Mundo árabe y oriente medio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El 2 de octubre, Jamal Khashoggi entró en el consulado de Arabia Saudita en Estambul para completar algunos trámites para poder casarse con su prometida turca. Un oficial saudí sonriente lo recibió en la puerta. Nunca volvió a salir. Los funcionarios turcos insisten en que tienen pruebas del interior del consulado saudí que confirman que Khashoggi fue torturado y asesinado allí, su cuerpo descuartizado y eliminado en secreto.

Como es natural, la respuesta desde Riad fue de indignación y negación como un intento de ennegrecer su impecable reputación moral ante los ojos del mundo. Insistieron en que el caballero en cuestión dejó su consulado en perfecto estado de salud. Desafortunadamente, por razones que no se han explicado, las cámaras que adornan el exterior del consulado, dicen muy convenientemente, no han estado funcionando.

Este asunto turbio ha provocado una explosión de indignación internacional. Pero ¿por qué debería haber tanta preocupación por los saudíes que han secuestrado y asesinado a este individuo? Durante muchos años, han perfeccionado las suaves artes del secuestro y el asesinato, condimentadas con los más ingeniosos tipos de tortura y otros pequeños hábitos agradables.

The Economist comentó:

"Su desaparición [de Khashoggi] tuvo amplia cobertura debido a sus conexiones, pero no es inusual. El príncipe heredero detuvo a más de 100 miembros de la realeza y ministros en una redada anti-corrupción el año pasado. Decenas de activistas languidecen en la cárcel; algunos se enfrentan hasta a la pena de muerte. Sorprendentemente, los saudíes detuvieron a un primer ministro en funciones, Saad Hariri, del Líbano, durante dos semanas en noviembre. Incluso el secuestro del Sr. Khashoggi fuera de Turquía había tenido un precedente. En marzo, una activista por los derechos de las mujeres, Loujain al-Hathloul, fue detenida en Abu Dhabi y llevada a Arabia Saudita, donde permanece en la cárcel". (Economist, 7 de octubre)

A pesar de este impresionante currículum criminal, pocas personas en occidente, y ni un sólo gobierno, han mostrado la más mínima preocupación. Después de todo, como todos saben, los saudíes son nuestros amigos y benefactores. Nos suministran abundantes cantidades de petróleo de la mejor calidad. Son nuestros aliados que compran grandes cantidades de armas de nuestras compañías más respetadas, y utilizan estas armas con el fin de castigar a los elementos desobedientes en Estados indisciplinados como Yemen.

Como si todas estas cualidades admirables no fueran suficientes para poner a los gobernantes de Arabia Saudita por encima de toda sospecha, debemos agregar el hecho, ahora conocido por todos gracias a la cobertura más que generosa en nuestra prensa libre, de que el reino wahabí es ahora gobernado por un joven príncipe que está firmemente unido a la causa de la reforma liberal.

¿Quién no sabe que el príncipe heredero saudí de 33 años, Muhammad bin Salman (conocido familiarmente por sus muchos amigos como MBS) ha permitido gentilmente que las mujeres conduzcan por las calles de Riad en sus Mercedes sin ser encarceladas por la policía religiosa?

Con tan espléndidas bendiciones, el destino de un desafortunado individuo que ha desaparecido en Estambul no debería pesar mucho. Entonces, ¿por qué todo el escándalo? A esta pregunta, hay varias respuestas probables. En primer lugar, Jamal Khashoggi no era cualquiera. Aunque tenía un pasaporte saudí (un hecho que lo llevó a su muerte), el periodista había vivido durante un año en el exilio autoimpuesto en Estados Unidos. Específicamente, Khashoggi vivía en Virginia como residente legal en los EEUU

Escritor prominente, tenía una columna regular en el prestigioso Washington Post. En sus artículos, era muy crítico con el gobierno de Arabia Saudita y su política exterior. Recientemente, dirigió su ira contra el brutal ataque saudí contra Yemen, que, según una evaluación reciente de las Naciones Unidas, está a punto de causar una catástrofe humanitaria sin precedentes, esto es, la muerte por inanición de millones de hombres, mujeres y niños, y se dice que será la mayor hambruna en cien años.

Como es sabido, el príncipe heredero Mohammed bin Salman es notoriamente sensible, así que los informes de estas críticas inevitablemente lo habrán puesto furioso. Y como todo el mundo sabe de la historia y la tradición de Oriente Medio, los enfados reales invariablemente se pagan con sangre. La mimada y arrogante familia real saudí ha gobernado el lugar sin ninguna oposición seria durante tanto tiempo, que se considera completa y absolutamente por encima de cualquier ley. ¿Y por qué no? Ya que ellos mismos son la ley: jueces, jurados y verdugos.

Khashoggi no era de izquierda ni radical en sus puntos de vista. De hecho, en algún momento llegó a ser asesor de la familia real. Había tenido algunas simpatías por la Hermandad Musulmana. Defendió la reforma de la monarquía saudí, no su derrocamiento. Pero incluso eso era demasiado para que lo toleraran los hombres de Riad. Sintiendo que su vida estaba amenazada, huyó a los Estados Unidos. Pero en Arabia Saudita los recuerdos son largos, al igual que los tentáculos de sus escuadrones asesinos.

