El pasado lunes 30 de enero, La Directa destapaba un nuevo caso de infiltración policial en los movimientos sociales. Éste sale a la luz después de que el pasado junio también La Directa destapara el caso de un policía nacional que se infiltró en el movimiento por la vivienda del Barrio Gótico de Barcelona, en el Casal Popular Lina Òdena y en el núcleo del SEPC en el Campus Mundet, donde llegó a tener un papel de coordinador.

El pasado 28 de enero tuvo lugar una gran manifestación convocada por Gazte Koordinadora Sozialista (GKS) en Bilbo y en Iruña bajo el lema de “Enpresari eta agintarien erasoaldiaren aurreran, gazte langileok borrokara!” (Frente a la ofensiva de los empresarios y gobernantes, ¡la juventud trabajadora a la lucha!). Se sumaron alrededor de 7000 personas a las movilizaciones con un objetivo muy claro: denunciar las condiciones de vida de la clase trabajadora, organizarse de manera independiente y luchar por el socialismo.

Publicamos el comunicado de Barrios Hartos de cara a la manifestación del martes 24 de enero,  de la sede de Endesa al Palacio de San Telmo - EL MARTES-24 A LAS 18:00H NOS VAMOS A LA BORBOLLA, SEDE DE ENDESA EN SEVILLA: SEGUIMOS CON LAS ESPADAS EN ALTO POR LOS NUEVOS TRANSFOMADORES Y MEDIDAS EXCEPCIONABLES Y URGENTES

La Corriente Marxista Internacional saluda y apoya las manifestaciones convocadas por Gazte Koordinadora Sozialista (GKS) en Bilbo e Iruñea este sábado 28 de enero frente a los ataques de empresarios y gobiernos contra la juventud trabajadora.

El 9 de enero se completó la renovación pendiente del Tribunal Constitucional, renovación que la derecha y el CGPJ habían bloqueado durante seis meses y que finalmente ha sido posible tras la crisis del 19 de diciembre y después de la intervención apenas disimulada del rey. Este acuerdo, sin embargo, no pone fin a una crisis institucional que no deja de ser un síntoma de una crisis mucho más profunda en el régimen del 78.

El intento de la derecha y de su brazo judicial de bloquear una mayoría progresista en el poder judicial y de tratar de anular por decreto la acción del gobierno y las sesiones del Parlamento son un paso muy grave que apuntan a un golpe de Estado “suave” que debe ser respondido por la clase trabajadora en las calles de forma masiva.