Pagina principal Estado Español Sindical La precariedad laboral mata

La precariedad laboral mata

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Bajo este lema nos hemos concentrado indignados los 300 trabajadores de Ferroser -subcontrata en la factoría de Michelin-Vitoria-, hoy 28 de octubre en la puerta principal de la fábrica, y posteriormente nos hemos manifestado en el centro de la ciudad frente a la sede de la patronal, atendiendo la convocatoria de paro de los Comités de Empresa de Ferroser y Michelin, paro que ha sido total en la subcontrata y con importante seguimiento en la multinacional.

IMG 20161101 WA0001El día anterior hacia las 13:00 horas una pieza de acero de cinco toneladas aplastó a un compañero de la empresa, su compañero de trabajo que estaba junto a él pudo librarse del desplome de la pieza. Las máquinas continuaron trabajando siguiendo las instrucciones de los encargados, con el cuerpo destrozado presente y algunos compañeros paralizados, la producción manda.  

Jorge era un joven mecánico de 38 años, bueno en su oficio, pero sin la formación necesaria para operar en esa sección de moldes de las ruedas gigantes.

La voracidad de las grandes empresas por aumentar su rentabilidad, la legislación creada en Europa y en este país, hecha a la medida de sus necesidades, la pasividad de las direcciones sindicales mayoritarias, la propia crisis económica, están generando en las grandes empresas la subcontratación de parcelas cada vez mayores de la producción. Todo esto divide a los trabajadores de las empresas matrices, en este caso Michelin, y los de las subcontratas, que tenemos salarios y condiciones de trabajo inferiores. Es un mecanismo que nos impide progresar en las empresas, elevar los salarios, mantener los empleos y condiciones de trabajo, y nos mantiene en una precariedad permanente, con lo que esto conlleva de miedo a perder el empleo, a ser reivindicativo, a aceptar condiciones de trabajo inaceptables so pena de perder el empleo y caer en la marginalidad.

Si los subcontratados por medio de la organización y la lucha sindical conseguimos mejorar los salarios, tenemos un obstáculo a superar, la renegociación periódica de la continuidad de la subcontrata en la prestación de servicios a la empresa matriz; ésta utiliza la subcontratación para sustituir trabajo caro de sus propios trabajadores por trabajo más barato de las subcontratas, que ajustan los precios a la baja. Si la subcontrata sigue, optará por reducir salarios o despedir trabajadores para cuadrar sus cuentas; si no sigue, los trabajadores somos despedidos. La nueva contrata sustituta fija las condiciones, que en el mejor de los casos, serán para los despedidos el mismo trabajo por el mismo salario, pero perdiendo la antigüedad.

Así estamos expuestos a la rescisión del contrato de trabajo cada vez que se renegocia la concesión de la subcontrata; éstas son las condiciones en las que estaba el trabajador que ha muerto y su compañero que ha estado a punto de ser aplastado.

IMG 20161101 WA0000El Comité de Ferroser ya había denunciado más de una vez, que se estaba obligando a trabajar sin recibir la formación e información necesarias; Jorge, el trabajador muerto, llevaba unos ocho meses en la empresa y en ese periodo desarrolló su tarea en la sección de moldes. Ante un aumento de carga de trabajo se le ordenó a eél y a otro operario, que nunca había trabajado en esa sección y al que avisaron el lunes, a realizar tareas para las cuales no habían recibido la formación necesaria. Ese es el criterio del comité. La vida de los trabajadores vale muy poco, en agosto murió otro trabajador subcontratado en la misma factoría como denuncia el presidente del comité de Michelin. Un albañil falleció aplastado por una valla metálica en un edificio de la planta que hacía trabajos de ampliación. El presidente del comité de Michelin advirtió entonces sobre las deficiencias de las medidas de seguridad: “ya dijimos que accidentes mortales como aquél se veían venir, que la seguridad en las subcontratas debía ser mayor”. La empresa, a la que la Diputación Foral de Álava concedió en abril de este año la medalla de oro, hizo oídos sordos. La rentabilidad para estos señores siempre está por encima de la vida de los trabajadores.

El presidente del comité ha dicho: “no debemos permitir que mueran más compañeros, cualquiera de nosotros podría haber sido”. Para resolver esta terrible precariedad a que estamos sometidos sólo hay una salida, la lucha unitaria de los trabajadores de la empresa matriz y de las subcontratas; el trabajo que realizamos las subcontratas era hecho por los compañeros de Michelin, por tanto “a igual trabajo igual salario”. Las condiciones salariales y de trabajo deben ser subrogradas y debemos mantener nuestros puestos de trabajo cuando cambie la contrata. Hay que acabar entre todos con esa trampa que nos impide trabajar en unas condiciones dignas. Los trabajadores de Michelin no deben olvidar que sus menguantes salarios y condiciones de trabajo serán atacados por la dirección de la factoría para ser sustituidos por trabajo subcontratado. Los sindicatos debieran prestar mucha atención a este tema, es el abc del sindicalismo, la unidad de los trabajadores en la acción; y desde luego es intolerable considerar a la subcontratación, como de hecho se hace, trabajadores de segunda.

¡No más compañeros muertos por ir a trabajar!

(Fdo.) Un trabajador de Ferroser de Michelin-Vitoria.