Asia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En lo que debería haber sido un domingo de Pascua pacífico y tranquilo, Sri Lanka fue golpeada por un terrible ataque terrorista. Iglesias y hoteles de toda la isla fueron atacados. Las explosiones fueron tan poderosas que los techos de las iglesias fueron arrancados y se pudo ver el humo a kilómetros de distancia. Las explosiones han matado a 321 personas en el último conteo, dejando hasta 500 heridos. Condenamos este repugnante y cobarde ataque en los términos más enérgicos posibles.

El país está ahora bloqueado bajo un toque de queda, y se han otorgado amplios poderes a los servicios militares. Todos los atentados fueron perpetrados por terroristas suicidas en las ciudades cingalesas de Colombo y Negombo y en una zona predominantemente tamil de Batticaloa.

Los informes indican que el grupo detrás de la brutal masacre es un grupo islamista local llamado National Thowheeth Jama'th. Este grupo es antibudista y en el pasado ha vandalizado estatuas y templos budistas. La última noticia es que el ISIS, a través de la agencia de noticias Amaq, ha reivindicado la responsabilidad; y el ministro de Defensa de Sri Lanka ha declarado que los ataques fueron una respuesta a los tiroteos en la mezquita de Christchurch, en Nueva Zelanda, en marzo.

 

Los funcionarios del estado sabían de los ataques de antemano

Ahora se ha confirmado que los funcionarios estatales y los servicios de policía habían recibido información sobre los planes de atacar los lugares de culto el domingo de Pascua. El Ministro de Salud de Sri Lanka informó de que el 9 de abril el jefe de inteligencia había escrito una carta y la había enviado a los servicios de policía, en la que figuraban los nombres de los miembros de la organización terrorista que planeaban esos atentados. Entre los grupos enumerados se encontraba precisamente el ahora sospechoso grupo islamista National Thowheeth Jama'th.

El primer ministro y el presidente se culpan mutuamente. Han estado atrapados en luchas políticas internas desde finales de 2018, cuando el presidente Sirisena intentó derrocar al primer ministro Ranil Wickremesinghe y traer de vuelta al líder nacionalista budista Mahinda Rajapaksa. Sirisena espera recuperar la mayoría en las próximas elecciones para romper su coalición con Wickremesinghe.

4b865da45be77f7f4f003196aa0830c8 w720 h605

Wickremesinghe afirma que su gabinete no había recibido ninguna información sobre un posible ataque. Esto, afirma, se debe a que "no fueron invitados a las reuniones del Consejo de Seguridad Nacional, que están dirigidas por el presidente [Maithripala Sirisena]" (The Guardian). Esto implica que tanto el presidente como la policía sabían del inminente ataque pero no hicieron nada. Mientras los políticos se culpan unos a otros, el hecho es que la negligencia criminal permitió que se produjeran estos horribles ataques.

No sólo está claro que el Estado está haciendo poco o nada para proteger a las minorías, sino que de hecho está jugando cínicamente con los sentimientos sectarios para sus propios fines. Rajapaksa Mahinda, que dirigió la campaña para aplastar brutalmente a los Tigres Tamiles (un grupo armado de la minoría Tamil), utilizó la retórica nacionalista budista para reunir a sus partidarios. Ha habido innumerables actos de violencia sectaria desde el final de la guerra civil en 2009, que muchos obreros y pobres esperaban que pusiera fin a los conflictos étnicos y religiosos en la isla.

 

Extremistas budistas

La retórica de Mahinda, en cambio, abrió espacio para los grupos nacionalistas budistas extremistas como Bodu Bala Sena, que han estado atacando a los musulmanes y cristianos de Sri Lanka desde 2012. [Ver: "¿Fascistas con túnicas de azafrán? El ascenso de los ultranacionalistas budistas de Sri Lanka"] Los grupos nacionalistas instigaron violentos disturbios y ataques contra las comunidades musulmanas tanto en 2014 como en 2018. En 2014, al menos cuatro personas murieron y 80 resultaron heridas en estos violentos ataques. Hogares, negocios, mezquitas, viveros y fábricas fueron quemados, desplazando hasta 10.000 personas (8.000 musulmanes y 2.000 cingaleses). Estos disturbios siguieron a una serie de manifestaciones de Bodu Bala Sena.

