Pagina principal Estado Español Cuestión Nacional ¡En Común Ganamos! Una victoria histórica

¡En Común Ganamos! Una victoria histórica

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Cataluña se despierta roja y morada. Gracias a una campaña realizada por miles de militantes comprometidos, gracias a una postura valiente sobre el derecho a decidir, a un programa radical que incluye la re-apropiación de los sectores estratégicos a partir de las eléctricas, gracias a un liderazgo de activistas, luchadores como Ada Colau, Xavier Doménech, Marta Sibina, Lucía Martin, hemos sabido darle la vuelta todas las encuestas y a la propaganda de la clase dominante. Los compañeros de Lucha de Clases y de Podemos Socialismo hemos contribuido humildemente, con nuestras pequeñas fuerzas a esta victoria histórica del pueblo trabajador de Cataluña y esto nos llena de orgullo. Es un honor participar en Barcelona en Comú, en Podemos y En Comú Podem.

Ayer Ada Colau encendió la Estación del Norte con sus palabras de victoria.

"Siento un grandísimo orgullo de todos vosotros, de la gente de abajo, que sin el puñetero apoyo poder fáctico, incluso con televisiones públicas en contra, ha ganado en Cataluña. Esto es sólo el principio, que nadie ni nada nos frena. Hemos venido para quedarnos ". Después de celebrar el éxito tanto en su ciudad como en la circunscripción de Barcelona hizo un llamamiento a la revolución. "Haremos una revolución democrática, pondremos la política boca abajo. Haremos posibles las soberanías, en plural, con todos vosotros".

Los resultados de Cataluña: el rugir de la clase trabajadora

En Cataluña, En Comú Podem (ECP) se impone con el 24.73% de los votos (928.000 en total), casi 9 puntos más que ERC (15.70).

Sin lugar a dudas, esta victoria ha sido posible gracias a la movilización masiva de la clase trabajadora catalana, de toda el área metropolitana de Barcelona, ​​del Cinturón Rojo y también de Tarragona, Lleida y de todas las zonas del país.

En Barcelona, ​​En Comú Podem arrasa en los barrios obreros, especialmente en Nou Barris donde saca un impresionante 31.43% de votos, pero también en Sants-Montjuïc con el 30.25%, San Andrés con el 30.22%, Horta Guinardó con el 29.25% y Ciudad Vieja con una goleada de 35.29%. De particular interés es el hecho de que ECP haya ganado también en distritos históricamente convergentes como el Eixamaple donde con un 23.68% queda por encima de CDC (DIL) y Gràcia donde con un 27.2% queda por encima de ERC. En el conjunto de la ciudad los resultados del 20 de diciembre son superiores en 41.000 votos a los resultados de Barcelona en Común en las municipales de mayo, y se pasa de ganar en 6 distritos a ganar 8, todos menos Sarrià Sant Gervasi y Les cortes.

Es evidente que aquí, como en el resto del país, ECP ha sabido atraer a muchos votantes de la CUP y de JxS decepcionados por la situación de bloqueo en Cataluña y que querían dar un mensaje claro a Mas ya las 400 familias más ricas del país: la clase trabajadora catalana quiere acabar ya con los recortes y todas las políticas de austeridad.

Los resultados quizá más impresionantes son los del cinturón rojo donde ECP relega al PSC a un segundo lugar en sus feudos históricos con el peor resultado de su historia (15.70). En L'Hospitalet ECP se impone con un 29.99%, en Cornellà con el 32.78%, en Badalona con un 30.18% en Santa Coloma con el 34.08% en Castelldefells con un 27.50%. En el resto del área metropolitana gana en todas partes con la excepción de Sant Cugat. ECP gana también en pueblos más pequeños y de tradición independentista como Cardedeu donde los jóvenes de Endevant y la CUP han votado en masa para la fuerza roja-morada.

Los de CDC (Democràcia i Llibertat-DiL)) que se envolvieron con la túnica de la independencia, y que dicen que "sin Mas no hay - el Procés-" cuando se presentan solos, sin muletas, sacan sólo el 15.8%. Es decir no representan ni al "Procés" ni mucho menos a Cataluña. El PP queda último y casi desaparece. En todo caso queda como una fuerza marginal y sin peso en la vida política catalana. Unió queda borrada.

En esta derrota histórica de la derecha en Cataluña llama particularmente la atención la debacle total de Ciudadanos que queda penúltimo con pocos votos más del PP, empatando en número de diputados. La misma Cataluña donde todos los comentaristas de la prensa burguesa avisaban de una posible victoria de Cs, es la Cataluña que ha acabado con el partido naranja gracias a la revuelta de la clase trabajadora contra los partidos del poder económico, tanto de Cataluña como de la resto del estado.

Tras el 27S había muchas voces "progres" que decían "ay, la clase trabajadora catalana se entrega a Cs" o "la clase trabajadora gira a la derecha". Ya dijimos varias veces que la ambigüedad del programa de CSQEP y la polarización sobre el eje nacional contribuyeron al resultado polarizado y dividido del 27S. La realidad viva del movimiento demuestra la inutilidad de todas estas categorías analíticas de los intelectuales de turno. Las masas eligen la opción que demuestra tener más coraje, apuestan por quien sin medias tintas defiende los derechos de la clase trabajadora y su rol central en el movimiento. Lo que se necesita es un dirección a la altura de la tradición revolucionaria del pueblo trabajador, una organización estructurada con raíces en cada puesto de trabajo y escuelas y unas ideas transformadoras que puedan llevar la lucha hasta sus últimas consecuencias.

