Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Testimonio de un delegado que no pudo entrar al Palacio de Vista Alegre

La imagen en el exterior del palacio de Vista Alegre es espectacular. Más de dos kilómetros de autobuses aparcados en fila, muy juntos uno tras otro, casi colapsando la circulación en el barrio de Carabanchel. Las aceras llenas de trabajadores portando banderas de los dos sindicatos y de todas las comunidades autónomas, en una improvisada manifestación. Alrededor del palacio, buscando una oportunidad para entrar en el atestado local, al menos 3.000 personas en un ambiente jovial y de participación.

Aquí es donde la organización del acto ha fallado, no hay nada previsto para los que eventualmente no teníamos oportunidad de entrar. Ni una pantalla gigante o una simple megafonía que explique lo que está aconteciendo en el interior. Tampoco había servicio de coordinación que movilice al impresionante grupo que quedó fuera, en alguna actividad concreta.

La espontánea concentración da vueltas alrededor del palacio por espacio de más de una hora y media, saluda a compañeros de otros territorios, se intercambian banderas. Frustrados, se reparten en pequeños grupos por las diferentes calles y callejuelas del barrio, en busca de un poco de sombra y algo de beber, ya que el calor aprieta.

Los vecinos del barrio sonríen con miradas cómplices, otros se acercan para reclamar acción y medidas contra este sistema, que nos está robando todo. Los compradores en los pequeños comercios miran con aparente indiferencia, pero observan el paso de los grupos de trabajadores que hacen ondear sus banderas con alegría, por ninguna parte se ve periodista alguno.

 

(fdo.) Patricio Cabrerizo. Delegado UGT de ARATUBO. Vitoria-Gasteiz.