Pagina principal Estado Español Juventud y Educación Huelga General de toda la enseñanza: hagamos confluir las luchas hacia un frente común para derrocar al Gobierno

Huelga General de toda la enseñanza: hagamos confluir las luchas hacia un frente común para derrocar al Gobierno

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Hoy, 9 de mayo está convocada la mayor Huelga General de toda la enseñanza que se recuerda en las últimas décadas contra la aprobación de la LOMCE. A la huelga estamos llamados estudiantes y profesores de todo el Estado en todos los niveles educativos, desde la enseñanza preescolar hasta la universidad. Por segunda vez en este curso, se da la novedad de que también los padres de alumnos estamos llamados a secundar la huelga, no llevando a nuestros hijos a las guarderías ni colegios, en un paro que promete ser mayor que el similar que tuvo lugar en octubre último.

1634623-Huelga en Educacion el 9 de mayo Version2

 

La huelga está convocada por la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública (que aglutina a las organizaciones tradicionales de izquierdas del profesorado, mayoritarias, padres de alumnos y estudiantiles), junto al movimiento Marea Verde.

 

La LOMCE significa despidos, masificación en las aulas, mayor segregación desde la educación infantil, subidas de tasas, ataques a las condiciones laborales de los profesores, reducción del Consejo Escolar a un ente casi consultivo y elección del director del centro por la administración, ataque a las enseñanzas humanísticas mientras que se potencia la asignatura de Religión... No son nada más que una muestra de la batería de ataques contra todos los servicios públicos de los que quedan por venir.

 

Educación pública: su objetivo a erradicar

 

La burguesía, la gran banca, el FMI, el BCE, la UE, la Troika y todos los apóstoles del capitalismo mundial lo tienen claro: todos los avances hechos en educación durante la segunda mitad del siglo XX, conseguidos en gran parte debido a las luchas del movimiento obrero organizado, son ahora un obstáculo para la economía de mercado. El mercado laboral está saturado debido a la crisis integral del propio sistema e ingentes cantidades de dinero se destinan a formar trabajadores que sólo irán a engrosar las filas de parados. Sus medidas son concisas: hay que incrementar la productividad en base a una reducción draconiana de los niveles de vida, salarios y gasto público a fin de elevar "la confianza de los inversores", es decir, que los capitalistas, con tal de invertir, deben ver sus beneficios incrementados. ¿Cómo? - En base a exprimir todavía más a los trabajadores.

 

Los grandes banqueros y empresarios no van a llevar ningún gran programa de inversiones en el Estado español ni va a haber ninguna gran reducción del nivel de desempleo. La LOMCE, que establece tres selectividades antes de entrar en universidad, está directamente vinculada a toda la normativa aprobada en universidad en los últimos años, tendente a privatizar y encarecer el acceso a los estudios (Planes de Bolonia). Para el gran capital, que es el que marca la política de Rajoy, el dinero que se gastó en formar a los centenares de miles de licenciados universitarios en desempleo, es dinero que se fue al cubo de la basura: ellos determinan que la enseñanza va a ser una carrera de obstáculos tendente a hacernos retroceder 50 años, cuando eran los hijos de los ricos quienes fundamentalmente tenían un acceso fácil a la misma.

 

Profesorado interino y asociado universitario en el punto de mira

 

Los últimos cursos hemos vivido un ataque sin precedentes contra el conjunto del profesorado, siendo reiteradamente tachados de vagos y privilegiados. Todo ello va en sintonía con un intento por parte del Gobierno de preparar el terreno para los ataques que ahora se plasman. Como era de esperar, los recortes han empezado en el sector más indefenso del profesorado: las interinos. La subida de horas lectivas por profesor ha ido desde un principio orientadas a despedir interinos, además, ayudados por la irregularidad que supone ser despedido por eliminación de plaza, es decir, no contar con ninguna indemnización a pesar de que se hayan trabajado 5, 10 o 20 años. En el caso de la universidad, estamos observando como las reducciones de las partidas están suponiendo, entre otros, el despido masivo de profesores asociados en todas partes, seguido de un empeoramiento notable de los servicios y calidad de la formación.

