Mundo árabe y oriente medio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El número de bajas a manos de las milicias de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) en Sudán, después de la represión de la protesta la semana pasada, alcanza a 113. Pero si los gerifaltes que ordenaron esta carnicería pensaban que sofocarían la revuelta del pueblo sudanés, claramente calcularon mal.

La contrarrevolución ha estado maniobrando para intentar crear una situación de aparente ruptura en el orden social, utilizando bandas criminales que pretenden pasar como revolucionarias. Esta es una manera de provocar conflictos abiertos en los que las RSF podrían intervenir y afirmar que están restaurando la ley y el orden. Pero estas maniobras también han fracasado, ya que la gente puede ver claramente lo que son. No se está tragando las provocaciones, sino que ha estado intensificando el movimiento.

En una declaración emitida el viernes, la SPA (Asociación Profesional de Sudán) alertó a la opinión pública sudanesa sobre estas tácticas sucias que utiliza el Comité Militar de Transición (TMC) en su intento desesperado de hacer que la huelga general y la desobediencia civil fracasen, y llamó a la desobediencia civil masiva y a una nueva huelga general.

Divisiones internas del régimen

Ante esta reacción de las masas, el régimen está revelando sus divisiones internas. Estas ya estaban presentes y eran las divisiones clásicas presentes en todas las revoluciones. Un ala de la clase dominante tiende hacia una mayor represión, ya que considera que otorgar concesiones simplemente fortalece el avance de la revolución. El otro ala destaca el hecho de que aumentar la represión cuando una revolución está en auge simplemente sirve para endurecer su voluntad de combate. El punto es que ambos tienen razón y ambos están equivocados al mismo tiempo. Hagan lo que hagan, la revolución va en ascenso.

Parece, sin embargo, que el ala dura puede haberse movido demasiado pronto. Su represión brutal incluso ha tenido efectos dentro de las filas de las Fuerzas Armadas de Sudán (SAF), sectores  de las cuales estaban disgustadas por las acciones que presenciaron y llevadas a cabo por las RSF. Muchos soldados de filas, pero también oficiales, decían que no se sentían representados por el régimen del TMC. Incluso hay informes que mencionan casos de miembros de las SAF que salieron a proteger a los manifestantes de los milicianos de las RSF.

Tales acontecimientos serán una advertencia para los hombres de la cúpula del TMC actualmente en el poder, que es a todos los efectos  el antiguo régimen menos el expresidente al-Bashir. No olvidemos que el TMC tiene a su disposición algunas fuerzas militares brutales. Las RSF bajo el mando del General Mohamed Dagalo ("Hemeti") se forjó a partir de las infames milicias Janjaweed que llevaron a cabo asesinatos de masas en Darfur. No hay límite a la brutalidad que estas fuerzas están dispuestas a desatar sobre el pueblo sudanés. Lo único que puede detenerlos es una movilización masiva que convenza a los soldados de filas a lo largo de la lucha. También está el Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISS) que lleva a cabo atrocidades similares a las RSF, y otros grupos de milicias reaccionarias vinculadas al antiguo Partido del Congreso Nacional.

Sin embargo, si el régimen empuja la situación demasiado lejos con el uso de estas fuerzas, podrían provocar una reacción de esas capas dentro de las filas del ejército que simpatizan con la revolución. Esto confirma lo que hemos dicho en un artículo anterior. Si la dirección de la revolución hubiera hecho un llamamiento para derribar al TMC de inmediato a través de una huelga general total, con llamamientos a las filas del ejército, estos habrían venido al lado de las masas y la revolución habría sido armada. Pero no se ha emitido tal llamamiento.

Por el contrario, hasta el día de hoy, a pesar de la brutalidad del régimen, ¡los líderes de la oposición continúan convocando protestas pacíficas! Por lo tanto, la solidaridad instintiva de los soldados de filas permanece como algo potencial, pero no se transforma en un apoyo activo a la revolución. Para que los soldados rompan filas y se vuelvan contra el Estado, necesitan estar seguros de que la revolución está dispuesta a llegar hasta el final. A menos que eso suceda, el régimen hará todo lo posible para mantenerlos en sus cuarteles, manteniendo así el balance de la fuerza física a favor de las RSF y otras fuerzas de seguridad contrarrevolucionarias.

Huelga general preparada

El viernes pasado, después de las oraciones, personas que salían de diferentes mezquitas de todo el país organizaron grandes manifestaciones. En algunos casos, se boicotearon las mezquitas donde se pronunciaron discursos a favor del régimen. La gente pedía el derrocamiento de la junta gobernante y entre sus consignas estaba el llamamiento a otra huelga general.

Luego se preparó una huelga general para anteayer, domingo 9 de junio, que ahora está en curso. La Alianza para la Libertad y el Cambio (AFC) [también conocida como FFC, Fuerzas para la Libertad y el Cambio] de la cual la Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA) es un componente clave, junto con las organizaciones sindicales, hizo un llamamiento a que la gente abandone el trabajo, paralizando la capital, todas las ciudades principales y puertos del país, involucrando a millones de personas. El SPA ha publicado fotos que revelan que el aeropuerto internacional de Jartum ha quedado totalmente paralizado. Lo mismo ha ocurrido en el Banco Central, donde muchos de los empleados se han mantenido alejados del trabajo.