La principal ofensa de Khashoggi fue hablar en contra de las actividades criminales del régimen saudí, refiriéndose a sus acciones en Yemen. Este monstruoso acto de agresión fue una creación de Mohammad bin Salman. Ha sido acompañado con innumerables atrocidades, el bombardeo de objetivos civiles, el asesinato indiscriminado de hombres, mujeres y niños; la destrucción de puertos, transportes y grúas para evitar la entrega de alimentos y medicamentos; la focalización deliberada de los objetivos militares en escuelas y hospitales, y muchos más crímenes que sólo pueden describirse como una guerra genocida.

También puede haber sido el caso de que supiera demasiado. The Mail Online, el martes 16 de octubre, citó a un amigo del periodista que dijo que Jamal Khashoggi fue asesinado porque estaba muy bien informado de los secretos internos y de camarillas de la monarquía saudí. El científico político, Asiem El Difraoui, dijo que el periodista pudo haber tenido conocimiento interno sobre la corrupción, la política interna y los vínculos con el extremismo islamista de la familia real.

Esto fue más que suficiente para firmar su sentencia de muerte. Todo lo que faltaba era un momento y un lugar adecuado. Y dado que el asesinato de un conocido periodista empleado por un prestigioso diario en territorio estadounidense obviamente implicaría ciertos riesgos, a pesar de la presencia de un buen amigo del régimen saudí en la Casa Blanca, los sicarios de Riad se vieron obligados a esperar la oportunidad más adecuada.

Esa oportunidad se presentó el 2 de octubre. Y como sabemos, las oportunidades sólo aparecen una vez. La decisión de su víctima de viajar a un país de Oriente Medio  puso inmediatamente a los asesinos saudíes en pie de acción. La decisión de Khashoggi de ingresar al consulado de Arabia Saudita en Estambul les dio luz verde.

No olvidemos que el derecho internacional considera que las embajadas y consulados son parte integrante del territorio nacional del Estado en cuestión. En otras palabras, una vez que entró por la puerta principal del consulado en Estambul, Khashoggi entró en territorio saudí.

El asesinato propiamente dicho fue como algo salido de una mala película de gángsters. La mañana en que Khashoggi fue asesinado, un equipo de sicarios saudíes voló de Riad a Estambul, donde se registraron en dos hoteles internacionales a poca distancia en automóvil del consulado. Los turcos dicen que los investigadores tienen pruebas de que el equipo saudí (formado por 15 personas) torturó y mató a Khashoggi en la embajada dos horas después de su llegada.

Luego, utilizando los servicios de un forense saudí, convenientemente trasladado para tal propósito, armado con una sierra para huesos, habría descuartizado su cuerpo para facilitar el transporte.

"No escuchen al mal... no hablen del mal..."

Sin embargo, el presidente de los Estados Unidos de América proporcionó a los periodistas expectantes un análisis más penetrante de la situación: "parece que [Khashoggi] entró y no parece que haya salido. Y parece que no está cerca". Habiendo asombrado a su audiencia con sus extraordinarios niveles de percepción, el Sr. Trump finalmente prometió "llegar al fondo".

De hecho, sabemos perfectamente que Trump había sido informado con antelación de los hechos del caso. Los Estados Unidos tenían su propia evidencia de que la realeza saudí estaba detrás del asesinato. El Washington Post informó que la inteligencia de los Estados Unidos había interceptado comunicaciones entre funcionarios saudíes que discutían un plan para atraer a Khashoggi a Arabia Saudita, donde aparentemente planeaban capturarlo. No queda claro si los saudíes planearon matar a Khashoggi o simplemente arrestarlo, pero los sucesos posteriores respondieron a esta pregunta muy claramente.

Líderes políticos y periodistas de todo el mundo han denunciado a los saudíes por el asesinato. Incluso provocó la condena bipartidista de los miembros del Congreso. Un aliado cercano del presidente Donald Trump, el senador republicano Lindsey Graham, exigió que el Congreso tomara medidas decisivas contra Arabia Saudita incluso, pidiendo la destitución del príncipe heredero Mohammed bin Salman.

El senador dijo que había sido un gran partidario de Arabia Saudita, pero prometió no regresar al país mientras el príncipe estuviera en el poder. "Este tipo es una bola de demolición. Asesinaron a este tipo en un consulado en Turquía", dijo a "Fox and Friends", uno de los programas de noticias favoritos de Trump.

Los Demócratas, que olían la sangre, naturalmente fueron aún más lejos. El senador Chris Murphy, Demócrata de Connecticut, dijo: "Si esto es cierto, que los saudíes atrajeron a un residente de los Estados Unidos a su consulado y lo asesinaron, debería representar una ruptura fundamental en nuestra relación con Arabia Saudita".

Es interesante constatar que los Demócratas, mientras estaban en el poder, no parecían importarles lo que Arabia Saudita dijera, pensara o hiciera. Estaban tan enganchados a un suministro continuo de petróleo saudí como sus colegas Republicanos.

