Pagina principal Estado Español Sindical Carta a los trabajadores de Mercedes Benz-Vitoria

Carta a los trabajadores de Mercedes Benz-Vitoria

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Soy un trabajador que estoy entre decepcionado y sorprendido. Lo estoy porque observo, por un lado, cómo le va a nuestra empresa. Según los datos que hizo público el sindicato ELA, a nuestra empresa le va maravillosamente bien, con un beneficio acumulado en los últimos tres años de 181,7 millones de euros. Información que se complementa perfectamente con la reducción de los costes de personal sobre ventas, año tras año. Lo que implica que de la riqueza producida por nosotros cada vez percibimos menos. La buena situación de la empresa no se ha reflejado en la plantilla, no se han incrementado los salarios, ni pluses, ni la paga de beneficios, que es ridícula en comparación con los beneficios que está obteniendo la factoría.

fabricamercedes 253x190Las semanas laborales hasta hace un mes han sido maratonianas de 53 horas, 69 horas para los eventuales con los famosos cursos de adoctrinamiento y 96 horas en el caso de mantenimiento, trabajando 12 días seguidos. Todo esto acompañado de una flexibilidad total, la cual se puede hacer hasta a título personal con activar y desactivar fines de semana, jornadas de nueve horas, incluso de diez con los famosos voluntarios coaccionados. Todo esto no ayuda en lo más mínimo a la famosa conciliación familiar, ahora tan de moda, y de la cual nuestra empresa y sindicatos se vanaglorian, por no hablar de la caza de brujas que hay en muchos departamentos hacia aquellos que se atreven a solicitar una reducción de jornada.

La salud, eso tan importante y que tan poco importa a la empresa. Porque hay muchos con lesiones crónicas y aun así siguen ajustando nuestras hojas de trabajo a la saturación máxima, mejorando poco o nada nuestra ergonomía y además van eliminando los pocos puestos sociales para trabajadores con problemas de salud.

Todo lo anterior demuestra que tenemos un convenio malo. Me pregunto, ¿qué hacen los sindicatos en la fábrica? Esas organizaciones creadas por y para los trabajadores en defensa frente a la patronal, para crear unos mínimos derechos laborales que nos permitan una vida mejor dentro y fuera del trabajo. Es para mí, totalmente incomprensible que en esta inmejorable situación de la empresa sean incapaces de hacer una plataforma unitaria y exigir una mejora de salarios, condiciones de trabajo, eliminando la flexibilidad, creando empleo fijo y con los mismos derechos de los trabajadores necesarios para la producción.

Sin embargo, lo que hemos visto es que desde enero ya estaban separados, más por las formas que por el fondo, ya que por lo que decían estaban todos de acuerdo con la plataforma inicial.

Además, temas muy importantes, que nos afectan directamente, y que como parte de nuestras condiciones de trabajo deberían estar regulados en convenio, y por lo tanto ratificados por todos, son firmados en actas de las que no se consulta ni informa a las partes afectadas ni a la plantilla, ni al resto de secciones sindicales. Estas firmas vergonzantes producen el sinsentido de que los propios trabajadores afectados desconozcamos la regulación de nuestras propias condiciones de trabajo que nos pueden ser exigidas. Todo esto lo pueden hacer por aceptar un convenio que les da derecho a estar en las comisiones, que hacen poco o nada, excluyendo así a otras secciones sindicales. A mí se me hace incomprensible que, a fecha de hoy, con el convenio sin firmar, con unas comisiones en “funciones” estén firmando un montón de actas anexas al convenio que nos afectan a todos y sin contar con la plantilla. Me parece especialmente contradictoria la actuación de CCOO, que por un lado firma todas las actas y por otro está en la mayoría del comité actual lastrando la lucha por un buen convenio.

La evolución de UGT-Renovacion ha sido frustrante, lo que para muchos supuso la esperanza de cambios positivos, sin embargo ha demostrado que es más de lo mismo, las mismas prácticas y procedimientos que nos dividen y debilitan en un momento donde la necesidad de la unidad para luchar por un objetivo común: hacer un buen convenio, mejorar nuestras condiciones de trabajo, es una necesidad de todos.

De Ekintza, qué decir, más que una escisión de ELA parece la antítesis de ella, será que tienen mucho resquemor, que lo pagamos toda la plantilla. Del PIM, otro que como UGT creó esperanzas, pero no está haciendo nada, por no hacer no hace ni asambleas de afiliados.

En el caso de la mayoría del comité ELA, LAB, CCOO y ESK, no están liderando la lucha por el convenio. No sé si es porque no se entienden o porque no tienen la suficiente decisión para ponerse a la altura de las necesidades de la plantilla. La mayoría puede y debe organizar, convencer y liderar a la plantilla para conseguir un convenio justo y esto brilla por su ausencia.

Estoy sorprendido por la plantilla, no entiendo que en la situación que estamos de jornadas eternas, ritmos maratonianos, ergonomía en muchos puestos muy mala y que se mejoraría con inversión. Con una falta de respeto continua por parte de los superiores, que se multiplican en líderes, sublíderes, encargados, sustitutos de encargados, coordinadores... un autentico ejército de personas al servicio de la empresa, agradecidos y disponibles por haber sido sacados de la cadena. Hemos pasado de ser personas a números, y de números a porcentajes; y en vez de estar en pie tenemos una calma total y absoluta. No somos capaces ni tan siquiera de exigir a nuestras secciones sindicales explicaciones de sus actuaciones, ni asambleas, ni darles apoyo para iniciar movilizaciones o de iniciar un “no colaboro”. Lejos de esto, cada vez que piden voluntarios hay cola para apuntarse.

Después de todo esto querremos que sin nuestra presión e implicación estas personas firmen un buen convenio, pues sinceramente vamos dados si eso es lo que esperamos. Sin embargo nosotros tenemos la solución, si nos ponemos en marcha y exigimos a nuestros representantes que en estas circunstancias favorables es totalmente intolerable la división sindical y no aprovecharlas para resolver nuestros problemas y negociar un buen convenio.

(fdo.) un trabajador de Mercedes Benz-Vitoria.