El conflicto que ha estallado entre Armenia y Azerbaiyán es el sangriento legado del colapso de la Unión Soviética y la restauración del capitalismo. Esta es una guerra salvaje con repercusiones en todas las partes. Todas las potencias que intervienen en el conflicto dicen ser víctimas, pero las únicas víctimas reales son los trabajadores de ambos lados, que están pagando con su sangre los juegos cínicos y reaccionarios de sus líderes.

El camarada Amin llegó a su casa en Karachi en la madrugada del 1 de agosto, tras 18 días de reclusión, después de ser secuestrado el 14 de julio por los Rangers (una organización paramilitar del estado en Pakistán). Su liberación solo fue posible debido a nuestra campaña internacional y la solidaridad de los camaradas y simpatizantes de la CMI en todo el mundo. La familia de Amin y todos los camaradas en Pakistán están extremadamente agradecidos con todos los camaradas y amigos que participaron.

Rinat Ajmetchin, alcalde de Norilsk, una ciudad industrial de Rusia, ha sido acusado de negligencia tras un catastrófico derrame de combustible de una central eléctrica local. El derrame ha estado en curso desde el 29 de mayo, con más de 20.000 toneladas de diésel filtrándose en el suelo y por las vías fluviales circundantes. El 4 de junio, el Kremlin decretó el estado de emergencia en Norilsk.

El camarada Muhammad Amín, miembro activo de la Alianza de la Juventud Progresista (PYA) en Karachi, fue secuestrado de su domicilio en la Colonia Shah Faisal de Karachi por los Rangers (una fuerza paramilitar de Pakistán) el 14 de julio. Hasta el día de hoy nadie sabe su paradero, ni siquiera la policía ni el Tribunal Supremo de Pakistán.

El 21 de mayo, el Congreso Nacional del Pueblo de China aprobó una Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong, sin consultar al Consejo Legislativo de Hong Kong e imponiendo una serie de legislaciones antidemocráticas del gobierno central. Donald Trump aprovechó de inmediato este movimiento, desesperado por distraer la atención de su régimen en crisis.

Esta semana, el gobierno chino restringió drásticamente los derechos democráticos de los hongkoneses imponiendo al territorio una nueva "Ley de Seguridad Nacional". De una manera u otra, el régimen está desesperado por poner fin al principio de "Un país, dos sistemas" y obtener el mismo control sobre Hong Kong y su población que Beijing ejerce sobre el país en su conjunto.

La propagación del coronavirus en toda China está comenzando a tener serias repercusiones políticas para el régimen. La ira de las masas encontró un punto crítico cuando el médico que originalmente advirtió sobre la epidemia (y fue silenciado por el PCCh) falleció por el virus. La situación es una olla a presión, y Xi Jinping está tratando de mantener la tapa cerrada.