Mexico
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La madrugada del 25 de mayo de 2014 el subcomandante Marcos hizo el anuncio de su desaparición como figura pública.  “Estas serán mis últimas palabras en público antes de dejar de existir”. Lo que muchos les parecía el anuncio de su retiro al final resultó el anuncio de una nueva fase de  actividad política.

Antes de hacer una análisis de la citada declaración tendríamos que hacer algunas precisiones importantes dado que es muy común, especialmente dado que en el entorno zapatista existe muy poca tolerancia a las críticas hacia el EZLN, que no se diga respecto al  extinto subcomandante Marcos.

En primer lugar, tenemos que decir que el EZLN es una organización campesina armada que defiende el desarrollo autónomo de múltiples comunidades indígenas en Chiapas y que es una referencia para miles de mexicanos y decenas de miles de jóvenes y trabajadores en diversas partes del mundo.

La lucha por la defensa de los derechos y la cultura indígenas es parte de la lucha de todos los explotados contra el capitalismo y estamos con ella, al mismo tiempo cualquier ataque contra bases de apoyo o miembros del propio EZLN debe ser tomada como una agresión contra todos.

En el campo de la lucha de clases es muy importante señalar que el principal obstáculo para la realización de un programa de reivindicaciones a favor del desarrollo de la autonomía  de los pueblos es el capitalismo, del cual el neoliberalismo es sólo su rostro actual, ello es importante porque el término “luchar contra el neoliberalismo” puede hacer creer que  es posible un capitalismo con rostro humano.

En suma, el EZLN y las comunidades indígenas y sus simpatizantes juegan en el campo de los explotados y como tal apoyamos su causa y la defendemos frente al Estado. Ello no implica que por esta causa tengamos que sostener o justificar sin reservas todo cuanto haga o diga el EZLN y sus voceros de turno; de hecho, desde el propio surgimiento del EZLN hemos tratado de colaborar en el esclarecimiento de las circunstancias en las que se desarrolla su lucha y hemos dado nuestros puntos de vista.

En este contexto nos avocamos a analizar el significado de la reciente declaración del 25 de mayo en La Realidad.

En primer lugar, Marcos hace un anuncio categórico; no obstante más adelante aclara que el levantamiento zapatista del 1 de enero de 1994 fue justo, que sólo de esta forma se podría hacer visible  hasta ese momento el invisible escenario indígena.  Esto sería correcto de no ser porque existe una primera declaración de la selva Lacandona en donde se afirma que el levantamiento era en pos de derribar al gobierno y lograr una serie de reivindicaciones básicas para todos los trabajadores mexicanos,  la democracia y la justifica figuraban como principales ejes; en suma, aun a pesar de lo que declara ahora Marcos el levantamiento  del 1° de enero del 94 no pretendía ser simplemente indígena.

No obstante hace muchos años, al menos desde la firma de los acuerdos de San Andrés, el EZLN se ha circunscrito al rubro indígena con el fin de dar una salida política a una guerra que se convirtió en un auténtico extermino luego de dos semanas de hostilidades abiertas.

Marcos anuncia que la elección que tomaron fue el construir su propio camino formar educadores, promotores de salud; es decir, en suma, realizar el programa zapatista dentro de sus propias comunidades.

Cuestiona a quienes creen que el abandonar la lucha por el cambio de gobierno; es decir, abandonar la primera declaración de la selva Lacandona, sea un fracaso, de hecho repite “nosotros no queríamos ir para allá”.

Mas adecuado hubiera sido afirmar que las circunstancias los obligaron a cambiar de posición; no obstante, como se sabe, la autocrítica no es el punto fuerte del Sub.

Afirma que están felices en la situación actual,  cualquier alusión a luchar por el poder y a organizarse para ello es un pecado capital según Marcos, el cual declara “el culto al individualismo encuentra en el culto al vanguardismo su extremos más fanático”. Luego entonces, dado que  Marcos no es  vanguardista no puede ser individualista y si no lo entiendes entonces eres de esa mayoría con coeficiente intelectual inferior al promedio con el que Marcos alude a los que no son zapatistas.

A continuación, Marcos señala el porqué de su desaparición; señala que en realidad la figura de Marcos fue una invención de los medios. Lo que se presentó el 1° de enero era simplemente un elemento más del EZLN, pero  fue la televisión, la radio y la prensa quienes lo envolvieron de un halo de misterio, crearon al personaje, una especie de figura legendaria y cuestionable a la cual combatir; no obstante, en el juego mediático el propio EZLN supo sacarle partido.

El EZLN alimentaba el morbo de los medios en la medida de que le era útil para la causa zapatista, no obstante los medios construían sus propios escenarios fantasiosos. A la larga, la figura dejó de ser útil:

“El personaje fue creado y ahora sus creadores, los zapatistas, lo destruimos”

Justificaciones hay muchas, tal vez la más importante es que el rumbo que siguen las comunidades sigue una vida propia y que él, al menos con la imagen de Marcos, una especie de militar, ya no tiene sentido.

De frente a una realidad en la que miles, dentro y fuera del EZLN, han dado la lucha por medios, no militares y han muerto a manos de las fuerzas represivas del estado, este cambio de nombre es una decisión honesta que estaba tardando en definirse.

Marcos señala una lista de luchadores muertos, no excluyente pero si concluyente; el camino de la lucha, incluso del sacrifico no está desde hace 20 años en el EZLN como fuerza militar sino en las comunidades.

La muerte de un activista prozapatista que originó, por cierto, el acto de conmemoración, constituye la gota que derrama el vaso, a partir de ese momento la referencia no es ya la del dirigente militar sino la referencia a un luchador civil, por eso asume el nuevo nombre se Subcomandante insurgente Galeano, que  es rebelde resistiendo.

Se cierra así una etapa, que es consecuencia de la decisión de formar los caracoles [una especie de gobierno autónomo de las comunidades zapatistas. Nota de LdC] inmediatamente después de la traición del gobierno panista del 2001 y que continuó con la Sexta declaración, la cual reafirmaba el caparazón político en el cual se han sumido.

En el futuro habrá seguramente nuevas declaraciones bajo la nueva forma, e incluso nuevas iniciativas; no obstante, no hay que hacerse muchas ilusiones, la ruptura declarada con todos los no zapatistas no se atenúa sino que se fortalece con la declaración en la cual no hay ni una letra que señale un cambio de rumbo en favor de sumarse con otras fuerzas. En realidad, ante lo que estamos es con una declaración que justifica por qué romper con todos.

Como hemos dicho otras veces, cuando la lucha por la transformación de la sociedad se desarrolle, tomando la experiencia zapatista como una más, no la más importante, en ese horizonte habrá espacios  para todos los militantes y bases de apoyo del EZLN.

No obstante, si queremos avanzar en la vía de la trasformación social y queremos al mismo tiempo apoyar la causa indígena, el peor modo es seguir los pasos que llevaron al EZLN a la política del caracol encerrado en su concha, que en el fondo es también conservadora.