Pagina principal Estado Español Sindical Procavi: Matanza se incorpora a la lucha

Procavi: Matanza se incorpora a la lucha

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

El pasado 30 de agosto se formalizó la constitución de la Sección Sindical del Sindicato Andaluz de Trabajadores entre los, aproximadamente, 100 trabajadores y trabajadoras de Randstad Project Services, que operan en el matadero de pavos de Procavi situado en Marchena (Sevilla).

IMG 20170903 WA0003Condiciones inaguantables

Todos realizan sus funciones en el área de matanza, desde donde empieza a funcionar la cadena de producción, para después pasar por las cámaras de oreo y de ahí a despiece, elaborado, envasado, congelado y finalmente a expediciones. En esta sección el trabajo es especialmente duro. Además de tener que soportar los ritmos extenuantes de la fábrica en general,  hay que llevar toda la indumentaria, más trajes de protección de cuero, a la vez que sufren altas temperaturas (lo contrario de los trabajadores de las demás secciones de la planta, que sufren bajas temperaturas). Para colmo la empresa ha echado un candado a una puerta de salida de emergencia que los trabajadores abrían para tener algo más de ventilación. Si algún día pasa algo, ¿la llave aparecerá a tiempo?.

En la sala, al calor ambiental se suma el del vapor de agua y al que sueltan los cuerpos de los pavos. La empresa alardea de poseer un sistema de matanza por dióxido de carbono, pero el ritmo productivo es tal, que el gas ni siquiera llega a la mayoría de los animales, por lo que hay que lidiar con los animales vivos, llegando a acarrear pavos de 15-25kg, que en ciertos períodos llegan hasta los 45 kilos. El ritmo de trabajo es inhumano (un trabajador llega a coger una pieza cada 3 segundos), llegando a descargarse 17 camiones en un turno. Hay jornadas en las que por las manos del matarife pasan 28.000 piezas (hagamos las cuentas piezas/minuto). Las compañeras del rajado de buche y tripa no tienen ni tiempo para dar chaira a los cuchillos,  lo que hace que el esfuerzo físico se redoble. Tienen horarios, muchas veces, sin más límites que el que marca la producción. Las horas extras son anotadas en una bolsa, de la que, como dicen los trabajadores, curiosamente rara vez sale una saldo a favor de ellos.

La empresa, una “multiservicios” como Eulen (hoy en la palestra por la lucha emblemática de los trabajadores del aeropuerto del Prat), los contrata durante 3 meses y así van encadenando contratos eventuales que favorecen la explotación de los trabajadores. Siempre que pueden echan mano de contratos de interinidad, con la clara intención de dificultar la conversión en fijos por encadenamiento de contratos. No obstante, el patrón seguido es tan regular y descarado que queda al descubierto el carácter fraudulento de la práctica. Esto es habitual en la planta, donde operan otras “multiservicios”, como Halia Servex, propiedad del cuñado del hasta hace pocos meses gerente de Procavi. Su misión claramente es precarizar y mantener lo más fragmentada posible la plantilla. Este tipo de empresas ha disparado su presencia en los centros de trabajo en los últimos años, particularmente al amparo de la última reforma laboral del PP, cuyo fruto más acabado es el hundimiento de los niveles salariales y la salud, junto al aumento de los beneficios empresariales.  Aquí se ve el verdadero carácter de este gobierno de la patronal.

Primera asamblea

Todos los presentes mostraron decisión y coraje. Hace pocas semanas ya dieron un primer paso al plantear sus reivindicaciones por escrito ante la empresa. Sus peticiones, por supuesto, crearon inquietud en la dirección de la empresa, aunque ésta las dejó sin respuesta durante dos semanas. En consecuencia acudieron colectivamente al SAT para buscar solidaridad y apoyo, con el objetivo de dar forma a la lucha que han decidido llevar adelante en defensa de su dignidad y sus derechos laborales, arrollados durante tantos años.

Desde el primer momento la unidad del conjunto de trabajadores que acudieron quedó patente, siempre atentos a la exposición por parte del Sindicato de los mecanismos legítimos de los que dispone la clase trabajadora para su defensa y la lucha por mejoras. Se destacó la necesidad de crear un compromiso de solidaridad mutua, que selle la idea de que si la empresa toca a uno, nos toca a todos.

Acuerdos y tareas

En esta reunión se aprobó la resolución de preparar elecciones sindicales en el centro de trabajo, se elaboró una plataforma reivindicativa encabezada por la exigencia de aplicación de todos los aspectos contemplados por el Convenio Sectorial de Mataderos de Aves y Conejos, al que se encuentra acogida PROCAVI. Especialmente se hizo énfasis en lo relativo a encadenamiento de contratos temporales, ritmos y descansos. Igualmente se eligió un Comité encargado de hacer el seguimiento cotidiano de las tareas de la Sección, compuesto por 5 compañeros y compañeras titulares, más 2 suplentes. Este comité también se encargará de establecer contactos con las secciones de CCOO y UGT presentes en la fábrica, con las que se trabajará por la unidad de acción. Los problemas de todos los trabajadores tienen el mismo origen y su solución pasa por fortalecer el grado de organización y desarrollar un sindicalismo de clase que responda firmemente ante la rapacidad empresarial, que no conoce límites. La precariedad afecta a los trabajadores de las “contratas”, pero también a los contratados directamente por Procavi, que se encuentran rodeados por un océano de nóminas bajas y contratos temporales, situación que ejerce una presión constante al alza de los ritmos de producción y a la baja de los salarios, hoy mermados por la congelación de la antigüedad que mantiene ilegítimamente la patronal. A día de hoy, menos de 400 trabajadores tienen contratos fijos de los más de 1000 empleados directos. Combatir la cesión ilegal de trabajadores,  la precariedad y la violación del principio de “A igual trabajo, igual salario”, serán las prioridades, para lo que no se descarta ninguna medida que legítimamente están a disposición de los intereses colectivos.

Al día siguiente de la toma de estos acuerdos se envió una comunicación oficial a la empresa con el acta de la asamblea y una carta en la que solicitan una primera reunión para tratar urgentemente los asuntos planteados. La voluntad de la plantilla es firme y decidida, con la decisión de abordar con la máxima normalidad las negociaciones, pero advirtiendo que no se tolerará ninguna medida encaminada a descarrilar sus objetivos. Cualquier movimiento en esta dirección, aclaran, será respondida con proporcionalidad y recabando la máxima solidaridad social.