Educación - Movimiento Estudiantil
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde hace algo más de un año, los compañeros de Lucha de Clases organizamos los Comités de Lucha Estudiantil (CLE), que tuvieron su origen en Antequera (Málaga), en la huelga estudiantil del 8M de 2019. Desde entonces, hemos consolidado esta plataforma en los tres institutos públicos de la ciudad, y en otras ciudades.

Nuestro objetivo es defender los derechos de los estudiantes ante un contexto en el que la educación pública está cada vez más amenazada por la privatización bajo el capitalismo.

Los CLE funcionan de manera asamblearia. Tenemos portavoces elegibles y revocables en cualquier momento. La actividad de los CLE se desarrolla principalmente en debates, huelgas, concentraciones y manifestaciones; declaraciones, comunicados o ruedas de prensa, etc. No sólo centramos nuestra actividad en asuntos relacionados con la educación, sino con todo aquello que afecta a la vida en nuestro planeta. Fue el caso de la movilización del pasado 27 de septiembre contra el cambio climático, uniéndonos al movimiento internacional de los Fridays for Future.

En las últimas semanas, las medidas del Gobierno ante la pandemia han sido objeto de crítica entre los estudiantes. Especialmente los de instituto, que hemos dejado de recibir todo tipo de clases (no así los universitarios que han continuado dando clases a través de internet). Apoyamos parte de las medidas tomadas por el Gobierno que, por ejemplo, promulgó la suspensión de las clases ante la pandemia. Celebramos que se haya antepuesto nuestra salud y la de nuestros familiares a cualquier otra cosa. No obstante, los alumnos estamos en contra del plan de enseñanza diseñado para el confinamiento, puesto que se basa en una cantidad ingente de tareas que no va a ninguna parte. El alumnado no necesita cantidad sino calidad en las tareas, asumiendo que previamente se deberían impartir unos mínimos conceptos para poder realizarlas. El método planteado prácticamente nos obliga a ser autodidactas. Muchos alumnos han buscado clases particulares por internet, lo cual establece una desigualdad con aquellos que no pueden pagarlas.

Agradecemos la comprensión del Gobierno al establecer como norma general la promoción de curso. Pero debemos decir que a los alumnos de segundo de bachillerato se los ha dejado a su suerte ante el hecho de no poder prepararse bien el examen de selectividad, puesto que hay contenidos que no están bien impartidos. Por lo que el examen de acceso a la universidad debería ser eliminado. No solo este curso por la falta de conceptos aprendidos, sino que debería ser eliminado para siempre porque supone que los estudiantes estemos atados a una nota que, si no superamos, nos vemos obligados a cursar una carrera que no queremos. Son las universidades las que tienen que adaptarse a los alumnos, y no al contrario.

El plan del gobierno también incluye clases de recuperación en verano impartidas por ONGs y voluntarios. Pero lo que realmente tendría que hacer el ejecutivo sería contratar más profesorado competente en las aulas, ya que lo contrario tiene un valor educativo y pedagógico más que pobre.

Por otro lado, las críticas levantadas por la derecha nos parecen totalmente torticeras e hipócritas ¿Cómo se puede criticar la falta de calidad en la enseñanza al tiempo que se apoyan sistemáticamente los recortes de la educación pública o se prioriza la privada-concertada con decretos como el de escolarización del consejero andaluz, Imbroda (C’s)? Nos parece completamente irresponsable y estúpida la idea del presidente andaluz, Moreno Bonilla, de volver a clase el último mes de curso sin unas condiciones sanitarias mínimas que eviten el contagio del virus. Al igual que, para el próximo curso, en el que se contempla un repunte de los contagios, deberían reducirse las ratios al 50% para garantizar tanto una distancia mínima como una mejor calidad en la enseñanza.

La educación en este país es muy mejorable, pero no en la dirección de la precarización y la privatización de la pública para generar un modelo basado en la competitividad, sino precisamente fortaleciendo la pública en pro de un modelo educativo más inclusivo, que no deje atrás a nadie y basado en la cooperación. Es por ello que este modelo no es compatible con el capitalismo, que busca la rentabilidad de todo lo que toca. ¡Luchemos por la educación pública y el socialismo!

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí