Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

MoronDesde hace año y medio las trabajadoras del centro “Residencia Asistencial Morón”, en Morón de la Frontera (Sevilla), hartas de numerosos atrasos en el pago de salarios y desmanes despóticos con los turnos y el trato por parte de la dirección, deciden poner fin a la situación y organizar su comité de empresa para reivindicar en condiciones su derechos.

MoronLa respuesta de la gerencia del centro no se hizo esperar. Inició una campaña de acoso discrecional contra la plantilla, haciendo especial hincapié en aquellas personas que habían dejado clara su intención de poner freno a lo que a todas luces no se podía consentir más tiempo. Se sucedieron chantajes, intentos de sobornos para crear división, cambios de turnos arbitrarios destinados a molestar intencionadamente al personal, etc. Se impusieron niveles de “productividad” de manera caprichosa, de forma que se llegaba a poner en peligro por parte de la dirección la calidad de las tareas; una trabajadora represaliada comentaba que en 1 hora tenía que asear a cuatro residentes y hacer las camas, tratándose en algunos casos de personas mayores que debían ser atendidas mediante el uso de grúas. En estas primeras reacciones despidieron al cocinero, que se encuentra a día de hoy pendiente de juicio, y a otras 3 trabajadoras, que son embaucadas y firman un despido “negociado” bajo presión. Prueba de la atmósfera de terror que se vive en la plantilla es que en una plantilla de poco más de 20 personas hay 2 que están de baja por depresión.

Días antes a la celebración de las votaciones de representación sindical, a principios de 2014, la empresa despide a 2 trabajadoras para impedir que gane la representación dispuesta a encauzar las demandas laborales de la plantilla. A los pocos días despide otras 3 y en pocas semanas se suceden otros 5 despidos, por motivos supuestamente “objetivos”.

LUCHA ABIERTA, EL SAT EN LA BRIEGA

La situación no deja otra salida a las trabajadoras que organizarse para movilizarse de forma contundente contra los despidos y seguir reclamando unas condiciones laborales justas. En septiembre, la gerencia se compromete ante el Sindicato Andaluz de Trabajadores, SAT, sindicato que está acompañando en todo momento en la lucha, a reincorporar a 5 despedidas, no así a las 3 primeras alegando que había pasado el plazo de readmisión (!?) y a respetar escrupulosamente el convenio de la empresa. También se compromete a elaborar los cuadrantes de turnos teniendo en cuenta la opinión de la plantilla. Desde el primer día se demostró que todo fue una gran mentira con un alto grado de cinismo: el pacto no fue respetado y además de que se seguían adeudando las cantidades atrasadas, la elaboración de los turnos se continuó usando de manera torticera para provocar el máximo desbarajuste personal a las trabajadoras. Para colmo el 7 de noviembre de nuevo la empresa pasa a la ofensiva, y despide a 3 trabajadoras.

Desde entonces el colectivo, junto a los inseparables compañeros del SAT, ha convocado varias acciones de protestas además de concentraciones continuas a las puertas del centro de trabajo, que ha logrado reunir numerosas muestras de apoyo en el pueblo.

El empresario no ha cesado en sus ataques, llegando a contar a día de hoy con 15 despidos, lo cuales todos deben anularse ya que o se han hecho bajo coacción (3) o han sido efectuados por motivos “objetivos” falsos, ya que se ha incorporado a nuevo personal para sustituir a la plantilla represaliada. Por otra parte el empresario ha puesto en marcha una estrategia descarada de división entre trabajadores, enfrentando a los que ha despedido con los que ha contratado para efectuar la sustitución. Hay que frenar de manera contundente este intento de mermar las fuerzas de quienes sólo luchan por los derechos legalmente reconocidos y la dignidad en los puestos de trabajo. Las trabajadoras despedidas está n demandando en justicia lo que les corresponde: la reincorporación a sus puestos y cobro de atrasos. Además están exigiendo que se amplíe la plantilla para efectuar las tareas de atención a los residentes con los medios oportunos y que se constituya una bolsa con las nuevas incorporaciones para suplir vacaciones y bajas.

CONNIVENCIA DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Un aspecto escandaloso de este conflicto, creado unilateralmente por parte de la empresa en aras de maximizar sus ganancias a costa de la plantilla, es que la empresa goza de un convenio con la Junta de Andalucía por el cual recibe al mes miles de euros para compensar las cuotas reducidas de los ancianos residentes. Esto significa que la Junta está consintiendo con sus aportaciones el atropello de la legislación laboral más básica (acoso, persecución sindical, amenazas, etc…). Muchos piensan, no sin suficientes elementos racionales, que este empresario debe contar con algún tipo de apoyo desde el ámbito “institucional” que hace la vista gorda. Quizás en algún momento esto salga a la luz.

EXTENDER LA LUCHA, SOLIDARIDAD ACTIVA

moron2En cualquier caso las trabajadoras siguen dispuestas a la lucha y además de la vía judicial liderada por el equipo jurídico del SAT, van a extender el conflicto a todo el pueblo.

Se está implicando a todo el tejido asociativo, denunciando la libertad con la que se están cometiendo estas injusticias, tratándose además de dinero público. A este respecto hay que señalar que muy probablemente, el margen de beneficio de los empresarios coincida con lo que viene de la Administración, atreviéndose a no pagar a tiempo los sueldos a quienes realizan todo el trabajo, y, cuando paga, a hacerlo por debajo de convenio.

El pasado 27 de mayo hubo un reunión inicial en la que participaron más de 50 personas representantes de asociaciones de vecinos, partidos y otros colectivos y plataformas, además de personas a título individual. Ahí las compañeras represaliadas han pedido solidaridad activa para organizar una gran movilización el 11 de junio, que recorrerá las calles de Morón para denunciar el conflicto y exigir acciones inmediatas y concretas para acabar con esta situación que es inasumible para ellas y para un pueblo que soporta tanto paro y emigración.

A continuación dejamos la plataforma reivindicativa elaborada por el colectivo, donde dejan claras sus demandas irrenunciables.

PLATAFORMA REIVINDICATIVA

La plantilla represaliada por reivindicar nuestros derechos en la Residencia Asistencial Morón exigimos los siguientes puntos para poner fin a este conflicto que nos afecta directamente a nosotras e indirectamente al resto de trabajadores y ciudadanos, teniendo en cuenta que el atropello a nuestros derechos se está haciendo con dinero público de la Junta de Andalucía:

  1. Readmisión inmediata a los puestos de trabajo.
  2. Abono inmediato de todos los pagos pendientes.
  3. Creación de una bolsa de contratación para cubrir bajas y permisos, conformada por el personal que se ha incorporado para sustituir a las represaliadas/os.
  4. Ampliación de puestos de trabajo para llevar a cabo con calidad las labores de cuidado de los ancianos que son la primera prioridad.
  5. Respeto escrupuloso a nuestro Convenio.

Si estas reivindicaciones no son aceptadas o, una vez negociadas se da un sólo quebranto de responsabilidades, exigiremos que la Junta retire la adjudicación de contrato de gestión y emplee el dinero público en reubicar a los residentes y personal laboral a la Residencia de gestión Municipal, en la que hay plazas vacías.