Pagina principal Corriente Marxista Internacional Entusiasmo revolucionario en el Congreso Mundial de la Corriente Marxista Internacional

Entusiasmo revolucionario en el Congreso Mundial de la Corriente Marxista Internacional

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

El estado de ánimo revolucionario está creciendo en todo el mundo mientras el capitalismo se pudre y la élite gobernante trata de mantener su posición atacando a la clase obrera. Mientras tanto, la Corriente Marxista Internacional –CMI– está creciendo en número, desarrollando una comprensión más profunda de los procesos que tienen lugar, interviniendo en las luchas y peleando por las ideas socialistas en los movimientos de los trabajadores y de la juventud.

Más de 250 camaradas de todo el mundo se reunieron en Grecia entre el 29 de julio y el 3 de agosto de 2014 en el Congreso Mundial de la CMI para discutir las perspectivas de la revolución mundial y las tareas de los marxistas en estos tiempos turbulentos. Entre los temas comunes que surgieron de los debates y las contribuciones hechas por los compañeros durante toda la semana, destacaron la necesidad de analizar y entender la economía y la política a escala mundial con el fin de entender cómo se está desarrollando la situación, y determinar la forma de intervenir con mayor eficacia en los movimientos de masas y en las luchas de la clase obrera.

Una época de inestabilidad y turbulencia

Por encima de todo, el período actual puede ser caracterizado como de una extrema inestabilidad: económica, política y social. La turbulencia de la situación geopolítica - con pequeñas guerras locales o regionales, casi siempre promocionadas por las diferentes potencias imperialistas, guerras civiles y ataques terroristas en todo el mundo – están a niveles nunca vistos desde la Segunda Guerra Mundial. El resultado de esta inestabilidad y turbulencia son los cambios bruscos y repentinos que están implícitos en la situación. Es por esta razón, que aún es más importante - ahora más que nunca - que los que luchan por un cambio revolucionario se tomen un tiempo para discutir los acontecimientos que tienen lugar y los procesos que se están desarrollando a nivel mundial, a fin de comprender en qué dirección se están dirigiendo estos acontecimientos y procesos.

Grupos de delegados llegaron de todo el mundo para el Congreso bianual. Estos delegados incluyen Canadá, EE.UU., México, El Salvador, Brasil, Argentina, Pakistán, Nueva Zelanda, Gran Bretaña, Dinamarca, Suecia, Alemania, Austria, Francia, Suiza, Bélgica, Serbia, Grecia, Italia y España, además de otros lugares. Asistieron al Congreso dos camaradas de Rusia y un miembro ucraniano de Borotba, la organización revolucionaria que está jugando un papel dirigente en la lucha contra el fascismo en Ucrania.

A lo largo de la semana, los delegados celebraron reuniones formales e informales para aprender de las experiencias de las demás organizaciones y campañas, tanto del trabajo sindical como del movimiento estudiantil. Además, se celebró una reunión especial con Dmitry Kolesnik, editor en Ucrania del sitio web de izquierda liva.com.eu y miembro de Borotba, para hablar de la solidaridad con la campaña de la Resistencia Antifascista en Ucrania. Contó con la asistencia de un grupo de 50 personas que escucharon con atención y plantearon preguntas.

La mayor parte del Congreso se dedicó a discutir las perspectivas de la revolución mundial, sobre la base del Documento de Perspectivas Mundiales 2014. El documento incorpora la experiencia concentrada de miles de compañeros de la CMI y es el análisis más importante que la CMI produce cada dos años.

Flujos y reflujos

El camarada Alan Woods abrió el Congreso dando una visión general de los más recientes acontecimientos en el Oriente Medio, Grecia, España y Ucrania. Esto fue seguido por un análisis profundo de las consecuencias de la crisis económica de 2008, que - según los comentaristas burgueses - se prevé que durará un mínimo de dos décadas.

Alan sostuvo que como marxistas, no estudiamos economía por interés académico, sino para comprender mejor los efectos de la crisis sobre la conciencia de la clase obrera. Los movimientos de masas hoy, reflejan cada vez más la radicalización de la conciencia de las masas. En varios países, como Grecia y España, los trabajadores y los jóvenes están reaccionando a lo que ya han sido varios años de medidas de austeridad, que no han proporcionado ningún beneficio a la gran mayoría de la gente.

El carácter internacional de estos movimientos y levantamientos también está teniendo un efecto enorme en la conciencia de las personas en todo el mundo. Sin embargo, la falta de dirección de estos movimientos, sin que nadie presente una verdadera alternativa a la austeridad, es un obstáculo que necesariamente se tiene que superar.

Alan explicó que - en ausencia de una dirección revolucionaria - estos movimientos de masas no serán lineales, ni seguirán un ritmo constante, sino que pasarán por períodos de flujo y reflujo, de la revolución a la contrarrevolución. En todo momento, las masas aprenderán a través de la experiencia y de la lucha.

Hoy está claro que la ola de huelgas en el sur de Europa, después de la aplicación de duros recortes al bienestar social y los servicios públicos, sólo ha llevado al agotamiento y al drenaje de la energía de las masas trabajadoras. La próxima ola de huelgas y protestas, que inevitablemente va a ocurrir, tiene que tener un claro objetivo político: el derrocamiento del Establishment político actual, con un Programa Socialista que reclame todo el poder para la clase obrera.

