Pagina principal Estado Español Sindical Asamblea de Trabajadores de Mercedes Benz en Vitoria-Gasteiz

Asamblea de Trabajadores de Mercedes Benz en Vitoria-Gasteiz

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Trece años después de la última asamblea los trabajadores de la fábrica alavesa de Mercedes Benz, 3.200 fijos y 1.500 eventuales, hemos celebrado hoy día 19 de mayo una asamblea general para debatir y decidir cómo mejorar nuestras condiciones de trabajo y salario.

asamblea MB2Un momento de la asamblea de los trabajadores de Mercedes Benz. Foto: elcorreo.comEn estos últimos años las condiciones de trabajo se han degradado mucho, ha aumentado la flexibilidad del uso de la mano de obra por parte de la empresa: el ejemplo más duro ha sido la ampliación de la jornada a nueve horas, que en la jornada de mañana junto con el trabajo en sábados llegan a sumar hasta 53 horas semanales, empeorando gravemente nuestra calidad de vida, impidiendo la vida familiar, dejándonos exhaustos y en muchos casos, provocando lesiones y enfermedades derivadas de la intensidad del trabajo.

El chantaje patronal como norma

Esta supeditación de los derechos de los trabajadores a las necesidades de la empresa ha sido posible por dos razones. La primera, el chantaje permanente de la dirección de la empresa a los trabajadores, aplicado en todas las empresas de automoción. Congelación de salarios o mínimos incrementos salariales, aumento de la productividad a través de incrementar la intensidad del trabajo, el ajuste de la plantilla, etc. todo como requisito ineludible en época de crisis o de bonanza para mantener el empleo, traer un nuevo modelo a la fábrica y no deslocalizar a otros países con salarios más bajos y legislaciones sociales mínimas. Estas políticas patronales les han permitido elevar su productividad y rentabilidad a costa de la pérdida de poder adquisitivo de nuestros salarios y el retroceso en nuestras condiciones laborales. Todo esto justificado con el objetivo de mantener el empleo.

La segunda razón que ha permitido esta degradación laboral ha sido la política sindical. Los trabajadores del automóvil que por número, especialización, grado de sindicación, debiéramos ser punteros en salario y en condiciones laborales hemos sido banco de pruebas para llevar a la práctica medidas de flexibilidad y de explotación intensiva. La aceptación del chantaje patronal a cambio de migajas ha sido el hilo conductor de la política de los dos grandes sindicatos, UGT y CCOO. La movilización nunca ha estado en el orden del día y cuando se ha producido ha sido debido a la reacción defensiva de los trabajadores frente a los ataques patronales, no por la acción consciente de las direcciones sindicales. Aunque últimamente se empiezan a escuchar lamentos de los dirigentes sindicales relativos a la pérdida de salarios y condiciones de trabajo, pidiendo la recuperación del salario perdido, ante los escandalosos beneficios empresariales, sin embargo sus declaraciones públicas defienden su papel colaborador y lo ponen como ejemplo a seguir.

asamblea MB3¿Por qué esta asamblea?

Los delegados de UGT, EKINTZA (escisión de ELA), PIM (escisión de CC.OO) en el Comité de empresa, argumentan que no ven necesaria la asamblea, incluso a pesar de su responsabilidad y representatividad -13 de 27 en el Comité-, no han acudido. Sin embargo, esta asamblea es imprescindible para dar un impulso al convenio con la participación de todos. Así lo hemos entendido los aproximadamente 1.500 trabajadores que hemos asistido y participado, se ha escuchado la voz de los compañeros de las cadenas de producción mostrando el auténtico sentimiento de la plantilla y pidiendo el apoyo de todos los trabajadores y sindicatos a esta propuesta de convenio para decir a la Dirección que queremos recuperar lo que nos ha sido arrebatado durante la crisis, y respaldar a la mayoría del comité de cara a su negociación.

Porque será difícil eliminar todas esas cláusulas del convenio que convierten nuestra vida en un infierno. Porque la actitud de la empresa ante la negociación es la de profundizar y extender las medidas de flexibilidad y empobrecer nuestros salarios, jornadas de 10 horas de lunes a sábado, salarios vinculados a la productividad y no al crecimiento del coste de vida, dobles escalas salariales, eliminar los pluses de los sábados y reducir el resto de pluses un 20%, entre otras propuestas. Esta propuesta patronal ha provocado un profundo malestar entre los trabajadores, que vemos cómo los problemas se agudizan en vez de resolverse.

Esta exigencia de incrementar la productividad con menos salarios y más trabajo se produce cuando ya la fábrica de Vitoria está produciendo más que nunca, el número de vehículos ha pasado de 95.000, realizada por 4.000 trabajadores fijos hace 10 años, a las 120.000 unidades este año, con una plantilla de 3.200 trabajadores fijos y 1.500 eventuales, éstos con salarios inferiores. Este incremento del trabajo nos ha animado a los trabajadores de Mercedes Benz a recuperar lo perdido en los últimos años y limitar de forma drástica la barra libre que ha supuesto para la empresa la flexibilidad. Por eso ha sido totalmente necesario expresar a través de la asamblea la decisión de conseguirlo. El Comité debe tener una actitud activa, unitaria, decidida, haciéndose eco de las necesidades de la plantilla y exigir, si es necesario con la movilización, la mejora sustancial de nuestras condiciones de trabajo ¿A dónde lleva la postura de algunos miembros del Comité de mantenerse al margen de esta lucha por mejorar el convenio en estos momentos tan favorables? Los trabajadores no lo entendemos, supone debilitar nuestra posición y facilita la obtención de los objetivos de  la empresa.

La filosofía patronal la ha manifestado descaradamente el secretario de la patronal CEOE Rossell, cuando afirma que “el trabajo fijo y seguro es un concepto del siglo XIX”, es la expresión depurada de la “nueva normalidad” que condena a la inmensa mayoría de la sociedad, los trabajadores y sus familias, a la pura supervivencia, y exige una respuesta social a la altura de las circunstancias.

Sobre nuestras espaldas descansa la producción a pleno rendimiento y la obtención de grandes beneficios, así que estamos en condiciones de recuperar nuestros salarios y dignificar las condiciones de trabajo: ¡rompamos el muro!

Un trabajador de Mercedes-Benz

Reproducimos debajo la Plataforma Reivindicativa aprobada por los Asamblea de Trabajadores de Mercedes Benz:

palataf reiv 0000