El gobierno saudí, por supuesto, niega los cargos. Un funcionario escribió: "La desaparición de Jamal es motivo de grave preocupación para nosotros, y rechazamos categóricamente cualquier alegato de participación en su desaparición". Por su parte, el presidente Trump asumió una postura de no compromiso.

En una conferencia en la Casa Blanca el lunes, se refería así al caso:

"Espero que eso se arregle por sí mismo. En este momento, nadie sabe nada al respecto".

Una extraña respuesta, ya que la mitad del mundo ya sabía mucho sobre eso en ese momento, y se supone que el servicio de inteligencia más rico y poderoso de la Tierra sabría mucho más que nadie. Pero, como sabemos, las relaciones entre el Sr. Trump y sus servicios de inteligencia no son las mejores en este momento, por lo que posiblemente nunca los consultó.

Es cierto que todos los principales medios de comunicación de Estados Unidos habían informado sobre el escándalo en gran detalle. Siempre creímos que el Sr. Trump de hacer algo, miraría la televisión regularmente. Pero parece que estábamos equivocados. Cuando se enfrenta a un escenario muy incómodo, su lema parece ser: "no oigan el mal, no hablen del mal, no vean el mal".

"El dinero no huele"

El historiador romano Suetonio nos informa que cuando el hijo de Vespasiano, Tito, se quejó de la repugnante naturaleza de recaudar impuestos de los urinarios públicos, su padre levantó una moneda de oro y le preguntó si se sentía ofendido por su olor. Cuando Tito dijo, "No", Vespasiano respondió: "Sin embargo, proviene de la orina" (Atqui ex lotio est). De esta divertida historia surge el dicho: “el dinero no huele”.

Para los capitalistas, no importa si los beneficios se obtienen del trabajo de organizaciones benéficas religiosas, prostitución, drogas, robo, esclavitud o guerras. Lo principal es que hay que sacar provecho. Este delicioso precepto está grabado en el alma de Donald J. Trump. Es, junto con un insaciable apetito por el avance personal, la fuente principal de su vida, el núcleo de su propio ser. Esto está muy claro en su actitud hacia el asunto Khashoggi.

La atención se centra ahora en los tratos corruptos de Donald Trump y su yerno con los mafiosos de Riad. Normalmente, el asesinato de un periodista y un residente de los Estados Unidos provocaría una reacción aguda en la Casa Blanca, seguida de algún tipo de acción punitiva. Pero Trump, junto con su yerno, Jared Kushner, está profundamente involucrado con los saudíes. Su administración, y específicamente Jared Kushner, ha cultivado una relación cercana con Muhammad bin Salman.

Dada la conocida tendencia de Arabia Saudita a comprar los servicios de políticos y empresarios extranjeros, no está del todo descartada la posibilidad de que estas relaciones involucren algo más sustancial que los apretones de manos, los paseos en camello, el consumo de ojos de ovejas y los bailes de espadas de aspecto peligroso. 

Kushner fue frecuentemente invitado por el príncipe a cenas y recepciones. Respaldó al príncipe heredero en su bloqueo de Catar y su brutal guerra en Yemen. Incluso se rumorea que incluso dio a M.B.S. los nombres de miembros de la realeza saudí desleales que más tarde fueron arrestados y encarcelados (aunque él lo niega). Y al parecer, fue Kushner quien convenció a su suegro de que visitara Riad para su primer viaje al extranjero como presidente. Lo más importante de todo, los dos llegaron a un acuerdo para una venta de armas por valor de $ 110 mil millones.

El presidente Trump negó recientemente que alguna vez hubiera recibido dinero de los saudíes. Pero esto es manifiestamente falso. En marzo, la comitiva del príncipe incrementó los ingresos en el hotel Trump en Nueva York en un 13 por ciento. Pero las relaciones comerciales de Trump con los saudíes se remontan más allá de eso. Durante la campaña electoral, en un discurso a sus partidarios, se jactó de que le gustaban los saudíes porque le proporcionaban mucho dinero.

Siendo ese el caso, la noticia de que Arabia Saudita había asesinado a un periodista disidente puso a Kushner y su suegro, para citar al Times, en una "posición extremadamente incómoda". Al principio, Kushner y la Casa Blanca optaron por permanecer en silencio. Pero a medida que las evidencias seguían acumulándose, estaba claro que tenían que fingir al menos algún nivel de preocupación.

Cómo no encontrar los hechos

El martes, el Sr. Kushner y John R. Bolton, el asesor de seguridad nacional, hablaron por teléfono con el Príncipe Mohammed sobre la desaparición del Sr. Khashoggi. El secretario de Estado, Mike Pompeo, también lo llamó. "En ambas llamadas, pidieron más detalles y que el gobierno saudí fuera transparente en el proceso de investigación", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

Mientras tanto, el suegro de Kushner sugirió el miércoles por la noche que pensaba que los saudíes probablemente mataron a Khashoggi: "No sería positivo", dijo a Fox News. "No me sentiría feliz en absoluto". Sin embargo, el presidente expresó su renuencia a castigar a Arabia Saudita cortando las ventas de armas, como lo propusieron algunos en Washington. "Creo que eso nos haría daño", dijo. "Tenemos empleos, tenemos muchas cosas sucediendo en este país".

