Lucha de clases
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Anunciamos la salida del número 17 de nuestra revista teórica Lucha de Clases, de febrero de 2018. Como es habitual, editamos esta revista en colaboración con nuestros compañeros de la Corriente Marxista Internacional de América Latina. Publicamos aquí el índice de artículos y la presentación de la misma. Se puede adquirir escribiendo a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

LDCT17portada

  • 2018: el mundo al revés Alan Woods
  • México: el movimiento estudiantil de 1968 Ubaldo Oropeza
  • La revolución francesa de mayo de 1968 Alan Woods
  • La ofensiva del Tet: un punto de inflexión en la guerra de Vietnam Alan Woods
  • Checoslovaquia 1968: el estalinismo sacudido por la crisis Alan Woods
  • Pakistán: la revolución de 1968-69 Adam Pal (Lal Salaam)

Presentación

Este año se cumplen cincuenta del revolucionario 1968 al que dedicamos de manera casi monográfica este nuevo número de la revista.

Abrimos con un artículo de Alan Woods que hace un balance del año 2017 y traza perspectivas para el 2018. Este que cerró fue el año de la llegada al poder de Donald Trump en Estados Unidos, un síntoma de la profunda crisis que vive el capitalismo y que se traduce en polarización política a izquierda y a derecha y enorme inestabilidad en todos los terrenos.

En el primero de los artículos sobre 1968, Ubaldo Oropeza hace un balance exhaustivo del movimiento estudiantil mexicano de ese año, que culminó en la masacre de la plaza de las Tres Culturas el 2 de octubre. El documento fue escrito originalmente para el Comité de Lucha Estudiantil Politécnico, una organización que hunde sus raíces en aquella lucha de hace cincuenta años y que todavía existe hoy en día. La extraordinaria movilización de los estudiantes mexicanos, que salieron por cientos de miles a reclamar sus derechos, amenazaba con extenderse a la clase obrera y ese fue el motivo de la sangrienta represión que desató el régimen.

Seguimos con un artículo extenso de Alan Woods sobre el mayo francés. Contrariamente a lo que los “intelectuales de izquierdas” y la prensa burguesa les gusta contar, el factor fundamental del mayo francés no fue la protesta estudiantil, sino el hecho de que esta se extendiera a la clase obrera, que participó de manera decisiva en los acontecimientos. Como explica el artículo, diez millones de obreros participaron en la mayor huelga general de la historia, con asambleas generales y ocupaciones de fábricas. El Estado burgués se encontraba suspendido y la iniciativa y el poder de la clase obrera se extendían a todos los sectores de la sociedad. De no haber sido por el papel traidor de los dirigentes del movimiento obrero, los acontecimientos revolucionarios de ese mes de mayo hubieran podido culminar, de manera relativamente pacífica, con la toma del poder por parte de la clase trabajadora.

Publicamos también un artículo sobre la ofensiva del Tet que marcó un punto de inflexión decisivo en la guerra de Vietnam. Alan Woods explica los orígines del movimiento de liberación nacional en Vietnam, primero contra el imperialismo francés y después contra el imperialismo estadounidense. En 1968, la guerra de Vietnam provocó el estallido de un enorme movimiento anti-guerra en los propios Estados Unidos, en una situación de enorme fermento entre la juventud y de lucha por los derechos civiles de la población negra. El ambiente de radicalización que se vivía contagió a las tropas imperialistas en Vietnam llevando a una situación generalizada de insubordinación, agitación clandestina que amenazaba con convertirse en un motín en toda regla.

Los acontecimientos revolucionarios de 1968 también afectaron al estalinismo. Republicamos aquí un artículo de Alan Woods escrito en 1968 en el que se hace un análisis de los acontecimientos de la llamada “Primavera de Praga” y la posterior invasión soviética y lo que significaron para los países estalinistas en general.

Cerramos la revista con un artículo de Adam Pal acerca de la revolución pakistaní de 1968-69, que es muy poco conocida fuera del subcontinente índio, e incluso allí la clase dominante hace todo lo posible por sepultar su memoria. Adam Pal, dirigente de Lal Salaam, la sección pakistaní de la Corriente Marxista Internacional, explica los orígines de ese extraordinario movimiento en el que millones de campesinos, estudiantes y obreros, tomaron las tierras, ocuparon las fábricas y buscaron desesperadamente transformar la sociedad de raíz.

El repaso al año 1968 no es exhaustivo, pues fueron muchos más los países que vivieron movilizaciones revolucionarias de diferente calado. En todas ellas la juventud jugó un papel de chispa, pero la entrada de la clase obrera en la escena, o la amenaza de ello, fue lo que decidió el rumbo de los acontecimientos. Con el material que publicamos en este número de la la revista queremos recuperar las lecciones de esos movimientos ya que esta es la mejor manera de rendir homenaje a los que dieron la vida en la lucha por una sociedad mejor. Esperamos además que este análisis sirva a la nueva generación de inspiración para los combates que ya han empezado.