Pagina principal Estado Español PODEMOS PODEMOS: necesitamos un cambio de rumbo

PODEMOS: necesitamos un cambio de rumbo

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

PODEMOS salió muy reforzado de las elecciones del 24 de mayo. Ello se debió a nuestra vinculación con las candidaturas municipales de unidad popular que conquistaron las alcaldías más importantes del país, y al papel que jugamos en echar al PP de la mayoría de los gobiernos autonómicos donde hubo elecciones, como Aragón, País Valenciano, Baleares o Castilla-La Mancha.

En su campaña electoral, PODEMOS imprimió un claro giro a la izquierda a su discurso, centrando su agitación en la crítica contundente a “la derecha”. Esto invalidó, en la práctica, el argumento de que el “eje izquierda-derecha” había dejado de ser políticamente relevante.

Lamentablemente, poco después, nuestros compañeros de la dirección volvieron a moderar su mensaje y arreciaron su crítica contra la “izquierda”, enroscándose en una posición incomprensible de negarse a confluir a nivel estatal con otras fuerzas populares y de izquierda en las elecciones generales. El discurso volvió a centrarse en la denuncia de la corrupción y en frases generales sobre democracia y soberanía que, con ser importantes, no son los únicos temas que agitan a millones de familias obreras en nuestro país.

Esta táctica, supuestamente orientada a la consecución del voto de capas medias, no ha conseguido sus objetivos, y debemos sacar las conclusiones correctas.

El desarrollo explosivo de PODEMOS hace un año no se debió a que no parecía de izquierdas, sino a que representaba una esperanza real de cambio y parecía proponer una ruptura con el régimen de explotación y corrupción existente.

Creemos que el estancamiento que tuvimos semanas atrás en nuestra intención de voto se debió, principalmente, a dos razones. Primero, por no haber aparecido suficientemente comprometidos en impulsar un frente político amplio para las elecciones; que, afortunadamente, ahora está revirtiéndose. Segundo, por carecer de un programa claro y audaz que dé una alternativa coherente a la crisis capitalista, cediendo muchas veces a la presión de los medios de comunicación con la rebaja de consignas y programa, en lugar de apoyarnos en las necesidades y demandas de nuestras bases sociales de apoyo. Por eso, debemos reforzar nuestro discurso con propuestas concretas para combatir el desempleo y el empleo precario, los bajos salarios, las elevadísimas tasas universitarias, las leyes represivas, o la sangría del pago de la deuda pública.

Lecciones de Grecia

Grecia ha demostrado que lo decisivo no es cómo nos presentamos ante la sociedad para acumular un apoyo social suficiente y llegar al gobierno, sino qué haremos cuando lleguemos al gobierno para doblegar a “los de arriba”.

Syriza acumuló un asombroso apoyo del 62% en el referéndum del 5 de julio que rechazó las condiciones de un nuevo rescate ¿Cuánto más apoyo necesitaba Tsipras para iniciar un cambio de modelo económico y social?

Lamentablemente, el gobierno griego se doblegó y traicionó las expectativas populares despertadas.

El compañero Pablo Iglesias justifica a Tsipras por “la desfavorable correlación de fuerzas en las instituciones europeas”. Pero la política de Tsipras ha empeorado esa correlación de fuerzas. Ahora, la derecha y la socialdemocracia pueden jactarse diciendo que “las aventuras populistas” también conducen al ajuste y la austeridad, por lo que conviene seguir apoyando “lo menos malo” conocido; esto es, a los viejos partidos del sistema.

Tampoco compartimos el fatalismo del compañero Pablo Iglesias, cuando afirmó en referencia a esa misma supuesta correlación de fuerzas: “No podemos hacer grandes cosas: una reforma fiscal, defender la desprivatización de la sanidad y defender una educación pública, no podemos hacer mucho más” (www.librered.net/?p=39826). ¿A sólo esto deben reducirse, entonces, las esperanzas populares de cambio? Pero es que incluso, demandas tan modestas como ésas, ni siquiera serán aceptadas por la Troika y los capitalistas españoles sin recurrir al chantaje y al boicot económico ¿Qué hacer entonces?

La realidad es que hay una correlación de fuerzas muy favorable para transformar la sociedad. Había un enorme entusiasmo en toda Europa tras el referéndum del 5 de julio. La inestabilidad política y económica que hubiera acarreado el intento de expulsar a Grecia del euro, habría generado un fermento político potentísimo en todo el continente, fortaleciendo las posiciones y movimientos políticos anti-austeridad en todas partes, incluida Alemania.

La irrupción del izquierdista Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista en Gran Bretaña es una prueba de que dicho fermento existe, incluso, fuera del sur de Europa; y que tiene un potencial de desarrollo explosivo en todos los países.