Pero el jueves, Trump comenzó a distanciarse de todo el asunto. Le dijo a los periodistas:

"Nuevamente, esto ocurrió en Turquía, y hasta donde sabemos, Khashoggi no es un ciudadano estadounidense, ¿verdad? Él es un residente permanente, O.K... En cuanto a si debemos o no dejar de gastar 110 mil millones de dólares en este país... eso no sería aceptable para mí".

Es cierto que Khashoggi no era ciudadano estadounidense, pero definitivamente era un residente de los Estados Unidos y trabajó para una prestigiosa publicación estadounidense. Vale la pena señalar que el gobierno de los Estados Unidos tiene el deber de advertir a las personas como Khashoggi si tienen razones para creer que son objetivos potenciales. ¿Se le dio tal advertencia?

No lo sabemos. Si así hubiera sido, parece poco probable que el hombre hubiera seguido adelante con su plan de entrar en el consulado saudí. Aunque no se emitió una orden específica, tuvo una idea general del peligro que enfrentaba. "Cuando llegamos al consulado, entró de inmediato. Me dijo que avisara a las autoridades turcas si no recibía noticias suyas pronto", dijo su prometida, la Sra. Cengiz.

Trump está preparando un encubrimiento para los saudíes

"Me pareció que quizás éstos podrían haber sido delincuentes asesinos, quién sabe", dijo Trump, evidentemente sintiendo la presión. Más tarde, advirtió de un "castigo severo" si se demuestra que los saudíes son responsables. En una entrevista de 60 minutos, el líder estadounidense reiteró que las consecuencias de la participación de Arabia Saudita en la muerte de Khashoggi serían "graves".

Incluso dijo que "parece" que el periodista saudí estaba muerto. "Hay algo realmente terrible y repugnante en esto, si ése fuera el caso, tendremos que verlo", dijo Trump. "Vamos a llegar al fondo y habrá un severo castigo". También dijo: "En estos momentos lo niegan, y lo niegan con vehemencia. ¿Podrían ser ellos? Sí."

Pero dado que el señor Trump ha dicho que, "nos estaríamos castigando a nosotros mismos" al cancelar las ventas de armas a Arabia Saudita, que su administración promocionó en su primer viaje al extranjero, no está del todo claro en qué podría consistir este "castigo severo".

Trump es, literalmente, la única voz en la cima del gobierno de los Estados Unidos que protege a los saudíes. Pero incluso él entendió la necesidad de presentar algún tipo de argumento semi-convincente para justificar su posición. Con este objetivo en mente, envió al Secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, a la capital de Arabia Saudita, Riad, con la intención de obtener la verdad sobre el caso.

Image: The White House

Todo apunta al hecho de que Trump está preparando un encubrimiento para los asesinos. Fue el primero en poner en circulación la idea de que "delincuentes asesinos" no identificados podrían ser los culpables de la desaparición de Khashoggi.

Lo hizo inmediatamente después de una conversación telefónica con el rey saudí: un claro intento de enturbiar las aguas y crear una "narrativa alternativa" falsa para explicar el asesinato y abrir un discreto telón sobre el papel de la camarilla gobernante saudí. Pero esta idea no es creíble.

Cualquiera que haya visto fotos del consulado de Arabia Saudita en la televisión puede ver que está bien protegido, rodeado de altos muros, cubierto con alambre de púas por todos lados. ¿De qué manera estos "delincuentes asesinos" traspasaron estas enormes defensas, que nadie ha notado? ¿Y cómo podrían proceder a llevar a cabo su espeluznante tarea de torturar y asesinar a la víctima dentro del consulado, sin que nadie del personal lo supiera? Simplemente no tiene ningún sentido. Una "teoría" alternativa tenía que hacerse, y hacerse con urgencia.

Trump quería que Pompeo tuviera reuniones "cara a cara". Pero la CNN informó que sólo tuvo una breve discusión con el Rey Salman y –sorpresa, sorpresa– Estados Unidos no está más cerca de descubrir qué sucedió.

Pompeo tuvo una reunión más larga con el hijo del rey, Mohammed bin Salman, que es el gobernante de facto de Arabia Saudita. Durante esta conversación, el Sr. Pompeo mostró la cortesía y la consideración más exquisitas, como la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, se apresuró a señalar:

Pompeo "agradeció al rey por su compromiso de apoyar una investigación exhaustiva, transparente y oportuna" del caso Khashoggi y expresó su "preocupación" por el caso al ministro de Relaciones Exteriores. Pero a pesar de la cortesía bizantina, el Sr. Pompeo no obtuvo ninguna explicación de Arabia Saudita sobre lo que podría haberle ocurrido a Khashoggi.

Una investigación tardía

Hasta el lunes pasado, Riad no había permitido que los investigadores turcos registraran el consulado, oficialmente territorio saudí, con informes de que ambas partes no habían podido ponerse de acuerdo sobre las condiciones. Sin embargo, tras las repetidas demandas de Turquía, los saudíes finalmente aceptaron a regañadientes permitir el acceso de la policía turca al consulado. A última hora del lunes, entraron y registraron el edificio por primera vez desde la desaparición de Khashoggi. Pero eso fue después de un retraso de dos semanas.

