En sólo diez días han trascendido dos cartas de más de 300 altos oficiales del ejército en la reserva incitando a un golpe de Estado encabezado por el rey, contra el gobierno “socialcomunista”, y un chat de whatsapp de oficiales retirados del ejército del aire alentando a “fusilar a 26 millones de hijos de puta y a sus hijos”, refiriéndose a la izquierda y a los nacionalistas vascos, catalanes y gallegos.

EDITORIAL DE LUCHA DE CLASES Nº 70 – El Congreso aprobará por una amplia mayoría los Presupuestos del Estado para 2021, sustentado en la mayoría de izquierdas, estatal y nacionalista. Aunque no tienen grandes objeciones a estos Presupuestos, la clase dominante y el ala más derechista del PSOE no parecen contentos. Por otro lado, las maniobras desestabilizadoras de la derecha y del aparato del Estado se mantienen ¿qué perspectiva hay?

En las últimas semanas hemos asistido a un penoso acontecimiento en Andalucía expresado en la expulsión, posteriormente revertida de forma cautelar, de los compañeros de Anticapitalistas del Grupo Parlamentario de Adelante Andalucía.

Desde enero de 2003, se refleja la podredumbre del sistema capitalista en cifras de violencia de género: 1074 mujeres asesinadas. La Macroencuesta de Violencia contra la Mujer revela que un 57,3% de mujeres españolas han sufrido algún tipo de violencia, y que 2,8 millones habrían sufrido violencia sexual por parte de parejas, exparejas u otros.

La juventud en el Estado español ha sido traicionada por los líderes políticos tradicionales. Tras la crisis económica de 2008, las tasas de paro juvenil se dispararon. La supuesta “recuperación” económica que tuvo lugar después apenas hizo por solventar esta tragedia: según Eurostat, el Estado español tiene la tasa más alta de paro juvenil de la Eurozona, superando a Grecia, con un 40%.

El 17 de noviembre fueron rescatados casi 600 náufragos en las costas de las Islas Canarias, el pico de esta crisis migratoria. Esto marca un total (en aumento sin fin) de 18.000 migrantes que han arribado a Canarias este año, y esa cifra no incluye los incontables muertos habidos en una cruzada marítima tan peligrosa. Representa una verdadera crisis humanitaria y el gobierno no parece dispuesto a enfrentarse a ella.

Vox, seguido por el resto de la constelación de minúsculos grupos de extrema derecha, está intentando apoyarse en el malestar de una capa importante de la población para lanzarse a la arena de los disturbios callejeros. Mientras, sectores policiales mienten descaradamente en un intento de intoxicación informativa, señalando a “grupos de extrema izquierda” como participantes en los incidentes causados en diferentes barrios de las principales ciudades del Estado.