Razones e implicaciones de esta victoria

En Comú Podem tiene sólo dos meses de vida pero no sale de la nada: es de hecho la continuación directa y la ampliación de la experiencia exitosa de Barcelona en Común - que ha demostrado haber sabido estructurarse como una organización de militantes de masas en Barcelona - ligada a las otras confluencias todo el país como las de Cornellà, Badalona, ​​Terrassa y Sabadell. Además lleva en su seno la experiencia de la PAH, de 15, de las mareas, de las huelgas generales.

Esta victoria ha sido una victoria más "madura" que la del 24M. Es una victoria después de lo que pasó en Grecia con Tsipras, y por tanto más consciente de los límites del reformismo. Una victoria con la intuición de que tenemos que ir más allá si queremos cambiarlo todo. A pesar del sabotaje continuado de los poderes fácticos y su prensa, el gobierno municipal de Barcelona ha sabido llevar adelante muchas medidas del plan de choque, como detener la privatización de las guarderías, subir el presupuesto de las becas comedor, invertir el superávit 100 millones de euros en los servicios públicos y en políticas sociales, reclamar más de 200 pisos vacíos en la Sareb y ampliar el Parque de alquiler social y multar a los bancos que se quedan con pisos vacíos. Todo ello, como dicen siempre la Alcaldesa y el primer teniente de alcalde Gerardo Pissarello, ha sido gracias a la presión constante de un movimiento organizado que ha forzado a los otros partidos como ERC y el PSC a votar con BeC en líneas de clase en lo fundamental.

El resultado de ECP de Barcelona mejora en más de 1% el resultado del 24M como prueba del buen trabajo de nuestro gobierno municipal y por tanto refuerza la autoridad y legitimidad de la Alcaldía de Colau y todo el equipo de gobierno ante los otros partidos ERC, PSC y la CUP. Esta es una implicación de importancia central en Barcelona y en toda Cataluña. Hay un evidente giro a la izquierda en Cataluña donde las izquierdas juntas (incluyendo el PSC) suman el 56.41% de los votos! Es una pesadilla general para la burguesía catalana que se esperaba un mejor resultado de Dil, que queda relegada a 4ª fuerza por debajo del PSC. La CUP ha declarado ya que el resultado demuestra la imposibilidad de investir a Mas como presidente y están pidiendo a JxS que proponga otro candidato y acepten su plan de choque social. También la CUP y el sector más de izquierdas de ERC están picando el ojo a ECP. ECP tiene la responsabilidad de hacer un llamamiento a ERC y la CUP a romper definitivamente con CDC y dar voz a la mayoría social trabajadora del país que reclama el fin de los recortes, más derechos sociales y el derecho a decidir por el pueblo de Cataluña.

Se ha demostrado con contundencia que sólo la alianza de la clase trabajadora del país con la clase trabajadora del resto del estado puede garantizar el derecho a decidir y no la colaboración de clase con CDC, a quien sólo le interesa seguir con sus políticas de austeridad y sus negocios millonarios. Es necesario fortalecer aún más la estructura de En Comú Podem para lanzar desde el Congreso y las plazas un llamamiento a la movilización en las calles, en los centros de trabajo, en las escuelas, institutos y universidades para forzar el próximo gobierno a convocar el referéndum o organizarlo nosotros desobedeciendo de verdad al Estado, no como el 9N. La movilización del pueblo trabajador será la única capaz de garantizar el carácter vinculante del referéndum, esté pactado o no.

Todo ello, fortalecidos por la alianza con Al Marea, Compromiso-Podemos y Podemos a nivel estatal. Como dijo Ada la noche de las elecciones "Gracias por demostrar que cuando la gente de abajo se organiza, cuando lo cree, hace que lo que parecía imposible, se convierta en posible".

Las primeras lecciones de la victoria

El resultado extraordinario de En Comú Podem confirma lo que decíamos en artículos precedentes. Sobre todo estos puntos claves:

- el papel del liderazgo de Ada Colau, sin duda la dirigente obrera más contundente del movimiento.

- La claridad sobre la cuestión nacional y un programa valiente han sabido reunificar la clase trabajadora catalana con una perspectiva de ruptura radical con la austeridad y de autodeterminación para el pueblo de Cataluña. Esto sobre todo tejiendo alianzas fraternales con nuestros hermanos de clase de Madrid, Valencia, La Coruña, Santiago, Cádiz y del resto del Estado.

- La firmeza, la valentía política con un discurso radical de izquierdas premian mucho más que vacilar de un lado a otro. La cuestión fundamental es cómo explicas las cosas. Una dirigente como Ada, o como el Pablo de estas 2 semanas, ganaría la mayoría de la clase a la revolución si explicara un programa de transición con la claridad y sencillez de estos días.

- Tener un programa más radical que lo que Podemos ha presentado a las elecciones multiplica el potencial electoral y movilizador de la confluencia. Se ha demostrado con contundencia que defender la convocatoria de un referéndum para la salida de la OTAN, la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía a partir de las eléctricas o cuestionar la monarquía a favor de la República no asusta a los votantes. Al contrario tiene el efecto de galvanizar el entusiasmo de las masas.

- Barcelona en Común es la plataforma de militantes más estructurada y con más raíces en el movimiento.

- El eje de las Ciudades del Cambio es el eje central donde profundizar el movimiento y Podemos lo ha entendido muy bien.

Tras la increíble victoria del 20D, nos toca seguir movilizados y atentos para que se cumplan los objetivos del cambio que defendimos durante la pasada campaña electoral. EL CAMBIO NO SE DETIENE!