Eso le dio a los saudíes una amplia oportunidad para destruir cualquier evidencia, y para limpiar cualquier rastro de sangre o cualquier otra cosa que pudiera probar que el consulado había sido escenario de una ejecución espeluznante. Su preocupación obsesiva por la limpieza y la higiene quedó demostrada por las imágenes de televisión de los equipos de personal de limpieza que ingresaban apresuradamente al local, armados con cubos y trapeadores.

Los investigadores, que llegaron en una caravana de seis autos, salieron de las instalaciones en las primeras horas del martes después de una búsqueda de ocho horas. Se llevaron muestras, incluido el suelo del jardín del consulado que se cargó en camionetas.

Para estar seguros, una delegación saudí había entrado en el consulado una hora antes de que llegara la policía turca y parecía que todavía estaba dentro mientras se realizaba la búsqueda. Después de todo, es una buena idea que los criminales vigilen de cerca las actividades de la policía que los está investigando, en caso de que encuentren algo incriminatorio.

Para cuando la policía turca pudo entrar en el edificio, las posibilidades de que encontraran pruebas sólidas del asesinato eran francamente remotas. No sólo se había limpiado el edificio, sino que informaron de que las paredes se habían pintado recientemente. A pesar de esto, los funcionarios turcos siguen firmemente convencidos de que Khashoggi fue asesinado por un escuadrón saudí dentro del consulado. Tienen buenas razones para estar convencidos, ya que tienen pruebas de tipo muy diferente.

La historia del reloj inteligente

El periódico turco, Sabah, un diario gubernamental, de propiedad privada, afirmó que el interrogatorio, la tortura y el asesinato de Khashoggi quedaron grabados en la memoria de su reloj Apple. Dos altos funcionarios turcos dijeron a Reuters que el Sr. Khashoggi llevaba puesto un reloj Apple negro cuando ingresó al consulado, y que estaba conectado a un teléfono móvil que dejó en el exterior.

Sabah, que citó "fuentes confiables de un departamento de inteligencia especial", dijo que se creía que el Sr. Khashoggi había activado la función de grabación en el teléfono antes de ingresar al consulado. Los oficiales de inteligencia de los Estados Unidos le dijeron a The Washington Post que se les había presentado un video y evidencia de audio del asesinato:

"La grabación de voz desde el interior de la embajada establece lo que le sucedió a Jamal después de que ingresara en el edificio", The Post dio una fuente para su afirmación. “Puedes escuchar su voz y las voces de hombres que hablan árabe. Puedes escuchar cómo fue interrogado, torturado y luego asesinado".

El periódico dijo que, después de su muerte, los agentes de inteligencia sauditas se dieron cuenta de que el reloj estaba grabando e inicialmente intentaron acceder adivinando el PIN del Sr. Khashoggi, luego usaron su dedo para desbloquearlo y eliminar algunos archivos, pero no todos. Las grabaciones se recuperaron posteriormente de su cuenta de iPhone e iCloud.

Esta versión encierra muchas preguntas. No está claro si los datos del reloj del Sr. Khashoggi podrían haber sido transmitidos a su teléfono en el exterior, o cómo los investigadores pudieron haber recuperado los datos sin obtener el reloj en sí. Sin embargo, este enigma tiene una solución muy simple.

Es mucho más probable que el servicio de inteligencia turco haya obtenido estas grabaciones mediante simples dispositivos de micrófonos ocultos en el consulado saudí. La historia sobre el supuesto reloj Apple no es más que una cubierta para evitar la vergüenza de admitir que los turcos habían estado espiando al consulado saudí.

Tales actividades son, por supuesto, completamente ilegales. Pero no hay ninguna duda de que tienen lugar todo el tiempo. Los servicios de inteligencia de diferentes países espían habitualmente a las embajadas de otros países, incluidos sus aliados. No hace mucho se reveló que la CIA estaba escuchando las conversaciones telefónicas de Angela Merkel, aunque Alemania es miembro de la OTAN y supuestamente un aliado de los Estados Unidos.

No hay razón para creer que los servicios de inteligencia turcos son menos diligentes que sus colegas estadounidenses en el delicado arte del espionaje, incluido el problema sistemático de los micrófonos ocultos de embajadas y consulados. Theodore Karasik, de Gulf State Analytics, una consultora de investigación y seguridad, le dijo al periódico Independent lo que todos saben:

"El principal objetivo de las agencias de espionaje cuando se construyen embajadas extranjeras es introducir tantos dispositivos como sean posibles sin ser detectados. Es una práctica común”.

Las intrigas de Erdogan

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha declarado repetidamente que las autoridades turcas tienen pruebas de que Khashoggi fue asesinado en el interior del consulado. Al menos en esta ocasión, está diciendo la verdad. Pero ha sido inusualmente silenciado al sacar las conclusiones necesarias de sus comentarios. Evidentemente, está jugando un juego político tortuoso, como siempre lo hace.

