Análisis Político
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Estamos ante una reforma del sistema público de pensiones sin precedentes. Nada que ver con las anteriores del 2011 y 2013, ni con las consecuencias de la creación de la propia comisión del Pacto de Toledo del año 1995 y sus consiguientes modificaciones en el sistema. No hay más que ver la repercusión social y mediática.

La población trabajadora se juega mucho en esto. Al parecer el sistema financiero, la banca, el IBEX35, el BCE, y otras oscuras instituciones mastodónticas del capitalismo también. Pretenden añadir un puñado de recortes a las anteriores reformas. Pero ante estas maniobras, el Movimiento Pensionista está preparado (y entrenado, llevamos para 3 años en 100 plazas de Hego Euskal Herria). Haremos frente.

El Movimiento Pensionista ha centrado con toda claridad el debate. Desde aquella transición fraudulenta del 76-78 no se daba una confrontación de intereses económicos tan clara como el actual: o se da un avance socioeconómico generalizado o caminamos a una preocupante tiranía financiera y acumulación de capital y poder en esas cuatro manos. El movimiento social, laboral y pensionista debe tomar las calles, e imponer un claro avance en la justicia social: La vida y las personas en el centro de la economía.

Aunque el informe sobre las recomendaciones tiene una finalidad puramente divulgativa, se observa un intento claro de descafeinar las mejoras reclamadas por el movimiento. Tal vez la filtración a prensa obedezca al intento de calibrar cual es nuestra reacción. También esta lectura mía es provisional.

En el borrador de las recomendaciones se hablaba de líneas rojas que ya no aparecen. En la recomendación-1 Separación de fuentes y restablecimiento del equilibrio financiero, se escurre el bulto. ¿Se trata de que los gastos hasta ahora sufragados por la seguridad social pasen a los PGE? O habría que decir que eran gastos de los PGE que se sufragaban con las cotizaciones. ¿Por qué hay que esperar al año 2023? Si son impropios hágase desde ya. También consideramos positivo la revalorización automática con el IPC y su garantía por ley.

La recomendación 3. Fondo de reserva, se elimina de facto. No parece que haya interés en hablar del gran superávit histórico, que está cifrado entre 500.000-800.000 millones de euros. Incluso Airef calculaba solo del año 2005 en adelante, en más de 100.000 millones.

Sobre la integración y convergencia de regímenes (recomendación-4), llama la atención que no se mencione para nada a las clases pasivas, (funcionarios civiles , militares, policía y guardia civil, etc...) ¿Cómo es que este sector mantiene intacta la jubilación a los 60 años con 30 cotizados y se niega que para al resto se mantenga la en 65 años y 35 cotizados? ¿No es esto propio de una sociedad de castas?

En la recomendación 5: Adecuación de las bases y periodos de cotización. El tercer objetivo sobre mantenimiento y mejora de las pensiones mínimas suena bien, pero no se menciona ni se asegura para nada el nivel mínimo establecido en la Carta Social Europa (60% del salario medio). El Movimiento pensionista cifra ese mínimo en una pensión de 1080 euros y un SMI de 1200 euros. Tampoco menciona para nada la retirada de las penalizaciones a las pensiones con más de 40 años cotizados.

Lo de renovación de plantillas (recomendación 8: Gestión del sistema) suena muy ambiguo: ¿No se estará hablando de prejubilar a las plantillas de personas mayores de la Seguridad Social…? ¿En qué quedamos: trabajar hasta los 67 o renovación de plantillas? ¡Una cosa y otra, las dos a la vez! ¿Y la Auditoría Social de Cuentas de la Seguridad Social, como reclama el Movimiento Pensionista, para cuándo?

Recomendacion11: Contributividad. “Es necesario preservar y reforzar el principio de contributividad sin menoscabo de la solidaridad del sistema”. Por qué no se ha redactado al revés. “Es necesario preservar y reforzar el principio de solidaridad sin menoscabo de la contributividad del sistema. Toda vez que la solidaridad es un principio y la contributividad es una modalidad”. El Articulo 2 de la Ley General de la Seguridad Social reza así: El sistema de la Seguridad Social, configurado por la acción protectora en sus modalidades contributiva y no contributiva, se fundamenta en los principios de universalidad, unidad, solidaridad e igualdad.

La Edad de jubilación, de la recomendación 12, no pisa tierra. Esta redacción está alejada de la realidad laboral y perjudica a la población trabajadora más humilde. Tras la crisis del 2008, entre los 55 y 64 años hay unas 750.000 personas desempleadas. Dicha realidad no se ha visto reducida aún, a lo que hay que añadir el alto paro juvenil. Por otro lado las pensiones en esas franjas de edad, la mayoría por incapacidad son legión: 1.200.000. A donde vamos con 67 años, sin duda, esta medida no pisa tierra. Este punto es un problema estructural y sólo ello exige una auditoria o análisis detallado para saber qué está sucediendo.

