×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 279

El ambiente de éste jueves en la ciudad de Caracas estuvo marcado por una consigna: Control Obrero sobre los medios de producción y las instituciones. Y es que claramente la clase obrera está exigiendo el lugar que le corresponde ocupar en la revolución.

El 26 de septiembre el pueblo de Venezuela elegirá una nueva Asamblea Nacional. La oligarquía reaccionaria, apoyada por el imperialismo, se aprovecha de las carencias de la revolución para fortalecer su posición y prepararse para la contrarrevolución. La revolución venezolana ha recorrido un largo camino, pero las palancas claves de la economía aún están en manos de la oligarquía. Lo que hace falta es llevar a cabo plenamente la revolución socialista y expropiar a los capitalistas y terratenientes. Esa es la única manera de hacer irreversible la revolución.

El próximo 22 de Septiembre, se conmemorarán 2 años desde que las obreras revolucionarias de la empresa Franelas GOTCHA decidieron valientemente ocupar la planta como medida para defender sus derechos laborales de las arremetidas permanentes del patrono.

 

A cinco años de su creación, la fábrica de válvulas, INVEVAL, ubicada en Carrizal, Edo. Miranda, sigue funcionando bajo el mando de sus trabajadores que han hecho todo lo posible para que la empresa siga operativa. Es verdaderamente impresionante como los trabajadores, pese a todos los problemas y obstáculos, siguen luchando por mantener la gestión obrera con la empresa y ponerla al servicio de los intereses del pueblo venezolano.

En la noche del viernes, 13 de agosto falleció Alberto Müller Rojas (ex-vicepresidente del PSUV) con la edad de 75 años. Su muerte ha dejado un profundo consternación en las filas del movimiento bolivariano. Su vida entera fue dedicada a la lucha por la revolución y sin duda vale la pena resaltar algunos puntos de ella.

El jueves 22 de julio, el presidente venezolano Hugo Chávez decidió poner la frontera con Colombia en máxima alerta militar, después que el presidente Colombiano Alvaro Uribe acusara a Venezuela de acoger a las guerrillas de las FARC y exigiera una “comisión internacional de investigación” al respecto. Es razonable suponer que esta provocación del gobierno de Uribe, a pocos días del traspaso de poderes al nuevo presidente Santos, está vinculada a una campaña más amplia contra la revolución venezolana en preparación para las importantes elecciones a la Asamblea Nacional del 26 de septiembre.