Los informes indican que los trabajadores bancarios, médicos, trabajadores de aeropuertos, pilotos, electricidad y otros sectores han sido las víctimas principales de los intentos de las fuerzas de seguridad de romper la huelga. Cientos de trabajadores y manifestantes han sido arrestados. La BBC ha publicado informes de fuerzas de seguridad que utilizan gas lacrimógeno y munición real para disolver las manifestaciones y dispersar a los manifestantes que establecen barricadas en Jartum. A pesar de esto, la huelga parece estar aguantando. El TMC, por otro lado, espera que la huelga general no dure mucho. Que se cumplan sus esperanzas, lo veremos en los próximos días.

Por ahora, los informes de todo el país indican que el movimiento está en auge nuevamente. En Ed Damazin, en el Estado del Nilo Azul, los comités de resistencia locales están bloqueando carreteras a pesar de que las milicias intentan detenerlos. En El Gadaref, se han llevado a cabo preparaciones similares. La AFC en El Obeid, en Kordofán del Norte, ha celebrado mítines masivos, con una gran respuesta de los comités de resistencia locales y una amplia participación en la huelga. El aeropuerto de Port Sudán también está en huelga, al igual que los trabajadores portuarios. El sindicato de trabajadores ferroviarios de Atbara también organizó una huelga.

Intentos de mediación

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, sin duda expresando las preocupaciones de sus amos imperialistas, se apresuró a ir a Jartum el viernes en un intento por calmar la situación. Se reunió con dos líderes de la oposición, con el objetivo de lograr que reanuden las negociaciones con el TMC, algo más fácil de decir que de hacer en las condiciones actuales, cuando las masas están pidiendo la caída del régimen. El papel de Abiy es mediar entre la oposición y el régimen, pero le resulta difícil cuando los dos líderes de la oposición fueron arrestados rápidamente por el régimen después de haberse reunido con el primer ministro etíope.

Sin embargo, frente a una reacción masiva tan generalizada, algunos sectores del interior del propio régimen podrían estar pensando que tendrían que retirarse temporalmente y volver a la estrategia de jugar con el tiempo. Los llamados "observadores internacionales" (es decir, el imperialismo estadounidense y europeo), los regímenes egipcio y saudí y otros grupos interesados en la región también han estado presionando al TMC para que se retire y regrese a la mesa de negociaciones. China también tiene una participación en el país, siendo uno de los principales socios comerciales de Sudán, con una participación del 40 por ciento en la Compañía de Operaciones del Petróleo del Gran Nilo, por ejemplo, y también vendiendo armas pequeñas a Sudán, que se han utilizado en varios conflictos en el período reciente. El régimen chino, sin duda, estará interviniendo entre bastidores para estabilizar el país.

Resistencia de la revolución

Sin embargo, la revolución está demostrando ser mucho más resistente de lo que los hombres del antiguo régimen habían imaginado. Esto se debe a que no entienden lo que está impulsando la revolución. El desempleo oficial se sitúa en torno al 20 por ciento; más del 45 por ciento de la población vive por debajo del umbral de pobreza; la inflación se sitúa en más del 30 por ciento; la deuda pública es más del 120 por ciento del PIB; La deuda externa asciende a más de $60.000 millones de dólares; un tercio de los niños sudaneses se consideran de bajo peso. Hay escasez crónica de pan, gasolina, diesel y dinero en efectivo. El colapso de la moneda local en el período reciente, con la libra sudanesa escalando de 26 a casi 100 dólares estadounidenses en solo un año, eliminó a la clase media, por no hablar de los efectos devastadores en las masas pobres, tanto urbanas como rurales. Además de esto, debemos agregar años de corrupción, mala administración y sanciones a la economía impuesta por el imperialismo.

Todo esto eventualmente dejó al pueblo de Sudán sin nada, y por lo tanto, sin nada que perder, y salieron a las calles, exigiendo el fin del antiguo régimen. Este es un elemento que ninguna cantidad de maniobras por parte del TMC puede eliminar por arte de magia.

Así, aunque han respondido con una violencia brutal, no han acabado con la revolución. La brutal represión de la semana pasada pudo haber vaciado temporalmente las calles, pero ha demostrado ser una victoria pírrica.

Así que ¿hacia dónde nos dirigimos? La contrarrevolución puede tener que cambiar de táctica. Algunos de los hombres del antiguo régimen pueden ser removidos si desean restablecer un "diálogo" con la oposición. Podrían hacerlo culpando a los "elementos extremos" dentro de las RSF, que han hecho el trabajo sucio por ellos, y ceder a los militares un mayor papel en el proceso. Esto podría implicar echar toda la culpa al líder de las RSF, Hemeti.

