Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ambulancias clínicoLos trabajadores de Ambulancias del Hospital Clínico de Málaga han conseguido doblar el brazo a la empresa, después de una huelga de tres meses seguida por la práctica totalidad de la plantilla. Como explican más abajo los trabajadores, la empresa quiso aplicar con creces (más que duplicando), el recorte que le impuso la Consejería de Salud (SAS), bajo la amenaza de despedir en contrapartida a 10 compañeros. Los trabajadores no aceptaron ni lo uno ni lo otro. Confiando en sus fuerzas, creando un fondo económico común (como explican en la entrevista)... La empresa ha readmitido a los despedidos y, después de amenazar con recortes de hasta el 27% en los salarios, rebaja su petición inicial al 5% (el SAS recortó su convenio con la empresa en un 10%). Aquí figura un resumen de su movilización, mediante la entrevista que publicamos a un trabajador de la empresa. Ahora sigue la lucha para las organizaciones de izquierda, sindicales y políticas, a las que los trabajadores recurrieron para denunciar su situación, en particular IU, para desvelar el posible incumplimiento del contrato público por parte del empresario, lo que implicaría fraude continuado de dinero público.

ambulancias clínico- Vosotros habéis tenido más huelgas, no sólo con esta empresa, sino en el pasado ya hay una tradición de más de una década de movilizaciones por vuestras mejoras de condiciones

- Sí, por supuesto, y además porque las empresas subcontratadas siempre se olvidan de los convenios, no cumplen lo pactado, tienen siempre atrasos en los pagos... vivimos esta situación desde hace más de diez años.


- ¿Cuándo entró la actual empresa del empresario Pascuao aquí en Málaga?.
- Entró en Junio del 2007 subrogando con la antigua empresa que era “Malagueña de Asistencias” quedándose con el contrato de las ambulancias del Hospital Clínico y de las urgencias del distrito sanitario Costa del Sol.

 

- Los trabajadores de esta empresa, ya por entonces teníais una tradición de organización y habíais desarrollado diferentes luchas...

- Sí,  antiguamente habíamos desarrollado diferentes luchas que tuvieron solución con la antigua empresa. Pero, al llegar esta nueva comenzamos a arrastrar problemas como bajadas de salarios, condiciones de trabajo extrahumanas, retraso en los pagos...

 

- Este empresario viene de Jaén y tiene casi la totalidad de los servicios de ambulancia de los hospitales de allí.
- Sí, tiene prácticamente la provincia de Jaén a su cargo, así es.


- ¿Conocéis algo de esta historia de cómo empieza este empresario y cuáles son sus relaciones?
- Bueno, este empresario no sólo tiene esta empresa de ambulancias sino otro tipo de empresas en el ámbito agropecuario. Realmente, el origen de esta empresa se remonta a hace unos diez años, es una empresa bastante nueva.

 

- ¿No sabéis como empieza su relación con los hospitales del SAS?
- Tenemos nuestras sospechas, pues es una persona bien relacionada con gente influyente en la Junta de Andalucía.

 

- ¿Él tiene ambulancias en Ceuta y en Mélilla?

- Sí, ahora han renovado contrato en Melilla, dónde también tienen servicio de ambulancias, además de en Canarias, de reciente contrato. Comentarte que en Ceuta y en Melilla tienen nuevos problemas los compañeros. En Ceuta comienzan nuevas movilizaciones por incumplimiento del convenio y de modificaciones sustanciales de sus jornadas de trabajo, además de lo ya habitualmente conocido, como los retrasos en los pagos de los salarios.


- Entonces, los problemas vuestros de manera concreta comienzan, en primer lugar, por el abuso típico de cualquier empresario que va a sacar el máximo beneficio ¿Puedes relatar, desde hace 4 años hasta aquí, cuando este señor entra, y vosotros veis que vuestras condiciones van a ir a peor?
- Bueno, en un primer momento la impresión fue buena, pues el gerente vino a presentarse garantizándonos que era los suficientemente solvente para pagar los sueldos durante los siguientes seis meses, que íbamos a recibir nuestro salario el día uno de cada mes... Nosotros, viendo esa situación, pues dejamos pasar los meses, habida cuenta de que el quinto mes ya íbamos con retrasos de quince días. Nuestro comité de empresa quiso ponerse en contacto con él y no aceptaba ningún tipo de diálogo, no quería entrar en razones ni ninguna entrevista con el comité de empresa, por lo que a partir de ahí empezamos a organizar huelgas. De este modo, cuando comenzamos con ellas, el empresario volvía a pagar en fecha, pero volvía a las andadas. No sólo eso, sino que ahora, con esta convocatoria de huelga que tenemos, durante el mes de Septiembre él nos ha dicho claramente que no piensa perder ninguno de sus beneficios. En la última nómina nos ha hecho un descuento unilateral por cada trabajador de unos 400 euros y manifiesta que va a dejar la cuenta a cero antes de marcharse de Málaga. Ayer mismo nos indicó que el mes próximo viene otra sustancial rebaja de los salarios y que su intención es dejarlos hasta en el Salario Mínimo Interprofesional.