Erdogan ya estaba mal con Arabia Saudita, en parte por apoyar a Catar en su disputa con sus vecinos del Golfo. Por supuesto, el propio Erdogan no es conocido por su tierno trato a los periodistas. Los apologistas sauditas ya están utilizando este hecho para enturbiar las aguas y desacreditar cualquier investigación turca. Pero como dice el viejo refrán alemán, “no se disculpa una guarrería señalando otra”.

Erdogan ha estado jugando un delicado acto de equilibrio, enfrentando a Estados Unidos contra Rusia para fortalecer su propia posición. Al hacerlo, ha provocado una grave irritación en Washington, que se ha vengado al imponer sanciones que han golpeado duramente a una economía turca ya debilitada. En los últimos meses, la lira turca ha perdido el 40 por ciento de su valor y la inflación se ha disparado.

Dada esta situación, el presidente turco evidentemente no se sintió lo suficientemente fuerte como para acusar a Riad sin haber consolidado primero su posición con respecto a Washington. En palabras de Soner Cagaptay, del Instituto de Washington para la Política de Oriente Próximo:

"[Erdogan] sabe que Turquía está completamente aislada en Oriente Medio, y no puede rechazar a los saudíes sin el respaldo estadounidense". Entonces, si hay un momento para ganarse el favor de Trump, es ahora".

Para suavizar las relaciones con Washington, Erdogan ordenó la liberación del pastor evangelista estadounidense Andrew Brunson, cuyo encarcelamiento por espionaje y terrorismo estuvo en el centro de una crisis diplomática entre Turquía y Estados Unidos.

El anuncio de la liberación del pastor fue recibido por la oficina de Erdogan como prueba del poder judicial "independiente e imparcial" de Turquía. Sólo un incrédulo puede creer esto. Un día antes, los medios estadounidenses informaron que el gobierno turco había cerrado un acuerdo con Estados Unidos para que Brunson fuera liberado. Los tribunales de Turquía no reciben órdenes de nadie, a menos que esa persona se llame Recep Tayyip Erdogan.

Trump había convertido el escándalo sobre Brunson en un problema político interno, antes de las elecciones estadounidenses de mitad de mandato del próximo mes. La liberación de este último brindará un respiro a la asediada economía turca (la lira se ha fortalecido en los últimos días antes de la liberación de Brunson), aunque no resolverá sus problemas subyacentes. Sobre todo, le dará a Erdogan la oportunidad de arreglar las relaciones con Washington. "Ahora hay espacio para un reinicio", dice Cagaptay, "Erdogan y Trump pueden darse la mano nuevamente y discutir otras divergencias".

El fallo del tribunal allana el camino para que los dos aliados de la OTAN hagan un trato en otros asuntos espinosos, incluida la compra por parte de Turquía de un sistema de defensa antimisiles de Rusia, el apoyo de Estados Unidos a los insurgentes kurdos en Siria (a quienes Turquía considera terroristas) y las renovadas sanciones estadounidenses contra Irán.

Las alianzas políticas en Oriente Medio son tan poco confiables, traicioneras y constantemente cambiantes como las arenas del desierto.

Los sauditas admiten... nada

Los medios estadounidenses informaron el lunes de que el reino saudí estaba "considerando una admisión" de que Khashoggi había sido asesinado en el consulado en Estambul, pero explicó que había muerto después de un interrogatorio que salió mal durante un secuestro previsto. Otra fuente dijo que el informe probablemente concluiría que la operación se llevó a cabo "sin autorización" y que los implicados serían señalados como los responsables.

Lo primero a tener en cuenta es que esta "explicación", que en realidad no explica nada, está en total contradicción con todo lo que Riad ha declarado enfáticamente hasta ahora. Negaron rotundamente que hubiera ocurrido algo dentro del consulado de Estambul, insistieron en que Khashoggi había dejado el edificio ileso, y que nadie en el Estado saudí sabía nada al respecto.

La conclusión es bastante clara. O los saudíes estaban mintiendo antes, o están mintiendo ahora. En realidad, ambas afirmaciones son ciertas. En primer lugar, nada sucede en Arabia Saudita sin el pleno conocimiento y consentimiento del Príncipe heredero Mohammad bin Salman. Y una acción sobre un personaje tan serio como Khashoggi nunca se habría llevado a cabo a menos que fuera bajo las órdenes personales de aquél, o al menos con su permiso explícito.

La segunda observación es que, si aceptamos el argumento de que este brutal asesinato fue llevado a cabo, presumiblemente por miembros de la inteligencia saudí, "sin autorización", se deduce que los mismos tipos de actividades con frecuencia son realizadas por las mismas personas “con autorización”. Y ese es, de hecho, el caso. Lo que le sucedió a Khashoggi no fue de ninguna manera una excepción. Por el contrario, es el tipo de actividades que los saudíes han estado realizando durante años, tanto dentro del reino como más allá de sus fronteras.

Los imperialistas apoyan a los yihadistas

El hecho es que la CIA, el MI5 y otros servicios de inteligencia occidentales estuvieron al tanto de estas actividades hace décadas. No sólo no se opusieron a ellas, sino que las alentaron activamente. Ese fue particularmente el caso en Afganistán, donde Arabia Saudita, con un apoyo total y respaldo de los Estados Unidos y Gran Bretaña, armó, organizó y financió a los llamados muyahidín, los futuros terroristas de Al Qaeda y los talibanes, en su guerra contra los soviéticos –cuando gobernaban en Kabul.

