Un imponente movimiento de estudiantes de todos los niveles de la educación, jóvenes, profesores y trabajadores tiene a Chile en fibrilación desde hace meses. Comentaristas chilenos e internacionales consideran ésta como la movilización más amplia y participada en la historia chilena, seguramente en la historia de las últimas décadas.