Socialismo o barbarie

Está claro que en todo el mundo, la lucha de clases se está intensificando mientras el capitalismo aplasta las vidas de la gente común con el fin de mantener los privilegios de una pequeña élite, mostrando cada vez más el verdadero rostro bárbaro del sistema capitalista. Mientras tanto, los pueblos de Europa están despertando a la realidad de la podrida democracia burguesa, por lo que, escándalo tras escándalo, está claro que todas las formas de normas morales y éticas han desaparecido de la clase dominante.

La revolución se expresará como una crisis del régimen, del Estado burgués y de su aparato. La sensación de seguridad a la que los pueblos de Europa se habían acostumbrado está llegando a su fin, mientras la crisis económica golpea a las capas más pobres de la sociedad y los efectos, incluso en las clases medias, están polarizando fuertemente la sociedad, y hacen las contradicciones del capitalismo aún más evidentes. Esta fuerte polarización también se reflejará en las oscilaciones en política, con giros tanto a la izquierda y como hacia la derecha, mientras las masas prueban un partido tras otro y tratan de encontrar una solución a sus problemas, dentro de un sistema que no puede ofrecerles una alternativa real.

En el resto del mundo, los problemas son cada vez más similares a los de Europa. En Brasil, la corrupción dentro del Estado ha alcanzado proporciones gigantescas, que fue resaltado por la Copa del Mundo. Las personas están siendo espiadas, desalojados de sus casas y asesinadas en las calles por un Estado que ha perdido su última gota de humanidad. Los camaradas de Brasil comentaron cómo la lucha contra la represión se ha convertido en parte de la lucha por las libertades democráticas y por políticas socialistas.

La lucha por los derechos democráticos está explotando también en Ucrania, donde los sindicalistas y partidos de izquierda han sido atacados y reprimidos por los paramilitares fascistas incorporados al Estado por el gobierno de Kiev. Para este tema, el Congreso dedicó un documento separado, votado por unanimidad: "Tesis sobre Ucrania”. También se aprobó una resolución en solidaridad con la lucha antifascista en Ucrania, de nuevo por unanimidad, poniendo en práctica el principio del internacionalismo marxista.

Alan Woods en una de sus contribuciones también destacó el juego de poder que se está reproduciendo en Ucrania por parte de los EE.UU., Europa y Rusia, como un ejemplo crucial de cómo cínicamente la clase burguesa trata de satisfacer sus propios intereses. La única solución a la crisis en Ucrania es la unificación de la clase obrera ucraniana - para que una lucha unida de los trabajadores derroque a los oligarcas y los reemplace por una economía planificada bajo control obrero.

Socialismo internacionalista

También el Congreso Mundial proporcionó una oportunidad para que los compañeros experimentaran el alcance de la Corriente Marxista Internacional en términos menos formales. La semana estuvo acompañada de una buena dosis de camaradería, permitiendo a los compañeros, entre ellos muchos nuevos y muy jóvenes, de diferentes secciones, conocerse y compartir experiencias. Debido al éxito de muchas secciones en atraer a capas radicalizadas de la juventud, como fue comentado en una serie de contribuciones a lo largo de la semana, el carácter y la composición de la Internacional ha cambiado significativamente desde el anterior Congreso Mundial de 2012, con muchas caras nuevas - atraídas por las ideas revolucionarias del marxismo – que estuvieron presentes en el Congreso por primera vez.

El alto grado de entusiasmo de las nuevas capas de la juventud se demostró en el canto constante de canciones revolucionarias de los movimientos obreros de distintos países, que a menudo surgían espontáneamente cuando los camaradas se reunían. Esta puesta en común de sentimientos revolucionarios, les permitía captar el sabor del internacionalismo proletario revolucionario, representado en las ideas del genuino marxismo.

Este sentimiento de entusiasmo fue mejor representado en la última noche del Congreso. Aparte de que los miembros de todas las delegaciones presentes en el Congreso se mezclaron, dando una idea de lo que es la Corriente Marxista Internacional, las diferentes secciones interpretaron canciones de sus respectivos movimientos obreros. Esto produjo una atmósfera de auténtica camaradería, con un poco de rivalidad ¡para ver quién podía cantar mejor!

Trabajadores del mundo: ¡uníos!

Una celebración del internacionalismo socialista era muy apta para el Congreso de este año, el 2014 marca el 150 aniversario de la fundación de la Primera Internacional de Marx y Engels, que fue reconocido en la bandera del Congreso.

Por lo tanto, el Congreso Mundial de este año proporcionó una demostración viviente de la fuerza de las ideas del genuino marxismo, que confirmó a fondo las perspectivas que se habían presentado al Congreso. El espíritu que se encuentra en el famoso grito de guerra de El Manifiesto Comunista de Marx y Engels, "Trabajadores del mundo, uníos!" encontró su encarnación viviente. El entusiasmo que nace de este espíritu fue totalmente contagioso y será, sin duda, lo que conducirá a los compañeros a llevar a cabo el trabajo revolucionario en su vuelta a casa.

Lo que parecía evidente a partir de las intervenciones de los compañeros de todo el mundo es la insatisfacción generalizada entre los trabajadores y la juventud. El objetivo de la CMI es llegar a las capas más radicalizados del movimiento; creciendo en número y en calidad, para ser capaz de jugar un papel decisivo en la conducción de las luchas en todo el mundo hacia la transformación socialista de la sociedad. El estado de ánimo de los compañeros del Congreso Mundial de la CMI 2014 fue de determinación y entusiasmo para lograr esta tarea que tenemos por delante.

 

Galería de fotos del Congreso