Luego podrían adoptar el modelo egipcio, que era en primer lugar utilizar a la Hermandad Musulmana para interrumpir la revolución antes de que el poder pudiera volver a colocarse firmemente en manos de los militares. Existe tal organización en Sudán, el Partido Nacional Umma, que forma parte de la oposición, pero en realidad es el caballo de Troya del régimen dentro del movimiento de oposición. Es un tipo de oposición leal parecida a la Hermandad Musulmana, y que antes era semi-legal.

Aquí hay una declaración del líder del Partido Ummah que tuiteó ayer [9 de junio]:

“1) El intercambio continuo de escaladas entre la Alianza de la Oposición (Anuncio de Libertad y Cambio) + TMC dañará al país.

“2) Todavía hay una oportunidad para una salida pacífica; especialmente con la participación de Abiye Ahmed y la suspensión de Sudán de la Unión Africana.

“3) Existe una gran necesidad de que un organismo internacional reconocido investigue las circunstancias violentas y los delitos.

"4) No es correcto continuar con una desobediencia civil sin un marco de tiempo".

Estas personas siguen siendo parte de la oposición. El papel de tales organizaciones es pretender estar con la revolución, mientras que la paralizan constantemente. El problema es que la SPA, a pesar de su radicalismo, se niega a romper con ellos, aunque sabotean el movimiento en todas las etapas.

La verdad es que partidos como el Partido Ummah explotarán el hecho de que fueron una especie de semi-oposición al régimen en el pasado, en realidad tolerado por el régimen como la Hermandad Musulmana en Egipto, para intervenir si hay elecciones, en un intento de llenar el vacío. Que logren esto es otro asunto, pero ese es su objetivo. Incluso si no obtuvieran una mayoría absoluta, podrían emerger como una fuerza suficientemente grande como para contener cualquier elemento radical que pudiera surgir.

No olvidemos que Sudán es todavía un país muy subdesarrollado, con sólo el 34 por ciento de la población total viviendo en áreas urbanas, y el 66 por ciento restante en las áreas rurales. En tales condiciones, a menos que la revolución avance resueltamente, la iniciativa puede pasar a fuerzas más reaccionarias, que se visten con la ropa de la revolución para descarrilarla. Esto es lo que sucedió en Egipto.

La contrarrevolución aguarda su momento

Por lo tanto, la contrarrevolución podría verse obligada a esperar a su momento, apartar a un lado a algunos de los elementos más feos y más expuestos dentro de sus filas, y presentar sus personajes más "razonables". Esto sería una contrarrevolución con un “ropaje democrático”. Si se permitiera que esto ocurriera, el país terminaría con alguna forma de gobierno, coalición o de otro tipo, formado por fuerzas que preservarían la esencia del antiguo régimen, la propiedad privada de los medios de producción, de la tierra, etc., lo que no resolvería ninguno de los problemas acuciantes que las masas quieren resolver.

Si esto no funciona, entonces siempre pueden jugar la carta étnica. La población de 43 millones de habitantes son 70 por ciento de árabes sudaneses, y el 30 por ciento restante son grupos étnicos arabizados de beja, coptos, nubios y otros pueblos. También hay cerca de 600 tribus en Sudán que hablan más de 400 dialectos y lenguas. Y aunque el 97 por ciento de la población se adhiere al Islam, la gran mayoría de los cuales son sunitas, estos están divididos en diferentes formas de sufismo. También hay una pequeña minoría chiíta, principalmente en Jartum. Tales divisiones pueden ser explotadas, como lo fueron en Siria y Libia, para dividir al pueblo y empujar al país hacia la barbarie.

Esta no es la perspectiva inmediata, pero las advertencias están ahí. Si la revolución se descarrila, las RSF no tendrían escrúpulos para desatar la guerra civil más sangrienta si esto sirviera para mantener en el poder a la élite privilegiada de Sudán.

Para evitar tales posibles escenarios futuros, la revolución debe avanzar. La semana pasada recibió una seria advertencia de lo que podría pasar en el futuro. La contrarrevolución levantó su fea cabeza. Las masas, reconociendo lo que representa, han reaccionado con valentía. Pero el coraje por sí solo no es suficiente. Las masas quieren poner fin a la corrupción, a los privilegios, a la distribución injusta de la riqueza, a la pobreza y al desempleo. Nada de esto puede terminar si el capitalismo sobrevive en Sudán. El país seguirá bajo la dominación imperialista que seguirá absorbiendo su riqueza, como un vampiro.

La oposición debe, en primer lugar, romper con los falsos amigos que simplemente están esperando apuñalarla por la espalda cuando sea el momento adecuado. Luego, deben basarse en la huelga general, reunir a todos los comités de resistencia bajo un cuerpo con delegados electos de todos los lugares de trabajo y vecindarios, extender estos comités a las filas del ejército, convencer a los soldados, y luego deben declararse como el gobierno del país y tomar el poder. Al hacerlo, ofrecerían a las masas una forma concreta de salir del actual callejón sin salida. Es esto o la muerte lenta de la revolución. Los verdugos están esperando. Las masas sudanesas no deben dejar que tomen la delantera.