Norteamérica
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La policía disparó contra otro hombre negro desarmado, esta vez en Kenosha, Wisconsin. El video del tiroteo, ahora viral, comienza con Jacob Blake caminando alrededor de su auto para abrir la puerta del lado del conductor para entrar, seguido inmediatamente por dos policías.

Uno de los policías agarra la parte de atrás de la camisa de Blake, tirando de él para evitar que entre en su vehículo, y casi de inmediato comienza a disparar a corta distancia, disparando siete tiros en la espalda de Blake. En el video no se muestran los niños pequeños de Blake sentados en el asiento trasero. Blake fue ingresado en el hospital y su padre dice que ahora está paralizado de cintura para abajo.

Esa noche, estallaron protestas en Kenosha, una pequeña ciudad ubicada en el lago Michigan entre Chicago y Milwaukee, con una población de poco más de 100.000 personas. La ira se intensificó cuando se incendiaron vehículos, pequeñas empresas y edificios gubernamentales durante dos noches de protestas. En respuesta, la policía levantó barricadas y utilizó gases lacrimógenos y violencia contra los manifestantes.

Hasta hace poco, habría sido difícil imaginar tal explosión social en esta tranquila ciudad dormitorio. Pero las protestas masivas de Black Lives Matter de este verano han revelado la intensa ira que sienten millones de personas por la enorme desigualdad del mundo en el que vivimos.

La división rural-urbana en Estados Unidos, que alguna vez pareció insuperable, se está derrumbando a medida que la violencia del capitalismo y su Estado asoman su cabeza en todos los rincones del país. Las escenas de represión brutal, que antes eran ignoradas en gran medida por los medios, ahora se experimentan cada vez más directamente, o se graban en video para que todos las vean. Después de meses de una pandemia mal manejada, junto con una crisis económica paralizante, Washington permanece paralizado, y hay pocos sentimientos benevolentes hacia el gobierno de los Estados Unidos en ninguna parte del país.

A los manifestantes de Kenosha se les unieron en 48 horas manifestantes de Madison, Nueva York y Minneapolis, donde cinco manifestantes fueron arrestados. En Minneapolis, las pequeñas protestas que continúan desde la muerte de George Floyd se han prolongado durante semanas sin arrestos, violencia ni daños a la propiedad. La reaparición de la policía en estas protestas y la represión instantánea en Kenosha indican que quieren desesperadamente acabar con el movimiento antes de que despegue de nuevo.

En la tercera noche de protestas, los riesgos se intensificaron cuando un pequeño grupo de hombres armados que "custodiaban" una gasolinera disparó contra los manifestantes, después de que la multitud se había dispersado durante la noche, matando a dos personas e hiriendo a otra.

Estos vigilantes aislados no tienen nada que ver con los comités de defensa del vecindario y las patrullas que surgieron en Minneapolis después de las protestas de George Floyd. Esos comités surgieron orgánicamente para proteger las empresas de las que dependen los trabajadores en sus vecindarios, particularmente en los vecindarios pobres y negros. A pesar de que estas patrullas están armadas en muchos casos, el único tiroteo que ocurrió durante las protestas de Minneapolis ocurrió antes de que se establecieran estas patrullas. Por el contrario, los "guardias" de Kenosha eran individuos derechistas que querían ayudar a Trump a imponer "la ley y el orden" a través del pistolerismo del Salvaje Oeste.

En respuesta, el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, quiere duplicar el número de tropas de la Guardia Nacional en las calles. Sin embargo, si la experiencia pasada sirve de guía, se utilizarán fuerzas estatales adicionales para reprimir aún más a los manifestantes, no a la extrema derecha. Debemos recordar que el surgimiento de la ultraderecha no es solo un producto de Donald Trump, sino también de los Clinton, Obama y Biden. Trump es una consecuencia de la polarización política general y la decadencia del sistema capitalista.

No es un detalle sin importancia que este ataque tuvo lugar mucho después de que la multitud hubiera disminuido. Estos cobardes reaccionarios armados saben que no tendrían ninguna posibilidad, armados o no, contra una protesta en su apogeo.

Como en Minneapolis y en otros lugares, la cuestión de defender las protestas contra los cuerpos represivos oficiales y extraoficiales del Estado capitalista, a través de la acción colectiva de los trabajadores, está cobrando cada vez más importancia. El potencial para establecer comités de defensa vecinales para proteger y forjar la unidad de la clase trabajadora en Kenosha es enorme. Pero no podemos depender del movimiento para crear espontáneamente estas estructuras, como se hizo en Minneapolis. Incluso allí, su aparición no fue del todo espontánea.  Grupos pequeños, pero establecidos, como la NAACP y AIM, en los que los manifestantes confiaban, ya estaban en su lugar y tomaron la iniciativa de formar o ampliar los comités existentes. Por eso es tan importante contar con una dirección revolucionaria con un compromiso implacable con la independencia de clase, preparada de antemano.