Mientras los yihadistas mataran y torturaran a los rusos, sus acciones eran aplaudidas en el Oeste. La CIA patrocinó realmente a Osama bin Laden, el hijo de un millonario saudí, y a su banda de fanáticos islamistas, que más tarde se conoció como Al Qaeda. Pero un perro rabioso acabará atacando a su amo y lo morderá. Eso es exactamente lo que pasó.

Hoy se olvida convenientemente que, en los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas, de los 19 terroristas que secuestraron los aviones, 15 eran ciudadanos saudíes. No había un solo iraquí entre ellos, y de hecho, Saddam Hussein era un férreo enemigo de Al Qaeda, que no tenía base en Irak. Sin embargo, no fue Arabia Saudita la que fue invadida, sino Irak.

Un detalle que generalmente no se conoce sobre los acontecimientos posteriores a la indignación del 11 de septiembre fue el siguiente. Al día siguiente, por razones obvias, todos los vuelos sobre territorio estadounidense fueron prohibidos. Hubo, sin embargo, una excepción interesante a esta regla. No se aplicó a los ciudadanos saudíes que huyeron del país inmediatamente después del ataque terrorista. Entre los que se les permitió irse se encontraban los miembros de la familia bin Laden, que tenían relaciones cercanas, no sólo con la familia real saudí, sino también con la familia de George W. Bush.

Cuando un ex agente de la CIA, después de los acontecimientos  del 11/9, intentó investigar los asuntos del régimen saudí, tuvo una gran sorpresa. Cuando miró los archivos de la CIA sobre Arabia Saudita, no encontró absolutamente nada. ¡Los archivos estaban vacíos! Evidentemente, no se consideró conveniente que la inteligencia estadounidense profundizara demasiado en los asuntos del aliado más cercano y más confiable de Estados Unidos en Oriente Medio...

La relación incestuosa entre los gobiernos occidentales y el régimen saudí se ha mantenido durante años. Tiene una base muy sólida, o más bien una base líquida – petróleo. No se permite ninguna crítica de Arabia Saudita. La misma prensa "libre" que continua insistiendo en las malas acciones de Rusia, reales o imaginarias, mantiene un silencio discreto en relación con Arabia Saudita. Esa relación acogedora, sin embargo, ahora puede cambiar.

Indignación global

El asunto Khashoggi ha provocado indignación global y demandas para una investigación completa sobre su muerte. Los relatos impactantes del asesinato circulado por fuentes turcas pusieron a las potencias occidentales, particularmente a los Estados Unidos y Gran Bretaña, en una posición incómoda.

¿Deberían exigir una investigación internacional sobre el presunto arresto de Khashoggi y su posible asesinato? ¿Deberían imponerse sanciones a altos funcionarios saudíes, siguiendo las amenazas de Gran Bretaña, cuando tal movimiento podría poner en peligro los grandes acuerdos comerciales que involucran al reino?

Estas son preguntas delicadas para los políticos occidentales a quienes les gusta presentarse ante la opinión pública mundial como parangones de la virtud, defensores de los derechos humanos y defensores de las causas humanitarias. Pero, lamentablemente, en el mundo real, los valores morales deben sopesarse en la balanza frente a otras consideraciones importantes, principalmente la urgente necesidad de ganar dinero.

Los saudíes han advertido que "responderían con la mayor determinación" a cualquier amenaza de presión económica o política de Occidente. En un furioso editorial, Turki Aldakhil, gerente general del canal de noticias de propiedad saudí Al-Arabiya, advirtió a Estados Unidos que "acabaría con su propia economía" si intentaba imponer sanciones. Advirtió que tales acciones harían que los precios del petróleo subieran hasta 200 dólares por barril, conducirían Oriente Medio hacia Irán y llevarían a Riad a permitir una base militar rusa en la ciudad de Tabuk.

Pero a pesar de todo el farol y la fanfarronada de Riad, la presión internacional está aumentando. La opinión pública se ha despertado. El velo grueso que hasta ahora servía para ocultar la realidad repugnante de la camarilla dominante de Arabia Saudita finalmente se ha levantado. La presión desde abajo está creciendo, y ningún gobierno puede ignorarla. La enormidad del escándalo ha obligado a Francia, Alemania y el Reino Unido a solicitar una "investigación creíble", aunque precisamente la forma de lograrlo es tan clara como el barro.

Como siempre, las críticas a Arabia Saudita por parte de los líderes occidentales son descaradas y cobardes:

"Alentamos los esfuerzos conjuntos de Arabia Saudita y Turquía en ese sentido, y esperamos que el Gobierno de Arabia Saudita proporcione una respuesta completa y detallada".

Mientras que, en sus repetidas condenas a Rusia, Occidente está acostumbrado a denunciar y exigir, aquí el lenguaje utilizado es bastante diferente. Es el equivalente verbal de un sujeto encorvado que se arrodilla ante un monarca gobernante y le ruega humildemente que haga lo correcto.