- Vosotros tenéis manifiestas sospechas de que este empresario ha podido actuar ilegalmente, vulnerando las condiciones del convenio que tenía firmado con el Hospital Clínico. ¿Me puedes decir todo lo que sabes al respecto?
- Nosotros hemos empezado a levantar la manta este verano, cuando nos dimos cuenta, gracias a la publicación de los servicios mínimos de la huelga, que no nos salían los números, tanto en cuanto a los vehículos que tenían que estar prestando servicio a la población de Málaga, que en concreto eran 23. Entonces, había dos ambulancias que debían estar trabajando y nunca han estado trabajando. Investigando las horas de trabajo de los empleados, y por declaraciones del hospital Clínico, ajustando horas y ambulancias, volvimos a descubrir otras dos ambulancias que tampoco han estado dando el servicio a los malagueños. Total, que cuatro ambulancias no han dado el servicio que religiosamente se ha pagado.


-  ¿Cuánto dinero es al mes?
- Podríamos estar hablando de unos 30.000 euros al mes desde el año 2007.


- ¿Eso cuánto dinero es?
- Mucho dinero. A grosso modo, unos 5 millones de euros.


- Sería interesante que se investigara a esta empresa y a todos los hospitales que tiene como concesión, ¿no?
- Deberían hacerlo. Aquí en Málaga le hemos aportado las pruebas al Hospital Clínico y lo están estudiando con su gabinete jurídico. Creemos, por lo que hemos hablado con nuestros compañeros de Ceuta, Melilla y Jaén, que puede estar ocurriendo lo mismo.

- Aquí, la gerencia del Hospital Clínico y la Junta de Andalucía brillan por su ausencia, porque ellos deberían estar siguiendo este convenio, y comprobarían que el dinero público se emplee debidamente...
- De hecho este asunto ha merecido una desatención por parte de la Administración en sus contratos de obras y servicios, puesto que no ha sido ágil. Desde el año 2007 hay cuatro ambulancias que están pagando los malagueños y no están cubriendo su servicio. Están jugando con el dinero de todos y ha habido una falta de seguimiento de este tipo de contratos, o sea, ¡no quisiera pensar qué pasará con el resto de contratos!

- Una vez que empezáis a movilizaros, las extorsiones y amenazas por parte del empresario y el responsable de la empresa aquí en Málaga han sido periódicas y recurrentes... ¿Nos puedes comentar algunas anécdotas?
- Muchas... Amenazas e insultos a diario. A través de todos sus recursos humanos, amenazar en público de que va a despedir a diez trabajadores a dedo y hacer efectiva tal amenaza a los quince días... Ha vuelto a amenazar a otros diez de que para Navidades no van a estar en la empresa... “Pues me voy a cargar a otros diez”. Ayer, sin ir más lejos, amenazó con despedir a otros veinte más. Tenemos incluso una amenaza telefónica DE MUERTE a un compañero que es bastante activo en esta lucha.

- Vosotros habéis usado siempre denuncias, ¿verdad?
- Tenemos denucia cursada por este y el resto de irregularidades. Están en manos de nuestros abogados y del Juzgado que instruye el caso. Está todo denunciado, claro.

- Habéis solicitado copia escrita del contrato, para ver las condiciones de obligado cumplimiento del mismo -que es público y deberíais tener derecho a verlo- ante la Consejería, el hospital y el empresario. Nadie os lo da, ¿Por qué?
- Desconocemos el porqué, no nos dan razones oficiales y, de momento, se están amparando en los plazos administrativos legales. Ya, supongo, son más que suficientes pues lo estamos solicitando desde agosto. Precisamente, estamos ya a final de octubre, y entendemos que es un plazo más que suficiente y las razones a que alegan, no nos las dicen.

- ¿Cómo va la unidad entre la plantilla una vez que se desarrolla el conflicto?
- Unidad total. Somos un conjunto de trabajadores que venimos de una experiencia sufridora, tenemos capacidad de sufrimiento y nuestra fuerza es estar unidos. Son diez empleados los que están en la calle, son compañeros, y sabemos perfectamente que hay trabajo para ellos pues estamos sufriendo un recorte que ya ronda un 60% en las nóminas. Éstas, que también hay que decirlo, no cobramos en fecha. Nos hemos acostumbrado a vivir en penurias, por lo cual nuestra fuerza es cada día mayor. A medida que la empresa nos insulta, nos amenaza, coaccionando, rebajándonos los salarios ¡Más fuerte nos hacemos! ¡No vamos a parar hasta que esta empresa se vaya de aquí!