Sobre las pensiones de Viudedad y Orfandad, el amago de retirarles su carácter retributivo, afortunadamente, no se ha consolidado. Pero hay que ir más lejos, hay que ir a la igualdad plena de las mujeres con los hombres; pensión de viudedad desde un 60 hasta un 100%; y a una protección de la orfandad más digna que la actual.

Sobre la solidaridad y garantía de suficiencia. Habla de establecer una medición comparada, con los países más avanzados de la Unión Europea. Es inaceptable que no se mencione los ingresos de suficiencia de la Carta Social Europea. No hay discusión: los ingresos laborales mínimos deben estar por encima del 60% del Salario Medio, y las pensiones contributivas entran en esa categoría. Para los ingresos de las personas que no pudieron contribuir para una pensión contributiva, Europa lo dice claro: también debe ser calculado utilizando como referencia los salarios existentes en el país.

La recomendación 16 sobre EPSV, es sencillamente vergonzoso: La seguridad social esta para mantener un sistema de pensiones para todos y no prebendas para los niveles salariales más altos, costeados con nuestros impuestos. Solo nos falta subvencionar también la sanidad y la enseñanza privadas, con beneficios fiscales a costa de los impuestos de todas y todos.

En los borradores, la recomendación-17, El problema de las Mujeres y Seguridad Social, esta suficiente y acertadamente diagnosticado, pero medidas concretas no menciona ninguna. Esperemos que haya algo más que bonitas palabras. La pensión mínima de 1080 traería algo de justicia a la negación histórica sobre el trabajo y esfuerzo desarrollado por las mujeres en nuestras sociedades y sus economías.

El Movimiento Pensionista espera que esta reforma no sea como la del 2011 y la de 2013. Es necesario apartar del cuello este zapato financiero y capitalista que acogota el avance que la sociedad está reclamando. Un avance y consolidación del estado de bienestar. Fortalecimiento de la esfera pública: sanidad, educación, servicios sociales, sistema público de pensiones, residencias públicas, etc. Sociedad de bienestar y democracia son sinónimos. Lo que pretende el sistema financiero es la imposición de una tiranía apoyándose en balances contables turbios y manipulados.

Estos sistemas públicos que hemos mencionado fueron configurados en buena medida en la transición con fuerte intervención de nuestra generación, que actualmente somos la generación pensionista. Ya existía la educación, sanidad y pensiones públicas, pero la movilización social de la transición lo consolidó y completó con la atención primaria y centros ambulatorios en todos los barrios, con guarderías municipales y comedores escolares, jubilaciones anticipadas complementadas por las empresas, etc.

Estas conquistas, 25 años más tarde, hacia el año 2000, empiezan a ser desmanteladas. A base de contrataciones basura y recortes continuos nos encontramos nuevamente en la necesidad de levantarnos y exigir su restauración y mejora. Los movimientos sociales, la población trabajadora de sanidad, enseñanza, y del sector privado; los sindicatos y partidos de izquierda, deben entender que si no se organizan, y si no generan un movimiento y lo gestionan adecuadamente, no podrán influir gran cosa en el formato y configuración que adoptarán en el próximo futuro, tanto estos servicios sociales como el derecho laboral. La sociedad entera tiene que dar un paso adelante, tenemos que avanzar socialmente.

Los partidos de izquierda y el PSOE tienen que ser conscientes que nos encontramos en la segunda parte de la transición inacabada del 78. Los franquistas, la derechona, el IBEX35 y la tiranía financiera no pueden imponer sus criterios una vez más, pretendiendo reducciones en derechos socio-económicos. Estamos en un momento crucial. Hay que ser más ambiciosos y visionarios. De lo contrario será un gran fracaso de la izquierda y del propio Gobierno. Se tiene que producir un avance social y económico. Queremos medidas para mejorar el sistema y no recortes disfrazados de “reformas para mantener el sistema”. En 2011, fue patético y vergonzoso ver a CCOO y a UGT cómo vendían aquella claudicación como un avance. Así rezaba el folleto de UGT de 28 páginas: Acuerdo Social y Económico: “Acuerdo para la Reforma y Fortalecimiento del Sistema Público de Pensiones”. El movimiento Pensionista no queremos avances de ese pelo, no gracias.

El Movimiento Pensionista no puede retirarse de las plazas. Esta reforma no augura ningún avance positivo. La Reforma de Pensiones que se está fraguando tiene que resolver, sobre todo, la brecha de género de una vez por todas. Queremos justicia con las pensiones de viudedad, con el 100% de la pensión originaria. La pensión mínima de dignidad de 1080, resolvería en gran medida esta injusticia histórica, que recae sobre millones de mujeres pensionistas. Las mujeres y los hombres conforman el Movimiento Pensionista, y no vamos a permitir que otra vez más, se quede sin resolver esta cuestión. Seguiremos en las plazas hasta conseguirlo. Gobierne quien gobierne las pensiones públicas se defienden

Jesusmari Soubies Gárate

Miembro de Arabako Pentsionistak Lanean (Gaurgeroa)

24 de Octubre de 2020

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí