Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los trabajadores de Extel Coruña, la subcontrata de atención al cliente y ventas de Telefónica,  debemos recibir con entusiasmo la convocatoria de huelga de 24 horas realizada por las secciones sindicales de CCOO y CIG. Supone un avance cualitativo en la lucha que durante meses estamos llevando a cabo contra los despidos y en defensa de nuestros derechos laborales. Después de las sucesivas demostraciones de voluntad de lucha  que hemos exhibido  en numerosos paros parciales y concentraciones, ahora debemos dar un paso más,  secundando de forma masiva la jornada de lucha del día 16 de Mayo.

¿Está justificada la huelga?

La  convocatoria es necesaria por varias razones. Razones internas y xternas. En lo que respecta al ámbito laboral, está justificada en vista de la nula disposición de la empresa a cesar en sus ataques y presiones, en mejorar las condiciones de salubridad en que trabajamos o el trato degradante que a diario sufrimos trabajadores de todas las categorías profesionales. En el plano social, inseparable en última instancia del  laboral,  esta convocatoria es ahora más necesaria que nunca, para reivindicar un auténtico sindicalismo de clase,  asambleario y combativo. Un sindicalismo “desde abajo” que sirva de antídoto contra las políticas sindicales tibias y pactistas a las que nos tienen acostumbrados los máximos “representantes” del movimiento obrero.

El pasado mes de Marzo, los trabajadores tuvimos que ver en prensa y televisión una foto lamentable. Los dirigentes de las dos principales fuerzas sindicales del Estado, Toxo y Méndez, con el presidente la patronal, Rosell y con Rajoy, reunidos con el objetivo de “recuperar el diálogo social”. Nosotros, los trabajadores, somos conscientes de que esas reuniones de alto copete no representan las verdaderas aspiraciones de lucha que sí representamos miles de afiliados y estructuras sindicales de ámbito inferior, secciones sindicales y federaciones autonómicas. Ahora más que nunca, se hace imprescindible que los trabajadores salgamos a la calle a contestar, mediante la movilización, los ataques de la burguesía, y a reivindicar un cambio de modelo sindical.  

¿Estamos en condiciones de apelar el diálogo social?. Si realmente el pacto social, las negociaciones entre trabajadores y empresarios estuviesen funcionando, ¿seguiríamos en las mismas condiciones laborales en nuestra empresa?. Las provocaciones que a través de los medios de comunicación vierten los representantes de la burguesía, pidiendo “una mayor profundización de la reforma laboral”, una “reducción del salario mínimo para los jóvenes trabajadores” ¿no es prueba suficiente de que ni la patronal ni el Gobierno están por el “diálogo”? A la vista de lo anterior, está justificada la convocatoria a huelga de 24 horas realiza por CCOO y CIG, aun cuando dicha decisión no ha sido consultada a la asamblea general de trabajadores (máximo órgano natural de decisión).

Acerca de la unidad sindical

Los trabajadores de Extel Coruña somos conscientes de que existen otras plataformas de atención, subcontratas de Telefónica, repartidas por todo el Estado. También hemos de tener presentes a nuestros compañeros de Atento Coruña, los cuales son imprescindibles de cara al desarrollo de nuestras luchas presentes y futuras. En ocasiones, ha sido posible la unidad de acción y nos hemos manifestado conjuntamente. En otras ocasiones, las secciones sindicales que conforman los distintos comités de empresa han llegado a conclusiones diferentes acerca de la estrategia  con la que se debe abordar el conflicto.  Es necesario, por tanto, hacer una reflexión profunda acerca  de la unidad de acción, la unidad sindical y la repercusión de la misma en el estado de ánimo de los trabajadores. 

La unidad sindical no es más que la unidad de acción de los trabajadores. Dicha unidad jamás puede ser utilizada para frenar o ralentizar el movimiento, al contrario; una unidad que no garantiza el avance no es útil y corre el riesgo de inyectar entre los trabajadores el veneno de la división. La unidad, para que sea efectiva, debe provenir del órgano que garantice la mayor participación de los trabajadores, es decir, la asamblea general de trabajadores. Se trata por tanto de supeditar los acuerdos de convocatoria a la mayor participación de los trabajadores en dichos acuerdos. Así y solo así las decisiones que se adopten serán ampliamente democráticas. En definitiva, podríamos decir que la máxima flexibilidad en el debate ha de ser compatible con la máxima unidad en la acción.

La movilización es el único camino

Independientemente de las condiciones específicas de cada empresa del sector o  de la composición de sus comités,  sus trabajadores sufren las mismas agresiones que nosotros, porque el enemigo, la patronal, utiliza los mismos métodos allá donde obtiene su beneficio. Por esto no debemos tener miedo a ser los primeros en secundar una huelga de veinticuatro horas. No existe mejor estimulante para la lucha que el ejemplo de quienes deciden dar el primer paso.

El siguiente paso debería ser la elaboración de un plan de lucha prolongado en el tiempo, debatido en asamblea y votado por los trabajadores, que ayude a dar visibilidad social a nuestro conflicto y que camine inexorablemente hacia la huelga de veinticuatro horas en todas las plataformas del Estado.  Sólo recuperando las tradiciones de lucha de los trabajadores conseguiremos arrebatar a la empresa nuestras reivindicaciones. Con máxima libertad en el debate y máxima unidad en la acción. Creando comités de defensa de los trabajadores para responder de forma inmediata y contundente a la presión, las sanciones y el acoso. Debemos seguir en ésta dirección y hacer un llamamiento a todos los compañeros para que secunden el paro de forma masiva. También debemos  sembrar un precedente y punto de partida que nos permita enfocar las luchas futuras a un nivel organizativo superior.

!POR UNA HUELGA DE 24 HORAS EN TODAS LAS PLATAFORMAS!
!POR LA UNIDAD DE LOS TRABAJADORES!
!NI UN PASO ATRÁS!