La manera de favorecer, por tanto, un cambio en la correlación de fuerzas en Europa era dando un ejemplo valiente y decidido por parte de Syriza contra los intentos de arrinconar y someter al pueblo griego, nacionalizando los bancos y grandes monopolios y dejando de pagar la deuda, haciendo un llamamiento a los trabajadores europeos para que se unieran a sus hermanos griegos. En la época actual de declive senil del capitalismo, ningún avance social puede mantenerse ni profundizarse sin la transformación socialista de la sociedad.
La gestión de más ajustes por parte de Syriza hundirá su apoyo entre el pueblo griego en poco tiempo. Por eso es urgente que PODEMOS se desmarque del gobierno de Tsipras para no verse arrastrado al descrédito de éste en las próximas semanas y meses.

Declive de la vida interna

PODEMOS ha exhibido una enorme vitalidad con decenas de miles participando regularmente en debates, reuniones y actividades múltiples. Sin embargo, desde hace meses comenzamos a ver un declive en la vida interna de la organización. Ésta gira ahora alrededor de las decisiones de los órganos dirigentes (los Consejos Ciudadanos) a nivel estatal, regional y local, mientras que los círculos quedan reducidos a meros apéndices sin posibilidad de influir en las decisiones cotidianas de la organización.

Esto se agrava por la ausencia generalizada de debates políticos en los círculos territoriales sobre temas de actualidad nacional e internacional, y mucho menos de carácter ideológico, que entusiasmen y desarrollen políticamente a la militancia, dándose una preeminencia excesiva a temas organizativos o administrativos.

Esto ha provocado una aguda caída de la militancia activa y un fortalecimiento de la rigidez burocrática del partido –como señaló el compañero Monedero hace meses– con un debilitamiento de las direcciones locales y regionales, con la renuncia regular de muchos de sus miembros.

Este declive se refleja en la caída de la participación en las votaciones. Mientras que unas 100.000 personas votaron en octubre del año pasado para elegir los órganos dirigentes de PODEMOS, menos de 50.000 lo hicieron en julio para elegir al compañero Pablo Iglesias como candidato a presidente del gobierno, habiendo formalmente un 50% más de inscritos en la organización.

Esta contradicción entre las expectativas electorales de PODEMOS –que siguen altas, pese a todo– y la vida interna de la organización, debe achicarse urgentemente corrigiendo las deficiencias señaladas. Esto compete al Consejo Ciudadano Estatal, que debería promover un debate amplio y sincero en el seno del partido.

La elaboración del programa

En PODEMOS siempre hemos favorecido la más amplia participación en la toma de decisiones. Nuestra metodología sobre votaciones y elecciones primarias ciudadanas fue aprobada mayoritariamente en la Asamblea Ciudadana de Vista Alegre. Después de un año, y al calor del actual proceso de elaboración del programa electoral para las elecciones generales, debemos hacer un balance de la experiencia acumulada. Nuestra opinión es que tal metodología adolece de algunas deficiencias.

Al primar la presentación individual de propuestas -a través del ordenador personal- sobre la discusión colectiva -con la participación de los militantes en los círculos territoriales- terminan acumulándose cientos y miles de propuestas ante la militancia que imposibilitan una discusión real y profunda sobre todas ellas.

Por otro lado, siendo Plaza Podemos el único foro autorizado para seleccionar las propuestas presentadas, son los compañeros que tienen el tiempo y la paciencia suficientes ante su ordenador quienes están en mejores condiciones de opinar y votar las propuestas que pueden alcanzar a leer y evaluar.

Tampoco nos convence el reglamento aprobado por el Consejo Ciudadano Estatal para elaborar el programa. Las propuestas seleccionadas para su votación final por la militancia a través de internet deben registrar 70 votos afirmativos netos en Plaza Podemos. Pero deben ser refrendadas por un “comité de expertos” no electo, que puede vetar las propuestas que considere inviables económica o jurídicamente siguiendo su propio criterio.

A nosotros nos parece más democrática y participativa la discusión colectiva en los círculos territoriales y sectoriales, donde las propuestas sean presentadas, debatidas y aprobadas con la participación de decenas de compañeros que sostienen cotidianamente la organización con sacrificio y dedicación.

Deberíamos adoptar el debate asambleario local, provincial, regional y estatal, con delegados elegidos directamente en los círculos; donde las propuestas aprobadas pasarían al nivel superior, siendo la asamblea estatal la que elegiría finalmente las propuestas más representativas.

Conclusiones

Es urgente abrir un debate en el seno de la organización sobre todo esto. PODEMOS tiene un futuro promisorio si es capaz de corregir las debilidades que hemos señalado, y que son la consecuencia inevitable – tanto en los aspectos organizativos como políticos– de circunscribir su alternativa dentro de los márgenes del capitalismo.

Debemos sacar todas las conclusiones al respecto; por el bien de PODEMOS y las enormes expectativas que levantó, por el bien de todos los excluidos, los explotados y humillados, que somos la inmensa mayoría.

https://www.facebook.com/podemossocialismo

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla  

Banner