 

La necesidad del movimiento estudiantil

 

En el último año y medio hemos visto intentos de movilización de un buen sector del profesorado, que se ha canalizado en buena parte a través de las Mareas Verdes por todo el Estado y que ha conducido a huelgas, encierros y múltiples acciones en defensa de la educación pública, llevándose a cabo un primer intento de coordinación del movimiento a mediados de abril.

 

Marea Verde, ante la inacción recurrente de los dirigentes de los sindicatos tradicionales, cada vez más se está configurando como un movimiento que no solo engloba a profesores, sino que empieza a abrirse a padres de alumnos y a los propios estudiantes. Esto es un hecho. Ahora bien, la movilización contra los recortes requiere de la máxima unidad. Es por tanto, muy positivo este ejemplo de movilización unitaria el mismo día, y debe servir de guía para continuar con un plan de movilizaciones unificadas para los próximos meses.

 

La participación de los estudiantes dentro de las luchas de los profesores es indispensable para fortalecer el propio movimiento. Los estudiantes, a pesar de no trabajar y consecuentemente no poder ejercer sus demandas mediante la huelga (entendida como detener la producción), cuentan con una ventaja muy grande: la falta de presiones laborales y el espíritu incansable de la juventud, muy necesario para animar los sectores desanimados y dinamizar el movimiento. Toda gran movilización social ha contado con la participación activa de los estudiantes y de la juventud.

 

Qué se necesita. Unificar las luchas, derrocar el Gobierno

 

A 15 meses de su toma de posesión, el Gobierno Rajoy se encuentra más débil que nunca, habiendo pasado el PP de un 46% de intención de voto a un 23-24% según algunas encuestas. La realidad es que el Gobierno, a pesar de su holgada mayoría absoluta, es el peor valorado en la historia democrática, desde la Transición, siendo además el ministro de Educación Wert uno de los más rechazados del mismo.

 

Debemos extraer las conclusiones adecuadas: no se trata solo de unos ataques propiciados por motivos ideológicos, sino de las necesidades objetivas de los capitalistas españoles. El gobierno del PP se arrodilla ante ellos, al igual que ante las demandas de la Troika, el FMI y la banca acredora internacional.

 

Por tanto, hay intereses enfrente que son muy poderosos. No hay una protesta aislada de un solo sector que por sí sola pueda convencer al Gobierno. La lucha educativa debe continuar con un plan de movilizaciones después del 9 de mayo. Muchos profesores, después de que les haya sido congelado el salario y quitado la paga extra de diciembre, notan una presión creciente con las diferentes huelgas realizadas. Una propuesta para hacer avanzar el movimiento podría ser la realización antes de final de curso de una Marcha estatal a Madrid en defensa de la educación pública. Una reunión estatal de representantes de Marea verde, sindicatos, miembros de Comités de lucha y asambleas creadas podría coordinar un plan de movilizaciones más ambicioso durante el verano y el próximo Otoño.

 

Pero incluso este esfuerzo, si no se une a la movilización del conjunto de la clase trabajadora, puede resultar insuficiente. Son los dirigentes sindicales entonces de los principales sindicatos, UGT y CCOO, quienes tienen la responsabilidad de organizar y coordinar la enorme indignación existente, que se está plasmando en diferentes movilizaciones (5 días de movilizaciones ahora en la sanidad madrileña, lucha contra los desahucios, cierres de empresas...).

 

La caída del odiado gobierno del PP es posible y fácil con la unificación de todas las moviliuzaciones. Lo que necesitamos los trabajadores después es un Gobierno de y para la clase trabajadora, que expropie a la banca y las palancas básicas de la economía en pro de la inmensa mayoría de la sociedad.

 

¡Por una educación y una sanidad públicas, por el derecho a una vivienda digna y a un futuro para la juventud!