depresionSe constata a menudo que los analistas serios de la burguesía  llegan a las mismas conclusiones que los marxistas, aunque con un ligero retraso. Una prueba de ello, sin ir más lejos, es el reciente artículo del economista Paul Krugman, ganador del Premio Nobel, titulado "¿Una depresión permanente?".

 

jeff mcneill-capitalism isnt working at g20La crisis económica actual ha sido descrita de diversas maneras por los principales comentaristas. Se han planteado todo tipo de "soluciones, tanto por parte de los políticos y economistas burgueses como por parte de las direcciones reformistas de la clase obrera. Lo que estos comentaristas y representantes no pueden admitir es que esta crisis no se resolverá mediante la reforma de esto o aquello. La sociedad está viviendo una crisis del capitalismo y la elección a la que se enfrenta la humanidad es simple: socialismo o barbarie.

La economía mundial continúa entrampada en una espiral de endeudamiento público, crisis, ajustes y alto nivel de desempleo. La orgía de economía especulativa de 1997-2007 llegó a su fin a fines de 2008 con una montaña de créditos impagados, que llevó a la quiebra a cientos de grandes empresas y bancos que debieron ser rescatados por los Estados.

bancosEn 2009, los cinco mayores bancos franceses obtuvieron 11.000 millones de beneficios. Una cifra dos veces mayor que en 2008. En 2010, la cifra se había duplicado de nuevo prácticamente, ¡Hasta llegar a los 21.000 millones! Los bancos no producen riqueza. Hacen dinero con el dinero, a través de la especulación financiera y la usura a una escala descomunal. Son parásitos.

Latuff_n_Dromos-Euro_timebombExactamente hace doce meses, en un artículo titulado 2011: ¿Optimismo o pesimismo? escribí lo siguiente: “El primer efecto de la crisis fue el de un shock, no solo para la burguesía, sino también para los trabajadores. Había una tendencia a aferrarse a los empleos y a aceptar recortes en el corto plazo, especialmente al no ofrecer los dirigentes sindicales alternativa alguna. Sin embargo, esto se tornará en una actitud general de furia y amargura, que tarde o temprano comenzará a afectar a las organizaciones de la clase obrera”.

Entre los años 1990-1997, mientras la inversión en exploración minera a nivel mundial creció un 90%, en América Latina lo hizo un 400%. En consonancia con ello, durante los años ´90, en la mayor parte de los países latinoamericanos se llevó a cabo una profunda reforma del marco regulatorio para conceder amplios beneficios a las grandes empresas transnacionales que venían operando a escala global.

unemployment14Alan Woods escribió este artículo hace un año. Nos ha parecido oportuno recordarlo a la hora de analizar la justeza de la caracterización de los problemas a que se enfrentaba entonces el capitalismo. No está de mal recordar que hace un año diferentes economistas estaban impresionados con el crecimiento chino o brasileño, que ahora aparece más difuminado, o con el de la propia Alemania, que impulsaba a una parte de la UE.