su introducción:

“Bueno, compañeros, bienvenidos a los Estados Unidos de Trump. Después de la sesión de la escuela marxista del verano pasado donde tratamos la Escuela de los Demócratas bajo Clinton, nos adentramos directamente en un curso de posgrado sobre caos, inestabilidad, y en un momento muy interesante… A esto nos referimos cuando decimos que hemos entrado en una era de guerra, crisis, revolución y contrarrevolución. Estos son los cambios agudos y repentinos de los que siempre estamos hablando".

John continuó proporcionando un análisis incisivo sobre las fuerzas de clase que han llevado a Trump al poder. Después de la decepción de los años de Obama, lo que queda de la pequeña burguesía enfurecida se ha unido con elementos de la clase obrera en el devastado cinturón de acero del norte y medio oeste del país, uniéndose a Donald Trump con la esperanza de que pueda sacarlos de la crisis capitalista y "hacer América grande otra vez".

Not my president Socialist Appeal USA Pronto saldrán decepcionados al enterarse de que Trump no posee una fórmula mágica para revitalizar el capitalismo estadounidense. Todo lo que puede ofrecer es, en cambio, un séquito de reaccionarios desacreditados que intentarán mantener el statu quo de la disminución de los niveles de vida de la mayoría junto a las ganancias récord de la minoría rica. John puso el énfasis en que la única salida a la crisis es la revolución socialista dirigida por cuadros formados en el marxismo y las formas de organización bolchevique. En ausencia de tal liderazgo revolucionario, figuras como Trump seguirán surgiendo bajo la enorme presión de la crisis capitalista.

Las intervenciones de los compañeros en la sala ampliaron este análisis y subrayaron la necesidad de los marxistas de intervenir en las masivas protestas callejeras que han estallado en los días posteriores a la elección de Trump. Los compañeros de todo el noreste informaron sobre los éxitos y desafíos a los que se han enfrentado y sobre las numerosas reuniones públicas que han organizado para las próximas semanas para discutir sobre Trump y cómo luchar contra él. Los camaradas expresaron su confianza en la clase obrera y en nuestra capacidad para intervenir en las luchas de clase venideras para construir las fuerzas del marxismo en Estados Unidos.

El sábado por la noche se celebró la tradicional fiesta para ayudar a la sección estadounidense a financiar el Fondo de Lucha de la CMI, recaudando cientos de dólares, así como fortalecer los lazos de solidaridad y entusiasmo revolucionario entre compañeros de toda la región.

La sesión de la mañana del domingo comenzó con la intervención del camarada Joel Bergman, editor del periódico canadiense La Riposte Socialiste, sobre "1905: Ensayo para la Revolución Rusa". Hizo hincapié en que la Revolución de Octubre –cuyo centenario prevé celebrar la CMI el próximo año- no puede comprenderse sin antes abordar los acontecimientos de 1905. Explicó cómo un movimiento de protesta y petición dirigido por un sacerdote y espía de la policía, el padre Gapon, se transformó rápidamente en una tormenta de fuego revolucionaria. Cómo se formaron los primeros soviets y cómo Trotsky emergió como el líder de masas más dinámico. Destacó el papel de los bolcheviques en el levantamiento, así como los fracasos de los comisarios bolcheviques, que no habían absorbido el método marxista, que presagiaba acontecimientos no sólo en 1917, sino también durante el surgimiento del estalinismo.

De nuevo, desde la sala, los compañeros animaron aún más la discusión con contribuciones detalladas sobre las tres teorías de la revolución en la Rusia de la época: la teoría menchevique de las dos etapas, la teoría leninista de la dictadura revolucionaria-democrática del proletariado y el campesinado y la teoría de Trotsky de la revolución permanente. Se abordó cómo Trotsky desarrolló su teoría después de 1905 y cómo Lenin llegó a esta teoría cuando los acontecimientos históricos lo demostraron en 1917. Los camaradas también hablaron apasionadamente sobre cómo debemos siempre estar en guardia contra el azote de la rutina y el pensamiento mecánico, lo cual llevó a los comisarios bolcheviques a cometer errores fatales.

La sesión final de la tarde del domingo titulada, "Gran Bretaña al límite: Brexit, Corbyn, la clase trabajadora y las perspectivas para la revolución" fue dirigida por el compañero Josh Holroyd, de la sección británica de la CMI. A medida que el sol poniente bañaba a los participantes en un resplandor rojo a través de las cortinas, el camarada Josh dió un informe detallado sobre la intensificación de la crisis política en el Reino Unido. Detalló las fisuras que han surgido en el gobernante Partido Conservador sobre la cuestión de la UE y analizó la dinámica surgida tras el fallido "golpe de estado" contra Jeremey Corbyn en el Partido Laborista. Explicó cómo Gran Bretaña, vista estereotipadamente como una tierra de cautela y tranquilidad, se está convirtiendo rápidamente en el centro de las batallas de clase más intensas de Europa. Explicó las perspectivas de la CMI con respecto al Brexit, Corbyn y el movimiento Pro-Corbyn.

El camarada Antonio Balmer, integrante del Centro Nacional de la CMI en EEUU, puso fin a la escuela con una intervención, en la que enfatizó un sentimiento que se había expresado anteriormente en el transcurso de ésta: "no hay mejor momento para ser marxista. Lo que estamos viviendo ahora es el desarrollo de la historia. Este fin de semana ha sido una reunión de orientación para nuestras fuerzas para absorber realmente cómo vamos a responder a este punto de inflexión".

Terminó sus observaciones con un electrizante llamamiento a todos los participantes para que tomaran lo que habían aprendido durante el fin de semana en las luchas por venir. "¡Vamos a regresar. Vamos a volver a las calles, a las trincheras, a los campus, a nuestras secciones y vamos a construir las fuerzas del marxismo revolucionario! "Todo el mundo se puso de pie y la escuela terminó con enérgicas interpretaciones de La Internacional y Bandiera Rossa

¡Únete a la CMI y venzamos a Trump y su sistema!

www.socialistappeal.org (CMI-EEUU)