Pagina principal Estado Español Análisis y Situación Política Por la libertad de expresión, contra la caza de brujas del régimen: libertad incondicional de los titiriteros presos

Por la libertad de expresión, contra la caza de brujas del régimen: libertad incondicional de los titiriteros presos

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

La detención y encarcelamiento de los artistas Alfonso Lázaro de la Torre y Raúl García Pérez, miembros de la compañía teatral Títeres desde Abajo, es un atentado contra la libertad de expresión y es un paso más en la escalada represiva desatada por el gobierno del PP y el aparato del Estado contra la protesta social. Supone también una vuelta de tuerca más en su intento de desestabilizar y deslegitimar a los ayuntamientos del cambio, empezando por el propio Ayuntamiento de Madrid, que había incluido el espectáculo "La bruja y don Cristóbal" en la programación del Carnaval de Madrid en el distrito de Tetuán.

12654212 10153997089197022 1161914621143224411 nConcentración en Madrid en apoyo a los titiriteros detenidos. Foto: Facebook de Mario EspinozaA Alfonso y Raúl se les acusa de un delito de enaltecimiento del terrorismo por mostrar, dentro del espectáculo de títeres, una pancarta con la leyenda “GORA ALKA-ETA”. Lo cierto es que, según el guión de la obra, esta pancarta es depositada por un policía sobre el cuerpo de una detenida, con lo que se busca simbolizar la manipulación y los montajes policiales y judiciales que han dado lugar a operaciones represivas, como la reciente Operación Piñata, contra el “terrorismo anarquista” en Barcelona. Sólo una mezcla criminal de ignorancia, furor represivo y desprecio por los derechos humanos puede explicar el auto dictado por el juez Ismael Moreno que envía a dos artistas a la cárcel en espera de juicio. "La bruja y don Cristóbal" buscaba denunciar la manipulación y la represión del poder, y sus autores han terminado por ser víctimas de lo mismo que denunciaban.

Ahora Madrid – La debilidad invita a la agresión

La primera reacción del equipo de gobierno de Ahora Madrid al conocerse estos hechos, y viendo la que se le venía encima, fue adoptar una posición defensiva, pidiendo disculpas por la programación de esta obra y anunciando acciones legales contra Títeres desde Abajo por supuesto incumplimiento de contrato (al haberse representado una obra para adultos ante público infantil), amén del cese del responsable de la programación.

Seguramente la obra no era indicada para menores, de hecho así lo indicaba la propia página de Facebook del Carnaval de Madrid, aunque no viniera tal especificación en el programa. En cualquier caso, de haber cualquier confusión o error por cualquiera de las dos partes, es algo que tendrán que dirimir de forma amistosa o, como mucho, por la vía civil. Pero con los dos titiriteros detenidos, el anuncio de acciones legales, sin especificar si son civiles o penales, no hace más que añadir confusión y alimentar el furor represivo de la derecha y su Brunete mediática, debilitando con ello la propia posición del gobierno municipal, al que la derecha señala como responsable del supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo. De hecho, al día siguiente de la detención de Alfonso y Raúl, el PP de Madrid anunció la interposición de una denuncia contra la concejal de cultura Celia Mayer por complicidad con un delito de enaltecimiento del terrorismo. Una vez más se demuestra que la debilidad invita a la agresión.

Los sectores más a la izquierda de Ahora Madrid y Podemos han ido reaccionando conforme se han ido desarrollando los acontecimientos, especialmente al conocerse la entrada en prisión preventiva de Alfonso y Raúl. Un buen número de concejales de Ahora Madrid y cargos electos y consejeros de Podemos en la Comunidad de Madrid han publicado un manifiesto en el diario Público exigiendo la puesta en libertad sin cargos de los dos artistas; la misma posición ha tomado Ganemos Madrid, el germen de Ahora Madrid, del que forma parte el concejal Guillermo Zapata, quien también sabe lo que es enfrentarse a la manipulación mediática y a la caza de brujas del régimen. Pero, una vez más, la iniciativa la ha tomado Barcelona en Comú y la alcaldesa Ada Colau, con sendos comunicados y mensajes de la alcaldesa y del compañero Gerardo Pisarello, mostrando lo que debe ser una postura de clase ante la represión de derechos fundamentales. También han exigido la libertad de Alfonso y Raúl el compañero Alberto Garzón y el compañero Pablo Iglesias.

Frente a la caza de brujas del régimen, la izquierda y las fuerzas del cambio no pueden mostrar debilidad y titubeos; Ahora Madrid, el gobierno municipal de Madrid y la dirección de Podemos deben exigir de forma clara y rotunda la puesta en libertad de Alfonso y Raúl y deben denunciar la manipulación mediática y la escalada represiva, denunciando a su vez a los elementos reaccionarios, como el juez Moreno, que todavía siguen insertos en el poder judicial y en la policía. Podemos en el congreso debe también presentar una reforma del código penal que elimine el delito de enaltecimiento del terrorismo para proteger la libertad de expresión, y deben denunciar la hipocresía criminal de los que hace un año eran Charlie y ahora mandan a dos titiriteros a la cárcel.