- A final del mes de septiembre los 10 compañeros despedidos iniciaron la acampada...
- Comenzamos la acampada oficialmente desde el primer día de Octubre en las puertas del Hospital Clínico, concretamente en las puertas de consultas externas. No vamos a levantar la acampada hasta que este señor salga de aquí, de Málaga, porque realmente está atacando a los derechos fundamentales de los trabajadores y engañando a la población de Málaga incumpliendo los contratos, y de eso hemos dado las pruebas al SAS. Así que en sus manos está, y queremos que se vaya, pero ¡Ya! 

- Paradójicamente, como llevaba sin pagar el empresario varios meses, fueron los despedidos los que aportaron parte del dinero del finiquito para sostener el frente de la lucha, ¿no?
- Los único que tienen garantizado el abono por el pago del desempleo son los compañeros que están despedidos porque nosotros no tenemos garantizado a día de hoy ni salarios ni cuánto vamos a cobrar. Tenemos un fondo común y los que, curiosamente, por su su situación han sufrido una merma de situación laboral, por el desempleo en el que se encuentran al menos tienen garantizado el cobro, y somos nosotros (los que no hemos sido despedidos), los que no sabemos si vamos a cobrar.

- Hay un fondo común y, por ahora, son los despedidos los que lo aportan...
- Sí. Acordamos en el mes de Julio, cuando comenzamos las movilizaciones, que entre todos íbamos a ser solidarios. Afrontar los gastos que nos pueda acarrear esta situación y no tenemos ningún problema para estar aquí de modo indefinido.

- ¿Alguna anécdota que se te venga a la cabeza sobre vuestras condiciones de trabajo, sobre la lucha...?
- Más que anécdota quisiera denunciar una grave situación que se está produciendo. Habida cuenta que hay diez compañeros despedidos, que la empresa sólo está cogiendo servicios mínimos pero le falta fuerza de mano de obra para poder ejercer turnos de trabajo, por ejemplo en las urgencias que están contratadas en el distrito sanitario Costa del Sol, pues se está dando el caso de compañeros que son afines a la empresa por cuestión de parentesco y realizan en un servicio urgente turnos de 48 horas continuas de trabajo. Eso, a día de hoy, se está realizando, por lo cual ponemos en peligro no solo la vida del compañero, sino del paciente y acompañante, además del equipo médico que va en el vehículo. Aparte, que han contratado un par de conductores que no están cualificados para realizar ese trabajo de la ambulancia.

- La empresa no da nada para la limpieza de la ambulancia, hablamos de vómitos, sangre que limpiáis vosotros sin que os den medios...
- Nunca, nada. No aporta para el mantenimiento de la ambulancia, no cumple con su plan de tratamiento de residuos, nada... nosotros tenemos que, entre comillas, buscarnos la vida en cuanto al mantenimiento de limpieza. Y, ¡Jamás, jamás, jamás!, ha hecho la empresa nada porque tengamos unas condiciones de trabajo dignas y ofrecer un mínimo de condiciones dignas para la población. Se ha estado ofertando esa higiene, pero gracias al esfuerzo de los trabajadores de dar esas mínimas condiciones, y no porque el empresario se haya preocupado.

-  En última instancia, estamos hablando de negligencia por parte de la Administración a la hora de exigir un servicio sanitario higiénico y correcto.
- Efectivamente, la inspección en ese aspecto no ha sido eficaz para nada.    Decir que este empresario en el tratamiento hacia nosotros ha sido despótico, que vienen a presumir de que ellos aquí hacen lo que quieren... Es caciquismo... Vivimos una situación de hace cien años.

- Háblame del trato del gerente.
- Te comento algo que ha hecho público en las redes sociales -pues parece ser que tiene en ellas una vida muy suculenta-, aunque ahora ha cerrado su cuenta de Twitter y de Facebook... Daba pena cómo esta persona presumía de cómo trataba a sus trabajadores mientras se ufanaba de su vida nocturna social. Mientras sus trabajadores estaban sin cobrar un euro, publicaba fotos de esta última Eurocopa con él presente en la final en Ucrania, donde se le veía disfrutando de un viaje... Cosa que me parece muy bien... ¡Pero sus trabajadores estaban sin cobrar! O sea, éste señor se jacta de muchas cosas así... Es una inmoralidad y no tiene razón de ser, además, que dé el trato hacia nosotros vejatorio, como a animales, esclavos...

(entrevista realizada hace diez días a un trabajador de la empresa).