Pagina principal Estado Español Juventud y Educación Nuestros temores se materializan; debemos ponernos en pie de guerra ante la subida de tasas universitarias

Nuestros temores se materializan; debemos ponernos en pie de guerra ante la subida de tasas universitarias

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

HOY 22 DE MAYO: TODOS A LA HUELGA DE ENSEÑANZA

Asistir a las manifestaciones y concentraciones de la mañana y tarde, desde la comunidad educativa (padres, profesores, estudiantes y personal de servicios) hasta el resto de trabajadores para defender una enseñanza pública de calidad.

Hace dos meses avanzamos cuales iban a ser algunas de las medidas en materia universitaria del gobierno del PP. Conjuntamente con una batería de ataques a la educación secundaria y a la sanidad y tras anunciar una reforma del modelo universitario, el ministro de educación, J.I. Wert, ha presentado un duro ataque a las universidades permitiendo a las CCAA subir el precio de las matrículas hasta un 66%.

El inicio de una dura batería de ataques

En varias ocasiones hemos analizado como la debilidad inherente del capitalismo español, azuzado por la crisis del ladrillo, la consecuente crisis de deuda y la destrucción del tejido productivo por el flujo de capitales extranjeros hacía países emergentes en Europa del este y norte de África obliga a la burguesía española a apretar las tuercas contra la clase trabajadora, arrebatando derechos y conquistas y limitando la organización sindical.

Desde las perspectivas del capitalismo la moraleja es irrefutable: la debilidad del capitalismo español obliga a acabar con los avances sociales, reducir salarios, implantar el despido libre y acabar con la educación y sanidad públicas. Desde la perspectiva de un sistema económico putrefacto es muy lógico, el mercado laboral español es incapaz de absorber tanta mano de obra cualificada, destinándose millones de euros al año a formar a jóvenes que tienen que acabar abandonando el país o trabajar por debajo de sus posibilidades. Esto es algo que hemos podido oír repetidamente a los voceros de la burguesía y la derecha en los últimos meses: “no todo el mundo tiene que ir a la universidad”.

Por otro lado, tampoco se ocultan en desmantelar la educación secundaria y la formación profesional, defendiendo en abril Esperanza Aguirre la no gratuidad del Bachillerato. La conclusión es obvia, nos dirigimos hacia una privatización y desmantelamiento de la educación pública, en pro de los contratos basura y una economía basada en la especulación, el turismo barato, los casinos y el vicio.

Como se van a materializar las subidas

Si actualmente los estudiantes pagábamos entre unos 800-1400€ anuales por una primera matrícula de un año académico natural (aproximadamente 60 créditos), este va a suponernos un incremento de unos 500-600€ en el coste total de la primera matrícula a partir del próximo año. Sin embargo, todavía nos veremos más afectados en el caso de segundas y sucesivas matrículas, asumiendo a partir de la cuarta matrícula un incremento del 100% del coste de los estudios.

Todo esto viene acompañado además, de la anunciada modificación del sistema de becas basado en ligar la asignación al rendimiento académico y no al nivel de renta.

¿Qué nos espera?

Hay que destacar el anuncio de la reforma del sistema universitario, sobre la cual investigarán “equipo de expertos”, cuyo criterio de selección no ha sido revelado y que no cuenta con representantes de los trabajadores no docentes (PDI, PAS) ni de los estudiantes. Las palabras dejadas caer por Wert, acusando de disponer de “demasiadas universidades”, de tener titulaciones minoritarias insostenibles, vaticina lo que va a ser una guerra declarada contra la universidad pública, donde no se puede descartar la privatización de universidades, facultades y la desaparición de carreras y estudios minoritarios en universidades secundarias, ligados a una mayor limitación del número de plaza.

¿Cómo enfocar la lucha?

Una vez más debemos insistir en caracterizar el momento histórico, hay que ser conscientes en que los recortes significan la última escapatoria del capitalismo europeo. Bajo estas condiciones no es suficiente con luchas aisladas, la unidad en el seno del movimiento estudiantil y su adhesión al movimiento obrero son indispensables. Debemos ser capaces de confluir en unificar el movimiento estudiantil de todo el Estado, donde todas las organizaciones estudiantiles estatales y locales, representantes de las asambleas y sindicatos de profesores sean invitados para poner en marcha una hoja de ruta, confluyendo con las luchas contra los recortes y ataques al conjunto de la clase obrera que se van a dar en los próximos meses.