En 2018, se declaró el estado de emergencia después de que las turbas budistas atacaran e incendiaran mezquitas, negocios y casas musulmanas en represalia por un hombre budista que había sido atacado por una turba musulmana. Dos personas murieron a causa de estos ataques. Los informes indicaban que las fuerzas policiales observaban y no hacían nada mientras las casas y los negocios ardían. [Ver "Sri Lanka lucha para detener los días de disturbios budistas"].

Los cristianos también han sido atacados e intimidados por grupos nacionalistas y fundamentalistas. Según la Alianza Nacional Cristiana Evangélica de Sri Lanka, una organización que representa a más de 200 iglesias, este año se han registrado 26 incidentes de discriminación, amenazas y violencia. En 2018, hubo 86 informes, pero el Estado no ha hecho nada para investigar estos crímenes de odio. [Para un relato más detallado de tales ataques, véase "Ominoso aumento de los ataques contra los cristianos de Sri Lanka".

El antiguo método colonial de divide y vencerás sigue siendo utilizado hoy por el gobierno de Sri Lanka.

La retórica antimusulmana es fácil de usar y distrae a los trabajadores y a la juventud de la crisis real a la que se enfrentan los trabajadores y los pobres de la isla. En 2018, casi el 45 por ciento de los habitantes de Sri Lanka vivía con menos de 5 dólares al día. Las poblaciones tamiles de las provincias del norte y del este están sufriendo una situación especialmente grave.

 

Crisis económica

Alrededor del 85 por ciento de los pobres de Sri Lanka viven en distritos rurales. Estos distritos se enfrentan a períodos de sequía, lo que dificulta enormemente la agricultura, y muchos de ellos carecen de una escolarización adecuada y de hospitales. La economía de Sri Lanka, apoyada en el desarrollo chino, tuvo un crecimiento anual del 6,4 por ciento en el período 2003-2012, pero alcanzó su punto más bajo en 16 años en 2017, con un 3,1 por ciento. A esto se suma el aumento de la inflación (ahora en torno al 6 por ciento), las altas tasas de interés (más del 10 por ciento) y el aumento de la deuda, que en 2016 ya había alcanzado más de 60.000 millones de dólares, lo que obligó al país a solicitar el rescate del FMI y del Banco Mundial, lo que, por supuesto, vino acompañado de condiciones, como el aumento de los impuestos y del IVA, que descargaron los efectos de la crisis sobre los trabajadores y los pobres. Es en este contexto de creciente crisis social y económica que se puede ver cómo las divisiones étnicas del país están siendo utilizadas para crear conflictos entre los trabajadores y los pobres urbanos y rurales.

La división étnica/religiosa es aproximadamente la siguiente: Los budistas, principalmente cingaleses, constituyen alrededor del 70 por ciento de la población; los hindúes, principalmente tamiles, el 13 por ciento; los musulmanes, principalmente moros y malayos, el 10 por ciento; y los cristianos, tanto cingaleses como tamiles, alrededor del 7 por ciento.

299862207d1661112a97cd3506935a2f w720 h410

En el período 1983-2009, Sri Lanka vivió una guerra civil que implicó un conflicto entre los cingaleses (budistas) y los tamiles (hindúes), donde los Tigres Tamiles trataron de separar los territorios tamiles de Sri Lanka. Durante ese período, hubo 115 atentados suicidas, por lo que lo que sucedió en Pascua ha traído de vuelta los recuerdos de ese conflicto pasado, llevando a muchos a preocuparse de que los viejos conflictos pudieran estar volviendo.