‘No exigimos nada de los saudíes, sino que simplemente los alentamos a colaborar con los turcos para aclarar los hechos que inevitablemente llevarán a la conclusión de que su Familia Real es una banda de bandidos y asesinos’. Eso es el equivalente a alentar al acusado a colocarse una soga al cuello. Y ‘confiamos en que esto se llevará a cabo con la mayor urgencia’.

Hay un viejo dicho en inglés que dice: "las palabras finas no envuelven nabos". Las palabras sólo significan algo si conducen a una acción significativa. Pero, ¿qué acción están proponiendo Gran Bretaña y los Estados Unidos? Se informó que estos caballeros cristianos, famosos en todo el mundo por su dedicación a los principios morales y las causas humanitarias, estaban considerando un boicot a una importante conferencia internacional en Arabia Saudita a finales de este mes.

Entre los ansiosos por unirse a esta verbena en el desierto se encuentran el Secretario de Estado para el Comercio Internacional de Gran Bretaña, Liam Fox, el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin y la Sra. Christine Lagarde, la jefa del Fondo Monetario Internacional. El sábado pasado, ella le estaba asegurando a todo el mundo su firme determinación de hablar en el evento en Riad. Anunció que estaba "horrorizada" por los informes sobre el destino de Jamal Khashoggi. Pero se apresuró a agregar que su trabajo es "dirigir el negocio del FMI en todos los rincones del mundo y con muchos gobiernos".

Evidentemente, su horror por el asesinato no fue suficiente para superar su interés primordial en la búsqueda de ganancias. Sin embargo, cuando las llamas finalmente comenzaron a chamuscar su trasero, Mme. Lagarde se vio obligada a saltar. En una impresionante muestra de prontitud, anunció al mundo su firme determinación de quedarse en casa. El FMI no respondió, a última hora del martes, a una solicitud de comentarios adicionales sobre su cambio de planes.

A medida que el escándalo se propaga y fortalece, las cosas comienzan a parecer decididamente poco saludables para lo que se ha denominado el Davos del desierto. La conferencia de inversión está perdiendo más invitados de alto perfil a medida que se intensifica la crisis internacional por el escándalo de Khashoggi. BNP Paribas, el banco más grande de Francia por activos, dijo el miércoles que su presidente, Jean Lemierre, ya no asistirá. Los directores-gerente de JPMorgan Chase y Uber se retiraron la semana pasada.

Anteriormente, los directores-gerente de los principales bancos europeos HSBC, Credit Suisse y Standard Chartered se retiraron del evento, al igual que el jefe de la Bolsa de Valores de Londres. La mayoría de los socios de medios internacionales del evento, incluida la CNN, retiraron su apoyo la semana pasada. Otros sin duda les seguirán.

Sin embargo, asistirán muchas otras empresas, especialmente aquellas que dependen del dinero saudí, al igual que el Ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Liam Fox, y posiblemente el Secretario de Hacienda de los Estados Unidos, Steven Mnuchin. El presidente Trump dijo a los reporteros el lunes que "aún no hemos tomado una decisión sobre nuestra participación".

"¿Castigo severo?"

Trump ahora dice que todo depende de si el Príncipe Heredero y su padre conocían el asunto y lo aprobaron. Y dado que él tiene su solemne palabra de que no la tenían, la conclusión es muy clara. La familia real saudí será exonerada de toda culpa. Se encontrará un chivo expiatorio adecuado: algún oficial u otro de la inteligencia saudí será acusado públicamente, declarado culpable de algún delito relativamente menor, como desobedecer las órdenes. Luego será retirado de la mirada pública, recompensado con una pensión lujosa y desaparecerá de la vista.

¡Problema resuelto! Los asesinos sauditas pueden continuar con sus actividades nefastas sin más impedimento ni obstáculo. El presidente Trump y su yerno pueden seguir ganando mucho dinero con sus súper ricos contactos saudíes. Y, con suerte, el tono y el llanto se extinguirán y el público estadounidense perderá todo interés en el asunto. Al menos, eso es lo que Donald Trump espera.

Pero las cosas no serán tan simples. Por fin, el genio está fuera de la botella, y no será fácil meterlo dentro de nuevo. El fulgor total de la opinión pública se ha dirigido a los rincones oscuros y manchados de sangre de Arabia Saudita. Se ha arrojado luz sobre la relación corrupta que vincula a los gobiernos occidentales, hasta la Casa Blanca y su entorno, con los hilos de los degenerados y reaccionarios miembros de la realeza saudita.

Hasta ahora, a los mafiosos de Riad no les importaba lo que el mundo pensara de ellos. ¿Por qué deberían hacerlo si están protegidos por el Presidente de los Estados Unidos y otros líderes occidentales? Pero ahora las cosas han cambiado. Nadie duda seriamente de que Khashoggi fue brutalmente asesinado por los asesinos de Arabia Saudita.

La controversia ha asestado un duro golpe a la imagen del reino y ha demolido por completo la falsa campaña para presentar al Príncipe heredero Mohammad bin Salman como un "reformador". Pase lo que pase con la investigación del caso Khashoggi, nada volverá a ser lo mismo.