Pagina principal Estado Español Cuestión Nacional Catalunya Sí Que Es Pot: Un programa para las clases populares catalanas

Catalunya Sí Que Es Pot: Un programa para las clases populares catalanas

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Para ganar hay que recuperar el entusiasmo de Barcelona en Comú


El pasado 28 de agosto, en un día soleado de finales de agosto, se celebró en Barcelona la presentación oficial del Programa de Catalunyaque es Pot ante la prensa y la ciudadanía. Catalunya Sí que es Pot es la candidatura electoral conformada por PODEMOS, Iniciativa per Catalunya-Els Verts y Esquerra Unida i Alternativa, para las elecciones autonómicas catalanas del 27 de septiembre.

Lo más positivo de esta presentación ha sido la misma intervención del cabeza de lista Rabell, que ha mostrado claridad y capacidad de proyección de las ideas como nunca hasta ahora. Se ha dicho, muy correctamente, que los 100 puntos del programa tienen como objetivo principal dar voz a la gente trabajadora, la clase social que está pagando una crisis que no ha generado, mientras los responsables siguen haciendo millones a montones. Los responsables de la crisis, los Mas y Pujols, que han hecho negocios por años privatizando la Sanidad Catalana, la escuela catalana y cualquier tipo de servicio básico, ahora se envuelven con una bandera y se llenan la boca de palabras hipócritas, diciendo que quieren defender los derechos básicos de la ciudadanía. Esta gente que habla de la lucha contra la corrupción es la misma que tiene su sede embargada por la investigación sobre la corrupción del caso del Palau de la Música.

El objetivo político de Catalunyaque es Pot es quitar la máscara a Junts pel Sí, mostrando a la ciudadanía que es sólo un intento de disfrazar la continuidad con los gobiernos de CDC, los gobiernos de las élites catalanas, que han votado la reforma laboral del PP, la reforma Wert, el TTIP y muchas cosas más. El objetivo es contraponer a este modelo de país de la burguesía catalana, un modelo de Catalunya de las clases populares, el único que puede satisfacer las necesidades sociales y democráticas del pueblo catalán. Hay gente que se envuelve en una bandera para engañar a la ciudadanía, en un intento revisionista de hacernos olvidar los recortes, represión y corrupción del gobierno de Artur Mas y de su partido, CDC.

El programa de Catalunyaque es Pot se basa en un plan urgente de rescate ciudadano de 100 medidas a aplicar en los primeros 100 días de gobierno. Este plan incluye medidas para revertir la privatización de los servicios públicos, garantizar el derecho a la alimentación, la vivienda, el acceso a los suministros básicos, la educación, etc. Todas estas medidas son la base de un programa que puede entusiasmar al pueblo trabajador, porque cambian la lógica capitalista dominante, poniendo los intereses de la mayoría por encima del beneficio privado de las empresas. Ahora bien, hay que añadir, que tal y como la experiencia de Grecia ha demostrado, es muy difícil, por no decir imposible, aplicar un programa de estas características dentro de los límites del sistema capitalista. En este punto el programa se queda corto (habla de una imposible democratización de la Unión Europea, y de un "nuevo modelo productivo" que no es carne ni pescado). Hay que apoyar con fuerza las medidas urgentes que se proponen, pero también hay que advertir que aplicarlas requerirá un enfrentamiento frontal con los propietarios de los medios de producción, los empresarios y banqueros, de Cataluña, del Estado y de Europa.

Hay también hacer una valoración crítica del acto de presentación y su capacidad de convocatoria. Es necesaria una premisa: la campaña electoral aún no ha comenzado y esta es casi la última semana de vacaciones, 2 ingredientes que no ayudan para que un acto de cualquier tipo tenga éxito. Con esto aclarado, también debemos decir con mucha honestidad que este acto no se ha caracterizado por una buena participación ni por su entusiasmo. Es difícil, si no imposible, evitar hacer una comparación con los actos de pre-campaña de Barcelona en Comú, que han visto siempre la participación de masas de personas "sencillas" dispuestas a implicarse en un proyecto de cambio, que sentían y aún sienten "suyo". La cuestión central es que se puede tener el mejor programa del mundo, pero si este no es sentido como suyo por parte de la mayoría social, por parte de la gente trabajadora y si no está conectado con una perspectiva de movilización a pie de calle y en todos los puestos de trabajo, se podrá cambiar poco o nada. El mismo Luis Rabell ha destacado hoy, muy correctamente, la necesidad de la movilización "de la Cataluña de las clases populares" en conjunto con las clases populares de todo el estado español, como la única vía para poder cambiarlo todo.

Pensamos que para convertir este proyecto en una realidad, tenemos que dejarnos la piel para recrear el ambiente que impulsó Barcelona en Comú. Es absolutamente necesario proyectar este entusiasmo, esas ganas de cambio y esa confianza que si luchamos juntos "Sí, se puede" a nivel de toda Cataluña. Esto pasa por "empoderar a la gente común", como dice siempre nuestra alcaldesa Ada Colau, y no por una dirección verticalista, de arriba abajo. Las masas se implican en los hechos políticos cuando sienten que hay un canal a través del que pueden hacer oír su voz. Sabemos muy bien que no hay mucho tiempo, pero que ésta no es ninguna excusa. Dijimos que Barcelona en Comú ganó porque supo movilizar los barrios obreros de Barcelona. Nou Barris, Poble Sec, Sant Andreu, Horta, Guinardó y muchos más demostraron claramente cuál es la fuerza de las clases populares catalanas. Si sabemos reproducir esto, si sabemos movilizar los barrios obreros de Barcelona, del cinturón industrial y de toda Cataluña, la burguesía catalana sentirá el "rugido" de las clases populares catalanas y la victoria estará en nuestras manos. Los marxistas debemos participar y hacer todo lo posible para que esto ocurra.

Aquí podéis leertodo el programa de Catalunya Sí que es Pot: http://catalunyasiqueespot.cat/programa-electoral/

 

Banner