Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Rotundo éxito de la huelga de 24 horas, preparar la huelga del 23 de junio

La huelga de 24 horas enExtel Extel-Coruña (subcontrata de Telefónica) convocada por CCOO, CIG y UGT el pasado 16 de Mayo supuso un punto de inflexión en nuestra lucha. Más del 70% de los trabajadores colgamos los cascos y apagamos los ordenadores. Telefónica se vio obligada a desviar las llamadas de sus clientes a las plataformas latinoamericanas, donde, por cierto, Movistar no respeta los derechos laborales básicos de nuestros compañeros.

ExtelLa reacción de la empresa no se hizo esperar. El Martes 20 de mayo, mostrando sus entrañas reaccionarias, comunicó un cambio de franja horaria en sus jornadas laborales a más de veinte trabajadores. Muchos de nosotros resultamos profundamente perjudicados, ya que de un plumazo nos arrebatan los pluses de nocturnidad y transporte, lo que supone una pérdida de salario real de entre 170-200 euros al mes. Sobra decir que la mayoría de los trabajadores afectados secundamos la huelga. Algunos de nosotros con una colaboración especialmente activa, participando en piquetes informativos y difundiendo el conflicto a través de redes sociales y prensa obrera.

Sabemos que detrás de sus ataques se esconde el miedo a perder sus privilegios. No van a escatimar métodos (“democráticos” o no democráticos) para salvaguardar sus intereses. La represión puede admitir diversas formas: sanciones, acoso, quebranto económico, presencia policial... Por eso, ahora más que nunca, la unidad de acción de nuestras fuerzas sindicales debe garantizar respuestas firmes y contundentes.

Preparar la huelga del 23 de junio

A tenor de lo anterior, la decisión de la CGT, sección mayoritaria del comité, de convocar una nueva huelga de veinticuatro horas para el próximo lunes 23 de junio, supone el antídoto perfecto contra la represión laboral que estamos padeciendo todos los trabajadores. Dicha convocatoria adquiere un carácter especial al ser extendida a la plataforma Atento-Coruña. Por primera vez desde el comienzo del conflicto, las dos principales subcontratas de Telefónica en Galicia están convocadas a un paro de 24 horas. Esperamos que más temprano que tarde, el resto de plataformas repartidas por todo el Estado, así como la totalidad de secciones sindicales representadas en los distintos comités, se sumen a la huelga y desarrollen un genuino trabajo de agitación y debate entre los trabajadores, garantizando el éxito de la movilización. Discutiendo ampliamente un programa de lucha, creando comités contra la represión, nombrando responsables que coordinen las convocatorias con el resto de plataformas. En definitiva, retomando los métodos tradicionales de la clase trabajadora.

Se avecinan tiempos de inestabilidad social que afectará a la correlación de fuerzas entre las clases. El resultado de las últimas elecciones europeas pone de manifiesto que la clase dominante, la burguesía, comienza a tener dificultad para dirigir la sociedad en los términos que lo viene haciendo. La clase trabajadora comienza a sacar la conclusión de que no puede seguir siendo dirigida como hasta ahora. Ante esta situación, no es de extrañar que haya un número importante de jóvenes y trabajadores que se sientan atraídos por corrientes políticas no instauradas, sin un programa político concreto, pero sí percibidas como plataformas de combate, aun cuando sus propuestas no socavan las bases económicas del sistema.

Empieza a vislumbrarse, todavía de manera incipiente, un interés de los sectores populares por participar directamente en la gestión de sociedad. Las cuestiones ideológicas deben definirse con acciones concretas. No debemos caer en el prejuicio de pensar que los cambios profundos deben venir promulgados por una dirección ajena a nuestro entorno inmediato. Participando activamente en nuestro conflicto laboral, en asambleas, en comités de trabajadores, en huelgas y manifestaciones, estamos participando en el desarrollo de nuestra sociedad, luchando por mejorar nuestras condiciones de vidas. El éxito de los trabajadores de Extel y Atento, depende, en gran medida, de nuestra capacidad para comprender el contexto político en el que se está desarrollando el conflicto y la necesidad de vincularlo con las luchas del conjunto de los trabajadores. El siguiente paso debe ser una huelga general de veinticuatro horas en todas las plataformas del Estado, que siente las bases para una huelga general en todo el sector del Contact-Center y a la que se unan los trabajadores de Telefónica de España.

Por una huelga general en todo el sector del Contact-Center

Contra la represión

Por la unidad de los trabajadores

¡Ni un paso atrás!