Brasil
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Durante todo el mes de agosto, y hasta la fecha, el Amazonas fue el centro de atención mundial por la propagación de fuegos en gran parte de su área, incluyendo en las zonas amazónicas de Bolivia, Venezuela y Paraguay.

Aunque, en gran parte, se culpa del origen del desastre a la sequía y a la quema de rastrojos por parte de los agricultores y terratenientes de las zonas selváticas, dentro y alrededor del Amazonas, todo el mundo sabe que hay también una actitud de desprecio y abandono en el cuidado y preservación del Amazonas por parte del gobierno ultraderechista de Bolsonaro, que está dispuesto a entregar toda la zona a la depredación de las corporaciones mineras, madereras y agropecuarias.

Todo esto viene después de una larga lucha a brazo partido que culminó con la renuncia de Ricardo Galvão de la junta del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

La disputa comenzó cuando el INPE publicó el resultado de la tasa anual de deforestación, lo que indica un aumento del 40% respecto al período anterior. Las cifras crecen por encima del promedio, principalmente desde mayo y en julio, cuando hubo la mayor pérdida de vegetación en un solo mes desde 2015, con una tasa de deforestación de 212%, más alta que en julio de 2017.

Incapaz de presentar una defensa plausible, Bolsonaro acusó al INPE de revelar datos falsos y dijo que se presentarían los «datos verdaderos», lo que nunca sucedió. En respuesta a la política del gobierno, Alemania y Noruega han suspendido sus donaciones al Fondo Amazonas, una de las principales fuentes de financiamiento de IBAMA (Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables) y de las agencias ambientales estatales de la Amazonía Legal y de otros cinco estados brasileños.

Acorralado, Bolsonaro se refugia en la retórica nacionalista y en defensa de la «soberanía de la Amazonía». Contradictoriamente, su proyecto para la región está abierto a la minería y la explotación de madera y petróleo por parte de multinacionales. Además, el presidente parece haber olvidado combinar el discurso con su ministro de medio ambiente. En un debate con Ricardo Galvão en el programa Panel de Globo News, Ricardo Salles criticó el discurso «nacionalista» del científico y defendió el uso de un sistema extranjero para monitorear el Amazonas, ya que el INPE no estaría «actualizado».

La verdad es que Bolsonaro no puede ofrecer a las personas que viven y dependen de la Amazonía nada más que muerte y destrucción; en otras palabras, barbarie capitalista. Basta con mirar a los donantes de campaña de sus ministros para comprender que detrás de las patéticas declaraciones del presidente hay intereses comerciales muy bien articulados.

8668608ed02abdfd061874fdc726e424 w720 h533

Uno no debería hacerse ilusiones acerca de la capacidad de ningún gobierno capitalista para proteger la región. Aún en los gobiernos de Lula y Dilma Roussef, el conflicto que enfrenta a indígenas, ribereños y campesinos contra buscadores de metales y piedras preciosas, madereros y terratenientes junto con sus guardaespaldas paramilitares, ha causado decenas de muertos y ha destruido comunidades enteras.

La construcción de la presa de Belo Monte, llevada a cabo por el gobierno de Dilma por la fuerza y ​​contra todas las advertencias, ha sumido a poblaciones enteras en la miseria y ha condenado a las personas que alguna vez pudieron vivir del bosque a la mendicidad, la prostitución y la marginación. La propia Noruega, que es responsable del 98% de los recursos del Fondo Amazonas, es uno de los principales accionistas de la empresa minera Hydro Alunorte, que tenía una tubería clandestina para verter desechos tóxicos en manantiales en el municipio de Barcarena, en el interior de Pará.

El agronegocio, el principal responsable de la deforestación de la Amazonía que apertura pastizales y áreas cultivables, tuvo su mayor fortalecimiento durante los gobiernos de Lula. Al contrario de lo que a la industria le gusta anunciar, la mayor parte de lo que se produce en las grandes propiedades no son alimentos, sino productos como el maíz y la soja que van directamente al mercado internacional o a producir biocombustibles. Los gobiernos petistas otorgaron grandes concesiones a estos grupos en su búsqueda obsesiva del superávit primario, cuya única función es pagar intereses y amortizar la deuda pública.

El resultado es una concentración del 56% de los conflictos por la tierra en la Amazonía en Brasil, según la Comisión de Tierras Pastorales (CPT). La encuesta Cuaderno de Conflictos del Campo de la CPT muestra que hubo 24 asesinatos, 17 intentos de asesinato y 121 amenazas de muerte vinculadas al conflicto agrario en la región. Los números son de 2018, pero la tendencia con la política de Bolsonaro es crecer aún más este año.

En apoyo de la política ambiental de Bolsonaro, los propietarios celebraron el «Día del Fuego» los días 10 y 11 de agosto, en el que los incendios se intensificaron principalmente en el sur de la Amazonía. Como resultado, el 19 de agosto la ciudad de São Paulo estaba cubierta por una nube negra que hizo obscurecer la ciudad por la tarde. La lluvia que siguió fue completamente negra, los investigadores de la USP (Universidad de São Paulo) y la USCS (Universidad Municipal de São Caetano) detectaron sustancias relacionadas con la quema.

La ciencia ya ha demostrado que la riqueza amazónica es infinitamente mayor si el bosque se mantiene floreciendo.  Pero una explotación racional de estos recursos solo es posible bajo una economía controlada por trabajadores y no por compañías que se benefician mucho más rápidamente de su destrucción. Es necesario luchar contra la raíz de la violencia a la que están sometidos los trabajadores, campesinos y pueblos oprimidos de la Amazonía. Es preciso luchar contra el capitalismo.