Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El 28 de mayo, los estibadores que trabajaban en el puerto en el Golfo de Fos en Marsella se negaron a cargar el barco saudí, Bahri Tabük, que estaba destinado a llevar armas francesas a Arabia Saudita, cuyo régimen está librando una guerra bárbara en Yemen.


El secretario general de los portuarios de la CGT en Marsella Fos, Laurent Pastor, dijo: "nunca enviaremos armas destinadas a matar a civiles". Habló de la historia de la lucha antiimperialista de la CGT, como en 1950, cuando los estibadores de Marsella paralizaron el puerto para evitar el envío de armas estadounidenses a Indochina.

El Bahri Tabük estaba destinado a zarpar al puerto saudí de Jeddah, donde la monarquía islámica usaría estas armas francesas contra zonas civiles de Yemen.

Las acciones de los trabajadores del puerto de Marsella no son aisladas.El lunes 20 de mayo, el Bahri Tabuk llegó al puerto de Génova y fue bloqueado por los estibadores italianos. Esto recuerda a 1971, cuando los estibadores italianos impidieron que los barcos estadounidenses fueran a Vietnam.

Todo comenzó el 10 de mayo, cuando los estibadores de Le Havre dieron la alarma, cuando el barco saudí tuvo que atracar. Pero una movilización masiva evitó esto.

La guerra en Yemen ha matado a 10.000 personas, herido a más de 60.000 y desplazado a 3,4 millones, según un informe parcial de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las ONG dicen que el número de muertos es significativamente mayor; algunas lo estiman cinco veces más alto.

Desde el Acuerdo de Estocolmo del 13 de diciembre, se estima que ocho niños mueren o resultan heridos diariamente en Yemen. Dos tercios de las regiones del país se encuentran en estado de pre hambruna. Tal es la barbarie del imperialismo, a la que el gobierno francés contribuye vendiendo armas al régimen saudí.

Los estibadores de Le Havre, Génova y Marsella nos muestran cómo la lucha de clases y la solidaridad internacional podrían impedir las guerras imperialistas. También nos muestran, una vez más, el poder potencial de la clase trabajadora.