Pagina principal Estado Español Análisis y Situación Política Informe Oxfam sobre España– El aumento de la desigualdad social es el fruto del saqueo

Informe Oxfam sobre España– El aumento de la desigualdad social es el fruto del saqueo

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

La ONG Oxfam Intermón publicó en enero un informe titulado “UNA ECONOMÍA AL SERVICIO DEL 1%”, en el que expone los datos sangrantes del aumento de la desigualdad en el Estado español desde el inicio de la crisis. Datos y cifras del drama humano y del saqueo cometido por las élites de este país contra la mayoría de la población trabajadora

En todo el mundo la crisis y las políticas del FMI han provocado una enorme transferencia de renta de los trabajadores a las grandes fortunas. En el mundo desarrollado, los datos del Estado español reflejan también la debilidad orgánica del capitalismo español y el impacto de las políticas del PP y del PSOE, defendidas también por Ciudadanos.

Como señala el informe de Oxfam, España es el país de la OCDE en el que más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, sólo por detrás de Chipre, y casi 10 veces más que el promedio europeo. Este aumento es incluso 14 veces mayor que el producido en Grecia, con una situación macroeconómica aun peor que la española. En 2014, 13,4 millones de personas, el 29,2% de la población, se encontraba en situación de riesgo de pobreza o exclusión social, 2,3 millones de personas más que en 2008, 6 puntos por encima de la media de la UE15 (23,1% en 2013).

El 1% de la población concentra ya casi tanta riqueza como el 80% más pobre. Y la fortuna del 5% supera ya la riqueza en manos del 90% más pobre. 2,3 millones de personas en el Estado español poseen más patrimonio que 42 millones de personas; la fortuna de sólo 20 magnates  alcanza los 115.100 millones de euros y es ya equivalente a la del 30% más pobre del país, cuando en 2014 equivalía a la del 20% más pobre. La propia OCDE reconoce que son los hogares más pobres los que han sufrido una mayor caída de los ingresos durante la crisis. El salario medio mensual bruto del 10% más rico es 18 veces superior al del 10% más pobre. Para el 30% más pobre de la sociedad, esto supone un salario 8,6 veces inferior al del 10% con ingresos más altos.

Desde el principio de la crisis, las políticas del PP y del PSOE han provocado un desplome en el salario medio en España, con una caída del 22,2% entre 2007 y 2014. Mientras, los presidentes de las empresas del IBEX35 han visto aumentar sus nóminas en un 80% y ya cobran 158 veces más que el salario de un trabajador medio. Las sucesivas reformas laborales del PSOE y del PP han conseguido una devaluación sin precedentes del mercado de trabajo mediante la extensión de la temporalidad y el ataque a la negociación colectiva.

Por supuesto, el alza de los beneficios empresariales no se ha acompañado de una mayor recaudación en el impuesto de sociedades, no sólo por la rebaja del mismo en la reforma fiscal de 2014. El fraude y la ingeniería financiera hacen su parte. Por ejemplo, 2015 ha sido un año excepcional para las SICAV, el conocido instrumento legal para eludir el pago de impuestos por parte de las grandes fortunas. Estas alcanzan ya un mercado de 38.000 millones de euros. El dinero que se recorta en educación, sanidad y políticas sociales se escapa del país mediante estos mecanismos legales y mediante la evasión pura y simple. Uno de los efectos de esto es que la recaudación por los rendimientos del capital en 2014 cayó un 12,6% a pesar de que éstos crecieron un 40%. 9 de cada 10 euros recaudados provienen del bolsillo de los trabajadores, mientras que menos de 1 euro lo hace de los rendimientos del capital.

 Y todo esto lo quieren presentar la oligarquía y sus mercenarios mediáticos como el resultado de la crisis económica, tan inexorable como un fenómeno meteorológico. Nosotros decimos que no, que hay alternativa, y esta pasa por que la clase trabajadora se reapropie del fruto de su trabajo y lo ponga a trabajar, de forma planificada, para cubrir las necesidades de la mayoría, y no los beneficios de la minoría. Es la única forma de asegurar el bienestar y la dignidad del mañana.