Nuevamente la sociedad salvadoreña ha experimentado un horroroso baño de sangre. El pasado 26 de marzo se registraron 63 muertes en tan solo 24 horas; y desde el viernes 25 hasta la madrugada del lunes 28, la PNC informó que habían muerto un total de 87 personas en esta escalada de violencia. Una cifra de homicidios y feminicidios que supera los récord históricos de asesinatos de la posguerra.

Amazon, el segundo mayor empleador de Estados Unidos, y bastión de la resistencia antisindical de la patronal, ha recibido un duro golpe. El centro de distribución JFK8 en Staten Island, Nueva York, se ha convertido en la primera instalación de Amazon en Estados Unidos en estar oficialmente sindicalizada, tras una elección interna donde la mayoría de los trabajadores votaron a favor de establecer el Sindicato de Trabajadores de Amazon.

Hemos recibido este informe sobre la creciente represión dentro de Rusia, a medida que la "operación especial" (es decir, la guerra en Ucrania) se prolonga. Incluso la más leve crítica a la invasión está siendo censurada, bajo pena de arresto y encarcelamiento. Las fuentes de noticias independientes y las plataformas de medios sociales están cerradas, y cualquiera que exprese desaprobación de la guerra es etiquetado como un "traidor nacional".

El impacto de la guerra en Ucrania se sentirá mucho más allá de las costas europeas. Dado que Rusia y Ucrania son responsables del 12% de todas las energías que se comercializan, y que el gas natural es un componente importante de los fertilizantes, la guerra está exacerbando la inflación del precio de los alimentos.

Más de tres millones de personas han huido de Ucrania desde que comenzara la invasión de Rusia el pasado 24 de febrero. Según declaraciones de Naciones Unidas es la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El reciente acuerdo entre el FMI y Argentina, aprobado en el contexto de protestas masivas, evita lo que era una suspensión de pagos inminente de su préstamo de 2018 con el mecanismo de posponerlo. Las condiciones del acuerdo significarán un severo programa de austeridad, la mayor sujeción del país al FMI a través de inspecciones trimestrales y, en realidad, es muy poco probable que logre sus objetivos declarados.

Mientras la gente en todo el mundo ve cómo se desarrolla la guerra en Ucrania, muchos se preguntan: "¿Qué puedo hacer para detenerla?". Siguiendo los pasos de las sanciones gubernamentales, la respuesta ofrecida por los políticos y las organizaciones oficiales ha sido: excluir a los rusos de los eventos internacionales, prohibir los productos rusos y boicotear los negocios rusos.