Los policías que aplicaron la pistola Táser y luego dispararon a Jacob Blake, tienen 30 días para presentar un informe, mientras esperan a que se apague el incendio, todo desde la comodidad de sus casas tras haber sido suspendidos de sus funciones. Pero las brasas todavía están calientes por las protestas de este verano. La noche antes de que le dispararan a Blake, comenzaron las protestas por otro tiroteo policial en Lafayette, Louisiana, después de que los policías mataran a Trayford Pellerin en el exterior de un supermercado de barrio. Mientras tanto, las protestas en Louisville, Portland y Minneapolis continúan atrayendo a pequeñas multitudes.

Las autoridades apelan continuamente a la gente para que espere a que el proceso legal siga su curso. Esto significa depositar nuestra fe en el mismo aparato estatal que cometió el crimen. Derek Chauvin, el oficial que mató a George Floyd, tiene una fecha de audiencia fijada para el 8 de marzo de 2021; esperan que tenga tiempo suficiente para que la gente se olvide y se involucre en su rutina diaria. Pero cuando surgen nuevas víctimas del terror policial cada semana, no pueden simplemente presionar la alarma una y otra vez y esperar que la gente se vuelva a dormir. La apelación del sindicato de policías de "esperar hasta que tengamos todos los hechos" también se puede decir a una mujer embarazada que ha comenzado las labores de parto. La necesidad de cambiar la sociedad desde hace mucho tiempo, y el simple hecho de decir "espera", no pueden detener las convulsiones o el curso de la naturaleza.

Muchos Demócratas han tuiteado su condena por el tiroteo sobre Blake. Joe Biden ha pedido una investigación. Incluso antes de que dispararan a Blake, el alcalde Demócrata de Kenosha declaró que el racismo era una crisis de salud pública. Pero la gente de todo el país ha visto exactamente cómo el gobierno lidia con crisis de salud pública como el COVID-19, entre ambos partidos Republicano y Demócrata, con grandes declaraciones sin hacer nada sustancial.

La miríada de crisis que golpea a los trabajadores y a los pobres ha provocado explosiones sociales en una ciudad tras otra en los últimos meses. Ahora el pequeño Kenosha está en el epicentro, con coches y edificios en llamas y una granizada de gases lacrimógenos y balas de goma.

El presidente Trump reprendió al gobernador de Oregon por no llamar antes a la Guardia Nacional para reprimir el "Muro de las Mamás" de Portland [Madres que se interponen entre los policías y los manifestantes para tratar de impedir la represión policial, NdT]. Pero el gobernador Demócrata de Wisconsin no ha perdido tiempo en llamarlos para "mantener el orden". Ambos partidos acuerdan, en la práctica, mantener una fuerza armada bien financiada y disponible para ser utilizada contra la clase trabajadora en caso de un levantamiento.

Martin Luther King, Jr. dijo una vez que "los disturbios son el lenguaje de los no escuchados". Mientras los gritos de "¡No puedo respirar!" son ignorados por el capitalista Partido Demócrata, que ofrece sólo cambios cosméticos, explosiones masivas de ira son la nueva normalidad.

Pero mientras el movimiento permanezca sin dirección, carecerá de un eje claro. Sin una salida productiva para la ira que ha sido reprimida, la desorganización deja espacio para que individuos, las incontables camarillas y los provocadores introduzcan más confusión mediante la destrucción de la propiedad. Como marxistas, no defendemos el vandalismo sobre la propiedad privada  como lo hacen los capitalistas. Un coche o un banco en llamas no equivale en modo alguno a los horrores infligidos a miles de millones por el sistema de propiedad privada de los medios de producción. Pero tales métodos no pueden ofrecer una salida del impasse social que amenaza con arrastrar a toda la humanidad al abismo.

Los sindicatos de Wisconsin e Illinois deben tomar la iniciativa. Hay más de un millón de trabajadores sindicalizados solo en estos dos Estados. Los líderes sindicales deberían aprovechar su masiva militancia y sus recursos para coordinar la formación de los comités de autodefensa de los trabajadores locales, vinculados a nivel regional y luego nacional. Deben comenzar de inmediato los preparativos para huelgas generales estatales. Estas medidas por sí solas pueden proporcionar una respuesta adecuada al uso de la violencia por parte del Estado. Los trabajadores de Minnesota, Oregon y en otras partes del país escucharían con entusiasmo un llamamiento a la acción como este. Esto prepararía el terreno para una huelga general a nivel nacional que pondría en tela de juicio la totalidad del statu quo.

En cambio, la dirección sindical está tratando desesperadamente de canalizar la energía del movimiento llamando a votar por los Demócratas como Joe Biden, un "reformador" del bienestar social y del segregacionismo que se ha manifestado abiertamente en contra de la modesta demanda de desfinanciar a la policía, incluso parcialmente. Sin mencionar a su compañera de fórmula Kamala Harris, la ex "jefa de policía" de California. Los trabajadores de todo el país han salido a las calles por millones, impulsados por el sentimiento de que un ataque a uno es un ataque contra todos: ¡es hora de que los líderes sindicales estén a la altura!

Luchemos contra el racismo con la solidaridad de la clase trabajadora:

¡Hay que preparar una huelga general!

¡Romper con ambos partidos capitalistas racistas!

¡Por un partido socialista obrero de masas!

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí