El día viernes 23 de Julio se llevó acabo un evento que, sin temor a exagerar, puede ser trascendental en la historia de la lucha juvenil de la izquierda en nuestro país. Más de 800 jóvenes se dieron cita para impulsar el primer encuentro de Jóvenes de Izquierda Social. A pesar de ser un día lluvioso, del encuentro se desarrolló con ambiente de debate de ideas, de propuestas y de ganas de consolidar un proyecto juvenil desde una perspectiva de izquierda, cercana al movimiento social y popular.

Amás de 4 años de cárcel injustificada, el día de hoy, 30 de junio, 12 integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, pobladores de Atenco, han sido liberados,  la primera sala de la Suprema Corte  de Justicia de la Nación decreto que las causas por las cuales eran culpados nuestros compañeros eran falsas, en el mejor de los caso inventadas.

“Debemos combinar la lucha revolucionaria contra el capitalismo con un programa y tácticas revolucionarias para el conjunto de las reivindicaciones democráticas: república, milicia, elección de los funcionarios por el pueblo, igualdad jurídica de la mujer, derecho de las naciones a la autodeterminación, etc. Mientras exista el capitalismo, todas estas reivindicaciones sólo pueden realizarse como excepción y, además, de un modo incompleto y desvirtuado. Apoyándonos en las realizaciones democráticas ya conquistadas y denunciando su carácter incompleto en el régimen capitalista, exigimos el derrocamiento del capitalismo, la expropiación de la burguesía, como base indispensable para acabar con la miseria de las masas y también realizar completa e íntegramente todas las transformaciones democráticas. Algunas de estas transformaciones serán iniciadas antes del derrocamiento de la burguesía,
otras en el curso de su derrocamiento y otras después de dicho derrocamiento.

“Nosotros no sólo planteamos la democracia, sino que el proletariado se convierta en la dirección política del país y que se formule un proyecto nacional. (…) Se trata de encontrar un organismo de coordinación de la insurgencia, porque ya se tiene muy claro que ningún gremio en particular puede desarrollarse más allá de un límite, sin enfrentarse al Estado. En vez de hacerlo como gremio (que no se ha podido), los haremos como clase obrera.

Las elecciones del 4 de julio han sido muy llamativas. No se puede decir que el PRI se ha levantado o que la alianza del PAN-PRD haya sido correcta por haber ganado tres gubernaturas. Debemos hacer un análisis detallado sobre los resultados y contextualizarlos en la coyuntura actual.