En esta situación inestable, vemos a los políticos burgueses que intentan aumentar aún más las tensiones. Por ejemplo, en la India, Narendra Modi y su partido reaccionario y nacionalista de derecha, el Partido Bharatiya Janata (BJP), han intentado utilizar los ataques en Sri Lanka para conseguir apoyo en las elecciones en curso.

Mientras tanto, las principales potencias imperialistas han estado ocupadas derramando lágrimas de cocodrilo por las víctimas de estos ataques. El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, declaró en una conferencia de prensa que "el ataque de Sri Lanka es la lucha de los Estados Unidos" contra el fundamentalismo islámico y el ISIS. Theresa May, Macron y Netanyahu también se han unido a la causa. Esto es una hipocresía repugnante cuando fue precisamente el imperialismo norteamericano, junto con el imperialismo europeo, el que históricamente creó y apoyó el fundamentalismo islámico para combatir la influencia de la Unión Soviética en Afganistán. Los llamados terroristas "islámicos" tienen poco que ver con la religión y, de hecho, a menudo son utilizados como armas de fuego en las viles guerras y operaciones llevadas a cabo tanto por las grandes como por las pequeñas potencias imperialistas.

 

Las tácticas del divide y vencerás

El intento de mantener las divisiones entre la población mayoritariamente cingalesa y las poblaciones minoritarias de tamiles, musulmanes y cristianos en esta pequeña isla ha sido una necesidad histórica para la clase dominante de Sri Lanka desde que los colonos británicos concedieron la independencia en 1948. Utilizan la violencia sectaria y comunal y la retórica nacionalista para mantener a la clase obrera dividida en un intento de impedir que tome el camino de la lucha unida.

Es tarea de los marxistas dejar expuesta a la clase dominante cuando hipócritamente pretende luchar contra el "extremismo". Es la misma clase dominante que no se ha abstenido de desatar fundamentalistas budistas extremistas contra los hindúes cuando esto se ajustaba a su agenda.

Los trabajadores musulmanes comunes de Sri Lanka, al igual que sus hermanos y hermanas de clase budista y cristiana, están obviamente indignados por estos ataques. Si los grupos fundamentalistas islámicos se están organizando en Sri Lanka, entonces la clase obrera y los dirigentes sindicales deben movilizarse para eliminar a estos elementos marginales de la sociedad y dejar claro que no son bienvenidos.

925ee9fdbe6a7a418e613b4c414d0955 w716 h392

La clase obrera de Sri Lanka tiene una orgullosa tradición de lucha de clases que se remonta a la década de 1930. Tenía una fuerte tradición de izquierda, que lamentablemente se debilitó gravemente debido a la colaboración y el compromiso con la clase capitalista. Fue el fracaso de la izquierda a la hora de ofrecer un camino a seguir lo que preparó el terreno para la llegada de la reacción en forma de guerra civil y de todos los bárbaros conflictos interétnicos que la acompañaron.

La lucha para acabar con el terrorismo y reparar las cicatrices de la violencia sectaria sólo puede llevarse a cabo mediante la lucha unida de los trabajadores y jóvenes de Sri Lanka de todos los orígenes. Sólo ellos tienen un interés genuino en poner fin a esta violencia que tanto les cuesta.

Sólo a través de la lucha contra el capitalismo y el latifundismo en Sri Lanka, y en contra de los planes del Estado de Sri Lanka y de la clase dominante, es posible acabar de una vez por todas con el azote del terrorismo. Los recursos de la isla, hoy despilfarrados por los actuales gobernantes, en el marco de una economía nacionalizada y planificada democráticamente, podrían utilizarse para acabar con la pobreza y el sufrimiento de todos los grupos minoritarios de Sri Lanka, preparando así las condiciones para un desarrollo armonioso de la sociedad. La lucha contra el azote del terrorismo es, por tanto, la lucha contra el capitalismo.